Ernesto Samper

Las últimas semanas han sido intensas en Colombia. Con el avance de la coalición progresista Pacto Histórico, liderada por Gustavo Petro y Francia Márquez, también han aumentado la violencia, las amenazas y los atentados terroristas. Pero este escenario no es nada nuevo para un país que ha vivido los últimos 50 años en guerra.

Hace sólo seis años que la guerrilla y el Estado declararon la paz, mediante la firma del Acuerdo de Paz que puso fin al conflicto armado con las FARC (antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia). Esto abrió nuevas posibilidades, y los vientos de paz también trajeron el crecimiento de la izquierda en el país, que por primera vez pudo llegar a la presidencia.

Hablamos con el ex presidente de Colombia, Ernesto Samper (1994-1998), que también fue el último secretario general de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), hasta que el organismo de integración fue abolido en 2018. Hoy es coordinador del Grupo Puebla, un foro político y académico que busca desarrollar una agenda progresista para la región.

La política en Colombia es tan violenta como compleja, por lo que la conversación fue más allá de las elecciones y también tratamos el Acuerdo de Paz, la política de drogas, la ausencia de Estado y la violencia paramilitar y el proceso de integración regional.

Mariana Serafini: Faltan pocos días para la primera vuelta y Colombia parece estar a punto de estallar, mientras hay sectores de la derecha que intentan boicotear el proceso electoral. ¿Puede contarnos un poco cómo van las cosas y cuáles son las expectativas?

Ernesto Samper: No es nuevo en Colombia que haya actos de violencia en una campaña. Colombia lleva más de 50 años de conflicto armado, y en esta campaña ha habido episodios de violencia muy complicados: por ejemplo, el ‘paro armado’ decretado por el Clan del Golfo, debido a la extradición de uno de sus comandantes, Dairo Otoniel (durante 3 días de este mes, el grupo paramilitar ocupó 73 municipios de la región norte). Esto fue grave no sólo porque la “huelga” fue convocada, sino porque el ejército y la policía no salieron a controlar la huelga, y los paramilitares tuvieron prácticamente 5 días para hacer lo que quisieran, sin ninguna respuesta institucional.

Aparte de este episodio de violencia, creo que los demás actos de violencia han sido similares a los que hemos visto en los últimos años. Sin embargo, lo que ocurrirá en esta primera vuelta es muy importante, porque por primera vez, de manera libre y espontánea, una enorme cantidad de sectores sociales, especialmente indígenas, afrodescendientes, campesinos, sindicatos, tendrán la posibilidad de votar con absoluta libertad, gracias a los Acuerdos de La Habana.

Tres incógnitas sobre las elecciones en Colombia

La figura que existía antes -del acuerdo firmado en 2016- de combinar las formas de lucha hacía que cualquier manifestación social en las elecciones se confundiera con un acto de proselitismo armado, lo que inmediatamente estigmatizaba a los sectores. Estos sectores se expresarán ahora libremente en la primera vuelta, por lo que el Pacto Histórico tiene hoy la mayoría en las encuestas.

El otro sector que se enfrenta es el viejo establishment colombiano, donde está toda la derecha del país: los partidos tradicionales, las élites y las contraélites.

MS: Es la segunda vez que los colombianos acuden a las urnas desde la firma del acuerdo de paz. Y la tendencia de voto esta vez parece bastante diferente a la primera, cuando fue elegido Iván Duque. ¿Qué ha cambiado en estos seis años desde el final de la guerra?

ES: El voto -a la candidatura de izquierdas- hace cuatro años fue más alto que hace ocho, pero creo que sólo ahora vamos a tener la posibilidad de que haya un voto absolutamente libre. Un voto libre y sin ningún tipo de restricción. Eso es lo más importante que ocurrirá en estas elecciones. Por eso, y porque la izquierda logró por primera vez unirse, en las elecciones parlamentarias -celebradas el 13 de marzo- la izquierda eligió cerca del 30% de los senadores, entre los del Pacto Histórico y los de los Comunes, que es el partido de las antiguas Farc. Realmente llegaron al 30% del Congreso, y esto nunca había ocurrido en Colombia. La izquierda nunca superó el 5%, el 6%, el 7%, así que creo que sí, que se están expresando con mucha más libertad en la izquierda, a diferencia de lo que ocurría en el pasado.

MS: ¿Cuáles son sus expectativas para la segunda ronda?

ES: Creo que Petro mantendrá su mayoría, pero será una campaña muy difícil porque la derecha jugará con todo. Y esa derecha tiene dinero y tiene armas. Espero que no sea una situación conflictiva en estas dos o tres semanas hasta la segunda vuelta. Este es el momento más peligroso de las elecciones porque sólo se enfrentarán dos candidatos que representan alternativas diferentes.

MS: La violencia es una gran preocupación porque Colombia tiene una historia con ella. Especialmente contra los candidatos de izquierda cuando avanzan…

ES: En Colombia, todos los que nos dedicamos a la política estamos amenazados. Y ha habido asesinatos, de hecho, cada vez que hay un movimiento social en marcha. Siempre ha habido asesinatos. Sucedieron en la época de Álvaro Uribe, a principios del siglo XX. Sucedió con Jorge Eliécer Gaitán, Luis Carlos Galán. Espero que no ocurra esta vez. En la campaña en la que fui candidato presidencial -1994-, asesinaron a cuatro candidatos que se presentaban a esas mismas elecciones. Asesinaron a Carlos Galán, Carlos Pizarro, Bernardo Jaramillo y Jaime Pardo. Esa posibilidad existe. Afortunadamente, los actos públicos han terminado, porque en este momento ya han comenzado las elecciones en Colombia. La gente en el extranjero ya está votando, lo que supone alrededor de un millón de colombianos. Podemos decir que las elecciones ya han comenzado, y espero que continúen.

MS: ¿Y las fuerzas armadas? ¿Existe la amenaza de un golpe de Estado si Petro es elegido?

ES: No lo creo. Creo que el país está vacunado contra los golpes militares. Las Fuerzas Armadas son fuerzas muy civiles, muy alineadas con la Constitución. Aquí no ha habido dictaduras militares, salvo cuatro años, en medio de los 200 años de la República. Pero soy consciente de que en el gobierno de Duque las Fuerzas Armadas han estado muy politizadas y en esta campaña ha ocurrido algo que no tiene precedentes en Colombia. Las Fuerzas Armadas nunca han intervenido en el debate político, pero desgraciadamente esta vez lo han hecho. El comandante del Ejército salió a hacer declaraciones políticas contra el candidato de la oposición. Esto fue muy grave, y no hubo respuesta de los organismos de control, que pudieron sancionar al general Zapateiro y no lo hicieron. Salvo este episodio, creo que no hay posibilidad de un golpe militar contra Petro, especialmente si llega a la presidencia. El problema realmente es llegar allí, y llegar vivo.

MS: La lista Petro-Francia es lo que podemos llamar una “lista pura”, porque ambos tienen una historia de lucha política en el campo progresista. Parece una apuesta valiente. ¿Cómo deberían posicionarse los liberales en la segunda vuelta?

ES: Los liberales están divididos. Soy del Partido Liberal. Hay una corriente neoliberal, de derecha, conservadora, que quiere la guerra, y hoy está con el presidente César Gaviria, que es el jefe oficial del partido. Pero hay otra tendencia, en la que estoy yo, que estamos con el campo progresista y apoyamos el Pacto Histórico. Según las últimas encuestas, el 28% de los liberales va a votar por Petro, y el 25% va a votar por Federico Gutiérrez, estamos divididos.

“El gran error de Duque fue no respetar los Acuerdos de La Habana como acuerdos de Estado […] Duque les dio el tratamiento de acuerdos de gobierno, no de estado”.

Ahora bien, ¿por qué es curiosa la alianza de Petro con Francia? Porque hubo una consulta previa, una consulta suprapartidaria en las primeras elecciones, en las elecciones parlamentarias de marzo, y también una consulta en los partidos sobre sus candidatos, y Francia Márquez estuvo por encima de casi todos los candidatos de todos los partidos. Así que fue un acto de coherencia por parte de Petro nombrar a Francia como su suplente, porque es un sector muy identificado con la izquierda. Y no olvidemos que Petro tiene un partido, que es Colombia Humana, pero en el Pacto Histórico hay once partidos, por lo que Francia representa una parte fundamental del Pacto Histórico. También representa a las mujeres, a los afrodescendientes, a la lucha contra la violencia, es una mujer guerrera.

MS: Iván Duque no ha respetado el Acuerdo de Paz, por lo que la violencia contra los activistas sociales ha sido intensa durante estos cinco años. Sólo en 2022, un activista fue asesinado en promedio cada dos días. ¿Cuáles son los retos para el próximo gobierno en relación con el acuerdo?

ES: El gran error de Duque fue no respetar los Acuerdos de La Habana como acuerdos de Estado. Pensó que eran acuerdos gubernamentales y que no tendría que cumplirlos. Los Acuerdos de La Habana fueron firmados por el presidente Juan Manuel Santos, como jefe de Estado, con las FARC. Y Duque les dio el tratamiento de acuerdos de gobierno, no de estado.

En segundo lugar, aunque desarrolló algunas partes del Acuerdo, algunos proyectos productivos y la concentración de los desmovilizados, abandonó tres sectores fundamentales de los Acuerdos. Estos son el tema de la tierra, ni siquiera ha hecho una demarcación de tierras, porque este es un gobierno de terratenientes; el tema de la sustitución social de cultivos, había 180.000 familias inscritas para sustituir sus cultivos de coca y sólo se apoyó al 10% o 15%, y esto también explica por qué fueron asesinados tantos líderes sociales.

Muchos de los líderes sociales que están siendo asesinados en Colombia son campesinos que tomaron la decisión de abandonar sus cultivos de coca y por ello son sacrificados por los narcotraficantes, las disidencias, los carteles y los paramilitares, precisamente por querer abandonar las drogas.

Y tercero, las víctimas, la reparación moral y económica a las víctimas es lo que más se retrasa en los Acuerdos de Paz. De diez millones de víctimas, más de un millón y medio no han sido atendidas. Así que creo que estos son los tres grandes sacrilegios que cometió Duque al abandonar los Acuerdos de Paz.

MS: Esta violencia contra los campesinos, mirando desde fuera, tengo la sensación de que eran regiones antes protegidas por las FARC, y en el momento en que las FARC se retiran, muchos campesinos se vuelven vulnerables a los paramilitares. ¿Es eso lo que pasó?

ES: Sí, las FARC tenían presencia activa en 180 municipios. De esos 180, el ELN [el último grupo guerrillero activo en Colombia] parece haber llegado a unos 80 municipios. ¿Por qué llegó el ELN a estos municipios? ¿Por qué llegaron a estos municipios el Cartel del Golfo y las disidencias de las FARC? Porque no se han cumplido los Acuerdos de La Habana que establecían que el gobierno tendría presencia social en estos pueblos.

Nosotros, en mi Fundación, estamos trabajando en estos territorios que de alguna manera han sido abandonados. Y es en estos territorios, Arauca, Putumayo, Cauca, Nariño, Catatumbo, donde vuelven los conflictos armados porque el gobierno ha aumentado su presencia militar en estos territorios, pero no ha habido presencia social. Entonces, sí, hay dos actos de paz que se han mantenido en estos cuatro años que hay que destacar: primero, la desmovilización y el desarme de 13.000 miembros de las FARC, eso es un acto de paz. En segundo lugar, la creación de la Justicia Transicional, la considero también un acto significativo. Pero está claro que, a pesar de estos dos actos de paz, los Acuerdos de Paz no se han cumplido.

MS: Respetar e implementar el acuerdo de paz en realidad es algo que no sólo interesa a Colombia, ya que garantizar la paz es garantizar que América Latina sea un entorno de paz…

ES: Sí, es cierto. Y de hecho, dos de los problemas de Colombia relacionados con la región es que prácticamente terminó la relación con Venezuela, que era muy importante sobre todo para el manejo de las guerrillas que viven en la zona de frontera, y terminó las relaciones con Cuba, al pedir la extradición de los negociadores del Ejército de Liberación Nacional -ELN-, de tal manera que fueron dos pasos equivocados que afectarán el restablecimiento de las relaciones.

Pero estoy de acuerdo en que los Acuerdos de Paz de La Habana, en cierto modo, son una coronación de algunas dificultades que tuvo la región y que impidieron que se materializara un concepto de paz como uno de los conceptos fundamentales de la región.

MS: Un tema muy delicado en Colombia es la cuestión de las drogas. Durante años, el país ha sufrido la intervención militar de Estados Unidos con la excusa de la “guerra contra las drogas”. ¿Existen otras salidas a este problema que no sean la militarización?

ES: ¡Por supuesto! La salida es la legalización de las drogas, que es lo que se propone y de alguna manera está ocurriendo en Estados Unidos. Estados Unidos prácticamente ha legalizado la marihuana, mientras que aquí seguimos enfrentándonos a las dificultades que conlleva la lucha contra las drogas.

Cuando fui secretario de Unasur, presentamos una propuesta alternativa a la lucha contra las drogas, en la que señalábamos que es necesario proteger a los actores más vulnerables de la cadena de la droga. Hay que dar a los agricultores la oportunidad de sustituir el cultivo y proteger a los consumidores estableciendo una dosis mínima. Hay que crear condiciones para los microtraficantes, en fin… para nosotros, la política contra las drogas ha sido, fundamentalmente en América Latina, una política de confrontación, de interdicción, de prohibición, que obedece a los intereses de Estados Unidos. Pero no hay una política de despenalización.

MS: Colombia no formó parte del ciclo progresista de los años 2000, pero ahora podría ser parte de la reanudación de este ciclo que se ha fortalecido con la llegada de Boric a Chile y el regreso del MAS a Bolivia…

ES: Sí… pero hay que mirar el contexto, todo el mundo quiere la integración. Pero hay dos conceptos de integración en la región: el concepto de los gobiernos de derecha, para quienes la integración es con Estados Unidos y con los tratados de libre comercio; y la integración como construcción de la región, que es lo que queremos los sectores progresistas.

Hay líderes que retomarán el concepto de integración como construcción de la región, sin duda. Alberto Fernández en Argentina, Lula en Brasil, quizás Andrés Manuel López Obrador [en México], aunque tiene un ojo puesto en Estados Unidos, y ciertamente Boric en Chile, Luis Arce en Bolivia, y también Venezuela.

Sin embargo, hay nuevos líderes progresistas que tienen que fijar su posición en una nueva integración, entre ellos Boric, Pedro Castillo en Perú y Petro en Colombia. Estos son los nuevos líderes progresistas que tendrían que formular su ideal de integración, que puede no ser el mismo que el de los antiguos fundadores de Unasur. Y en esta tarea estamos trabajando a través del Grupo Puebla, del que soy coordinador, tratando de encontrar una nueva lectura de integración que de alguna manera acerque a los nuevos líderes progresistas.

‘‘Por primera vez, de manera libre y espontánea, una enorme cantidad de sectores sociales, especialmente indígenas, afrodescendientes, campesinos, sindicatos, tendrán la posibilidad de votar con absoluta libertad, gracias a los Acuerdos de La Habana.’’

MS: ¿Cuáles son los retos de la integración hoy en día, después de que una pandemia haya golpeado duramente a América Latina y de que varios países hayan visto sus economías devastadas por los gobiernos neoliberales?

ES: Es realmente una pena la desintegración que tuvimos precisamente durante la pandemia. América Latina nunca estuvo tan desintegrada como durante la pandemia, y la integración nunca fue tan necesaria como durante la pandemia. Esto explica que el 32% de las muertes de la pandemia de Covid-19 se produjeran en América Latina, a pesar de que sólo representamos el 8% de los habitantes del mundo. Ese es el efecto de no estar integrado.

Pero la conclusión de la pandemia no puede ser ni que volvamos al modelo de desarrollo que teníamos antes, que ha fracasado; ni que sean las víctimas de la pandemia las que paguen el coste de la misma. Eso no puede ser.

Por lo tanto, el requisito previo para la integración después de la pandemia es que cambiemos el modelo de desarrollo a un modelo más solidario, y que llevemos a cabo reformas económicas para que paguen los que pueden pagar la post-pandemia, y no los sectores que fueron afectados por la pandemia. A esto nos dedicamos ahora, a trabajar en estas dos direcciones. Y soy optimista porque hay vientos progresistas en la región. Espero que estos vientos terminen en la reactivación de Unasur, y en un mayor esfuerzo de integración de la CELAC [Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños].

MS: Colombia fue el primer país en abandonar Unasur, que poco después se debilitó hasta extinguirse. Hoy, ¿podría Colombia desempeñar un papel en el restablecimiento de Unasur? ¿Tiene Unasur alguna posibilidad de reactivarse?

ES: Lamento que la decisión de salir de Unasur se haya tomado cuando yo era secretario general, y era colombiano, pero creo que hay posibilidades en la región -no sólo en Colombia- de entender que es mejor que todos estemos integrados como región y no integrados con Estados Unidos.

MS: Recientemente lanzó el libro “Grito Latinoamericano”, que trae la propuesta de una agenda progresista para la región. ¿Puede hablarnos un poco de esta agenda?

ES: Hay 5 o 6 elementos de la agenda progresista: el primero es el tema de la desigualdad, es decir, el problema no es la pobreza, el problema es la desigualdad. Tenemos que reducir las asimetrías sociales que existen en la región. Asimetrías de campo y de género, asimetrías laborales. La región necesita corregir estas profundas diferencias. La segunda cuestión es el valor. Tenemos que generar valor y este valor se genera a través de cadenas de valor inclusivas. No podemos seguir con un modelo extractivista de desarrollo, vendiendo lo que tenemos debajo de la tierra, o encima de la tierra. El tercer factor está vinculado a la construcción de la ciudadanía, el problema de la integración no puede ser sólo construir ferrocarriles y puentes, sino construir el concepto de ciudadanía latinoamericana o sudamericana. La cuarta es una transición ecológica. Tenemos que iniciar en la región una transición ecológica frente al cambio climático, frente a la cuestión de la soberanía alimentaria. Y por último, la integración. Para hacer todo esto necesitamos estar integrados. Este es el modelo solidario de desarrollo que estamos impulsando a través del Grupo Puebla.


 

1 COMENTARIO

  1. De acuerdo con Ernesto Samper, solo la integración regional sin EEUU nos permitirá transitar un camino más promisorio para la región.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí