Bandera Luces EEUU

Hoy, en medio de crecientes tendencias negativas en la economía mundial, la polarización social y de la propiedad, la crisis más profunda de las relaciones internacionales y la insuficiente eficacia de los programas de desarrollo nacional de orientación social, surgen los requisitos previos para el golpe de Estado y la guerra civil en varios países. Por ejemplo, África alcanzó el año pasado un récord anual (4) en el número de golpes militares exitosos en el Siglo XXI. Actualmente, decenas de guerras civiles, conflictos internos menores, escaramuzas y enfrentamientos persisten en el mundo, en su gran mayoría y con el mayor número de víctimas, en los países de Asia y África. A menudo, las guerras civiles van acompañadas de la participación directa o indirecta de actores externos estatales y no estatales.

Desafortunadamente, la amenaza de un golpe de Estado derechista y una guerra civil ha aumentado mucho en los últimos años hasta convertirse en tema de acaloradas discusiones en los Estados Unidos, no solo en el ambiente académico, sino también en los círculos militares, políticos empresariales, y en los medios de comunicación. Las encuestas de opinión pública sugieren que grandes sectores de los estadounidenses perciben esta amenaza como real. El propósito del artículo es averiguar la probabilidad de que surja una dictadura de ultraderecha en los Estados Unidos en un futuro cercano, junto con la posibilidad de que se derrumbe durante una guerra civil en una serie de estados con diferentes regímenes y aspiraciones. El autor no considera inevitables las peores opciones, ni mucho menos deseables, y capaces de aliviar la presión sobre Rusia. Un golpe de derecha y/o una guerra civil en la mayor potencia económica y militar puede tener consecuencias extremadamente negativas no solo para los estadounidenses sino para el mundo entero. Al mismo tiempo, la desestabilización de los sistemas políticos, los golpes de estado y las guerras civiles por el desarrollo de la crisis global también pueden ocurrir en otros países desarrollados. Esto requiere un análisis exhaustivo de los escenarios negativos en el marco de grupos internacionales interdisciplinarios.

La politización de las fuerzas armadas y la posibilidad de un golpe de Estado a través de los ojos de los militares

En mayo de 2021, más de 120 generales y almirantes retirados publicaron una carta abierta en la que cuestionaban la legitimidad de las elecciones de 2020 y el rumbo “marxista” del “dictador” Joseph Biden. “Bajo un Congreso demócrata y la Administración actual, nuestro país ha dado un giro a la izquierda hacia el socialismo y una forma marxista de gobierno tiránico“, decía la carta. El giro, sin fundamento, hacia la centro-derecha de Joe Biden, no impidió que los militares retirados acusaran a la administración de “utilizar al ejército de Estados Unidos como peones políticos con miles de tropas desplegadas alrededor del edificio del Capitolio de Estados Unidos, patrullando las vallas para protegerse de una amenaza inexistente…, degrada seriamente la preparación para luchar y ganar las guerras de nuestra nación, creando un importante problema de seguridad nacional”. Mientras tanto, sin un ejército poderoso, la tiranía en un país tan grande como Estados Unidos es prácticamente imposible. Lo que no encaja en la creación de un gobierno tiránico y en la afirmación de los autores de la carta es que no se puede tolerar la anarquía existente en ciertas ciudades. La anarquía puede conducir a la tiranía, pero es poco probable que la anarquía pueda dirigir el espectáculo en las ciudades bajo la tiranía. También se puso en duda la viabilidad del presidente Joe Biden: “El estado mental y físico del Comandante en Jefe no puede ser ignorado”. Sufriendo de demencia, debilitando al ejército, ni siquiera asegurando el orden en las calles, ¿pero el dictador es Biden?

Todo no sería más que una ridícula acusación al presidente para atraer la atención pública, en el marco de una lucha partidista sin principios, si no fuera por una importante circunstancia: la acusación proviene de un grupo de militares que recientemente ocuparon importantes cargos en las fuerzas armadas estadounidenses. Estos militares se retiraron en gran medida, y algunos incluso reforzaron sus posiciones políticas y económicas, por ejemplo, ocuparon puestos de responsabilidad en el complejo militar-industrial. Según Peter D. Feaver, profesor de ciencias políticas y políticas públicas de la Universidad de Duke, “lo que hace que la carta sea tan inquietante es que los 124 firmantes son todos miembros retirados de una profesión cuyos preciados principios exigen que esté sujeta al mando civil y que permanezca separada de la política partidista parroquial”.

En julio de 2021, el teniente coronel del ejército estadounidense Allen West (retirado) y más de 600 otros veteranos militares estadounidenses publicaron una carta en la que denunciaban el marxismo y el socialismo en Estados Unidos. La carta decía: “…el duro giro a la izquierda, hacia el socialismo y el marxismo, pone en peligro a nuestros ciudadanos y al futuro… Estamos disgustados por el desmantelamiento del estado de derecho en nuestro gran país… Debe terminarse con la puerta giratoria para los criminales y con un sistema de justicia de dos niveles que ofrece diferentes penas en función de los puntos de vista del acusado… Denunciamos el asalto a nuestros derechos constitucionales mediante la censura de la expresión escrita y verbal y señalamos el acuerdo cómplice entre las empresas privadas y los gobernantes para presentar un solo punto de vista”. El controvertido contenido de esta carta refleja el descontento democrático general de los estadounidenses con el monstruo oligárquico fusionado de la burocracia estatal y los ultrarricos, el enojo justificado por los evidentes fracasos en la lucha contra los delincuentes y los narcotraficantes, “el desmantelamiento del Estado de Derecho en nuestro gran país”. Sin embargo, también contiene una oposición de halcón al establecimiento de relaciones de cooperación con Chinа y un llamamiento a combatir el “avance del socialismo” dentro de los EEUU. Desgraciadamente, fue precisamente de estos estratos desfavorecidos de donde el NSDAP reclutó con éxito su base de masas en los años 1920-1930, entrenó a las tropas de asalto nazis y luego a las unidades de las SS.

“el teniente coronel del ejército estadounidense Allen West (retirado) y más de 600 otros veteranos militares estadounidenses publicaron una carta en la que denunciaban el marxismo y el socialismo en Estados Unidos”

En el propio entorno militar, las posiciones de halcón suelen interesar a algunos oficiales superiores que esperan ganar buen dinero en las condiciones de la guerra fría, y se ven atraídos por puestos lucrativos en las grandes corporaciones militares después de retirarse. Sin embargo, el grueso de los militares, aparentemente, está destinado a convertirse en carne de cañón en nuevas guerras en la “defensa de la nación” en todo el mundo.

Es muy preocupante que el personal militar activo y los reservistas de Estados Unidos hayan participado en un número creciente de complots y ataques terroristas domésticos, según los datos del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS). El porcentaje de todos los incidentes terroristas domésticos vinculados al personal en servicio activo y de la reserva aumentó en 2020 hasta el 6,4 por ciento, frente al 1,5 por ciento en 2019 y a ninguno en 2018. En 2020, el FBI alertó al DoD de que había abierto 143 investigaciones criminales que involucraban a miembros actuales o antiguos del servicio, de los cuales casi la mitad (68) estaban relacionados con el extremismo doméstico.

En los últimos años, Estados Unidos ha visto un aumento significativo en el número de organizaciones paramilitares (el llamado “movimiento de las milicias”), que incluyen a muchos ex militares, con grupos de derecha que muestran una actividad particular. El CSIS llegó a la conclusión de que el terrorismo de derechas, en comparación con otros tipos de violencia política como la de izquierda radical o la de motivación islamista, ha aumentado a un ritmo significativamente mayor. Los extremistas de derecha son responsables de dos tercios de los atentados planeados y efectivamente realizados en 2019 y de alrededor del 90% de los que se produjeron entre enero y mayo de 2020. La violencia perpetrada por estos grupos paramilitares no es en absoluto de naturaleza u origen regional. En los últimos seis años, un total de 42 estados se han visto afectados por la violencia de extrema derecha. En septiembre de 2019, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) calificó el peligro de la violencia de extrema derecha como tan grave como el de los grupos yihadistas como ISIS o Al Qaeda. En febrero de 2020, el FBI también expresó su preocupación (Grumke, 2020).

En 2020, el FBI alertó que había abierto 143 investigaciones criminales que involucraban a miembros actuales o antiguos del servicio, de los cuales casi la mitad (68) estaban relacionados con el extremismo doméstico”

Según el informe titulado “Standing By: Right-Wing Militia Groups & The US Election”, elaborado en octubre de 2020 por dos organizaciones, ACLED y MilitiaWatch, las milicias de derecha aumentaron constantemente sus actividades en Estados Unidos. “Estos grupos armados emplean tácticas híbridas. Se entrenan para el combate urbano y rural, a la vez que mezclan las relaciones públicas, los trabajos de propaganda y las ‘operaciones de seguridad’ a través de plataformas sociales, tanto físicas como en línea, para involucrar a quienes están fuera de la esfera de las milicias. Hay una narrativa y una tendencia creciente a que los grupos se organicen para ‘complementar’ el trabajo de las fuerzas del orden o para situarse en un papel de ‘protección pública’ estrechamente definido en paralelo a los departamentos de policía de una localidad determinada”. Arie Perliger, profesor de criminología de la Universidad de Massachusetts Lowell, experto en extremismo de extrema derecha, se muestra preocupado por las células milicianas o las redes poco unidas de teóricos de la conspiración que trabajan en la clandestinidad. “En todo el país, existen grupos y células significativas y activistas que están frustrados y enojados, y representan la amenaza”.

Así, en otoño de 2020, el proceso de radicalización del personal militar, así como su implicación en actividades ilegales antiestatales, se ha convertido en un hecho notable y alarmante para las agencias policiales estadounidenses. El personal militar en servicio activo, las unidades de reserva retiradas y de reserva inactiva compuestas por miembros del servicio, la reserva de reserva -compuesta por miembros activos e inactivos- y la reserva individual, lista que no tiene obligaciones de entrenamiento -excepto en tiempos de emergencia o guerra- y no recibe una paga regular, todas estas categorías se ven afectadas por el proceso de radicalización en diferente medida (se requiere más investigación al respecto). Algunos de ellos son miembros de grupos paramilitares de derecha o los apoyan.

Los trágicos sucesos del 6 de enero de 2021 desencadenaron la radicalización política de las fuerzas armadas estadounidenses y explican en parte la aparición de las mencionadas cartas de antiguos militares. Lloyd J. Austin III, el secretario de Defensa, un general retirado que formaba parte del consejo de administración de la empresa de defensa Raytheon, declaró en enero de 2022: “Lucharé con ahínco para erradicar las agresiones sexuales y para librar nuestras filas de racistas y extremistas, y para crear un clima en el que todos los aptos y dispuestos tengan la oportunidad de servir a este país con dignidad.” Continuó diciendo, “el trabajo del Departamento de Defensa es mantener a Estados Unidos a salvo de nuestros enemigos, pero no podemos hacerlo si algunos de esos enemigos se encuentran dentro de nuestras propias filas” El Secretario de Defensa pasó a ordenar una “retirada” de todo el ejército estadounidense durante los próximos 60 días para que los mandos aborden el “extremismo” en sus filas.

Si las medidas adoptadas estuvieran destinadas a identificar realmente a terroristas activos, nazis y racistas, tendrían que ser extremadamente selectivas. Sin embargo, cada vez hay más pruebas que sugieren que, de hecho, se está intentando purgar ampliamente las fuerzas armadas de los partidarios de Trump. El congresista Steve Cohen (demócrata de Tennessee) sugirió que al menos el 75% de la Guardia Nacional podría estar comprometida por haber votado a Donald Trump. Según Thomas Kolditz, un general de brigada retirado del Ejército, y que ahora dirige el Instituto Doerr para Nuevos Líderes en la Universidad de Rice:

“… Los partidarios de Trump en el ejército que piensan que lo que pasó [el 6 de enero] fue algo bueno necesitan ser gestionados fuera del ejército tan pronto como sea posible… No estamos hablando de media docena de personas. Probablemente estamos hablando de miles en todo el Departamento de Defensa. Muchos de ellos ya habrán abierto la boca, habrán puesto cosas en las redes sociales. Pero esto fue una insurgencia, un crimen contra el Estado. Y es una obligación de la dirección de defensa asegurarse de que no hay, esencialmente, células durmientes, personas en el ejército que, por cualquier razón, piensan que una insurgencia es una buena idea o es justificable”.

Cualquier interpretación amplia de esta purga provoca un rechazo corporativo del ejército y puede empujar a su mayoría conservadora a las manos de los radicales de derecha. Los republicanos y Trump perciben personalmente la purga como un ataque directo a sus poderosas posiciones en las fuerzas armadas. Titulares como el de Fox News: “El jefe de defensa Biden inicia una purga ideológica y antiamericana en el ejército de EE.UU.”, gana numerosos adeptos en los comentarios. En las redes sociales también se han difundido artículos y reportajes fotográficos sobre cómo miles de guardias nacionales, enviados a vigilar el Capitolio después del 6 de enero, fueron expulsados del edificio del Capitolio y enviados a dormir a aparcamientos, antes de que se les permitiera volver a entrar a última hora de la noche tras las quejas de los legisladores. A pesar del rápido cambio de rumbo, dos gobernadores republicanos mandaron a sus tropas a casa en señal de protesta. Muy pronto, entre 150 y 200 guardias nacionales desplegados en Washington, D.C., para proporcionar seguridad a la toma de posesión del presidente Joe Biden, dieron positivo en el coronavirus. Así pues, hay buenas razones para concluir que los dos partidos principales están intentando activamente utilizar al ejército con fines políticos, guiados por sus propios intereses partidistas y sin tener en cuenta los intereses de los militares. Este puede ser un juego bastante provocador y muy peligroso que no conduce a la prosperidad de Estados Unidos.

“Cada vez hay más pruebas que sugieren que, de hecho, se está intentando purgar ampliamente las fuerzas armadas de los partidarios de Trump. El congresista Steve Cohen (demócrata de Tennessee) sugirió que al menos el 75% de la Guardia Nacional podría estar comprometida por haber votado a Donald Trump”

Los acontecimientos del 6 de enero se convirtieron en el punto de partida para el desarrollo de la politización de las fuerzas armadas en el contexto de una creciente crisis sistémica de poder. Hay una infiltración de ideas de extrema izquierda en las fuerzas armadas en forma de una simbiosis ecléctica de wokeísmo, teoría crítica, teoría crítica de la raza, cultura de la cancelación y otros conceptos con declaraciones muy dudosas, como la afirmación de Ibram X. Kendi de que “la discriminación racial no es inherentemente racista [si está] creando equidad…”. El wokeísmo es un sistema de pensamiento y comportamiento caracterizado por la intolerancia, la vigilancia del discurso de los demás y la demostración de la propia superioridad mediante la denuncia de los otros, el cual provoca rechazo en la mayoría de los estadounidenses. Al mismo tiempo, las realidades socioeconómicas que dan lugar a tales fenómenos en los planteamientos de la ultraizquierda como el racismo, permanecen en la sombra. Curiosamente, tales planteamientos encuentran comprensión entre los actuales dirigentes del Pentágono. Por ejemplo, durante una audiencia sobre el presupuesto celebrada por el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, el general del ejército Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto del Pentágono, defendió la enseñanza de la “teoría crítica de la raza” a los cadetes del ejército estadounidense en West Point, y dijo que es importante que los uniformados entiendan la “rabia blanca”. Añadiendo: “En el tema de la teoría racial crítica, etc., muchos de nosotros tenemos que ser mucho más inteligentes en lo que respecta a la teoría”. Las declaraciones de Milley se produjeron pocos días después de que el almirante de la Marina estadounidense Michael Gilday, jefe de operaciones navales, fuera interrogado por los miembros del comité del Partido Republicano sobre la recomendación a los marineros de que leyeran el libro de 2019 “Cómo ser antirracista”, de Ibram X. Kendi.

En diciembre de 2021, un grupo de senadores republicanos envió una carta al Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, en la que expresaban su preocupación por el hecho de que el Grupo de Trabajo para Contrarrestar el Extremismo (CEWG), creado por el Departamento de Defensa, pudiera ser utilizado para “atacar a los miembros del servicio que se oponen a la ideología de izquierdas bajo el pretexto de proteger los intereses de la seguridad nacional“. Los senadores en su carta dijeron:

“Las tareas del CEWG parecen estar más en línea con un esfuerzo de recopilación de inteligencia centrado en los miembros del servicio que con un esfuerzo honesto para mejorar el DoD. Estas tareas incluyen la incorporación de algoritmos y procesamiento adicional en las plataformas de detección de redes sociales, y la formación de los líderes militares en “áreas grises” como la lectura, el seguimiento y el gusto por el material y el contenido extremista en los foros y plataformas de las redes sociales… Es imperativo que la Administración Biden y el DoD utilicen los recursos existentes para atacar las amenazas legítimas, y no utilicen este grupo de trabajo como un garrote para acosar o silenciar a los miembros conservadores de las fuerzas armadas“.

Por supuesto, la “expansión de la ultraizquierda” da lugar a la “consolidación de la ultraderecha” de otra parte de las fuerzas armadas, que está en gran medida latente por naturaleza, pero que se hará evidente con el desarrollo de la crisis nacional.

No sólo existe una feroz lucha interpartidista por las mentes de los militares, sino que el uso/no uso práctico de las fuerzas armadas en aras de la confrontación política se ha convertido en una realidad casi cotidiana. Por ejemplo, a principios de marzo de 2022, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, ha rechazado la petición de la Administración Biden de enviar  tropas de la Guardia Nacional del estado antes del primer discurso de Biden sobre el Estado de la Unión, el martes. “La semana pasada, la Administración Biden solicitó la asistencia de los Guardias Nacionales del Estado para desplegarse en Washington D.C.” escribió DeSantis en un tuit. “He rechazado esta solicitud – no habrá [Guardia Nacional de Florida] enviada a D.C. para el Estado de la Unión de Biden”. Hay contradicciones evidentes entre la administración y los militares en varios temas. Así, en febrero de 2022, la investigación del Ejército sobre la catastrófica retirada de la administración Biden de Afganistán el año pasado concluyó que la Casa Blanca y el Departamento de Estado reaccionaron demasiado tarde ante la ofensiva final de los talibanes. Biden rechazó el informe.

La posición de la administración de J. Biden es duramente criticada en cuestiones claves de política interior y exterior, por influyentes grupos de militares retirados. El 12 de abril de 2022, un grupo de 46 generales y almirantes retirados de Estados Unidos instan al presidente Joe Biden y al Congreso a rechazar el nuevo acuerdo nuclear con Irán. La declaración, entre otras cosas, menciona lo siguiente “Como líderes militares estadounidenses retirados que dedicaron su vida a la defensa de nuestra nación, nos oponemos a este acuerdo emergente que está preparado para alimentar instantáneamente la explosiva agresión iraní y allanar el camino de Irán para convertirse en una potencia nuclear, amenazando la patria estadounidense y la existencia misma de los aliados regionales de Estados Unidos”.

“En febrero de 2022, la investigación del Ejército sobre la catastrófica retirada de la administración Biden de Afganistán el año pasado concluyó que la Casa Blanca y el Departamento de Estado reaccionaron demasiado tarde ante la ofensiva final de los talibanes. Biden rechazó el informe”

En este contexto, han aparecido en Estados Unidos decenas de sitios web que, en cadena, difunden información sobre una conspiración contra la república, la insubordinación de los mandos militares al “régimen criminal de Biden”, etc. Los recursos informativos de los partidarios del gobierno de Biden los critican como noticias falsas. Por ejemplo, las reposiciones de las historias de Real Raw News y las capturas de pantalla de sus titulares han circulado a menudo por separado en Facebook, donde PolitiFact y otras organizaciones de comprobación de hechos las han desacreditado después de haberlas marcado como parte de los esfuerzos de Facebook para combatir las noticias falsas y la desinformación en su News Feed. Esto tiene el efecto contrario: en varios meses, las menciones de Real Raw News, realrawnews.com y los hashtags relacionados se han duplicado con creces en las redes sociales, la radiodifusión y los medios tradicionales, según un análisis de Zignal Labs Inc. una empresa de inteligencia de medios.

No es una coincidencia que tres generales estadounidenses retirados dijeran en diciembre de 2021 que otro intento de golpe de Estado en 2024 podría dividir al ejército y sumir a una nación no preparada en una guerra civil. “Imaginen a comandantes en jefe en competencia: un Biden recién reelegido dando órdenes, frente a Trump (u otra figura trumpiana) dando órdenes como jefe de un gobierno en la sombra”, escribieron. “Peor aún, imagina a los políticos a nivel estatal y federal instalando ilegalmente a un candidato perdedor como presidente… Todos los miembros del servicio prestan un juramento para proteger la Constitución de Estados Unidos. Pero en una elección disputada, con lealtades divididas, algunos podrían seguir las órdenes del legítimo comandante en jefe, mientras que otros podrían seguir al perdedor trumpiano… Bajo tal escenario, no es descabellado decir que una ruptura militar podría llevar a una guerra civil“. Michael Flynn, teniente general retirado del Ejército de Estados Unidos, ex asesor de seguridad nacional en la administración Trump, pareció llamar a un golpe de Estado similar al de Myanmar en Estados Unidos durante una conferencia en Texas llamada “For God & and Country Patriot Roundup”. Dada la ola de crimen y violencia que ha arrasado Estados Unidos, y la gravedad de las contradicciones políticas, los peores escenarios no parecen nada improbables.

“No es una coincidencia que tres generales estadounidenses retirados dijeran en diciembre de 2021 que otro intento de golpe de Estado en 2024 podría dividir al ejército y sumir a una nación no preparada en una guerra civil”

Políticos, grandes empresas, comunidad de expertos, medios de comunicación, encuestas sobre la posibilidad de un golpe de Estado y una guerra civil

Los políticos no van a la zaga de los militares en sus sombrías previsiones. Por ejemplo, el congresista Adam Kinzinger (R-IL), que fue censurado junto con la congresista Liz Cheney (R-WY) a principios de febrero de 2022 por desafiar a la dirección del partido, hizo una advertencia descarnada e hiperbólica durante una aparición en la CNN con el presentador Wolf Blitzer, proclamando que Estados Unidos está al borde de una guerra civil. “¿Le estoy oyendo bien, congresista? ¿Teme que pueda haber una guerra civil aquí en Estados Unidos?”, le preguntó un aparentemente incrédulo Blitzer. “Sí, lo temo. Y hace un año, habría dicho que no, ni de casualidad. Pero me he dado cuenta de que cuando no nos vemos como compatriotas, cuando empezamos a separarnos en identidades culturales, cuando empezamos a renunciar básicamente a todo lo que creemos para poder formar parte de un grupo, y luego cuando tienes líderes que vienen y abusan de esa fidelidad de ese grupo con fines violentos, como vimos el 6 de enero, seríamos ingenuos si pensáramos que no es posible aquí. Y no es como el norte azul y gris y el sur, simplemente se convierte en violencia como se ve en otros países”, dijo Kinzinger a Blitzer. Anteriormente, en noviembre de 2021, el senador Ted Cruz pidió a su estado natal que se separara de Estados Unidos si los demócratas “destruyen fundamentalmente el país”, y añadió que Texas debería “llevarse” la NASA, el ejército y el suministro de petróleo del país.

El inversor multimillonario Ray Dalio dijo en febrero de 2022 que EE.UU. parece estar en camino de “alguna forma de guerra civil”. Dalio basó su análisis en casos históricos, argumentando que la combinación de cargas financieras, como grandes déficits, altos impuestos e inflación, y grandes brechas de riqueza y valor en una nación “conduce a algún tipo de lucha por el control”. También argumentó que el país está presenciando mayores cantidades de populismo y extremismo, y esbozó lo que cree que es un camino hacia la guerra civil a través de la lente de ejemplos históricos. Una gran división, dijo, es la brecha entre la política de derecha y la de izquierda, en la que ambos “bandos” no están “dispuestos a comprometerse”.

Ya en octubre de 2018, el escritor y periodista canadiense Stephen Marche publicó un ensayo en la revista The Walrus titulado “The Next American Civil War” en el que esbozaba varios escenarios posibles para el colapso violento de Estados Unidos. Desde entonces ha elaborado un libro al respecto, The Next Civil War (“Next Civil War: Dispatches from the American Future”) (Marche, 2022a). Basándose en sofisticados modelos de predicción y en casi 200 entrevistas con expertos -investigadores de la Guerra Civil, oficiales militares de alto rango, funcionarios de las fuerzas del orden, agentes de los servicios secretos, ecologistas, historiadores militares y politólogos. Marche predice un horroroso choque futuro que muchos temen admitir. Tras hablar con militares y expertos en contrainsurgencia sobre lo que se necesitaría para controlar a la población estadounidense, S. Marche descubrió que ya se habían elaborado planes de combate para la próxima guerra civil. No de parte de los novelistas, sino de los coroneles. Según S. Marche “Estados Unidos está llegando a su fin. La cuestión es cómo” (Marche, 2022a). Quizás algunos de los escenarios de la guerra civil ofrecidos por S. Marche no sean muy plausibles. Sin embargo, el mero hecho de que se discutan fuera del ámbito de la ficción fantástica lo dice todo. Parece que tiene razón al suponer que: “los gobiernos extranjeros necesitan prepararse para una América post-democrática, una superpotencia autoritaria y, por tanto, mucho menos estable. Tienen que prepararse para una América rota, con muchos centros de poder diferentes. Tienen que prepararse para una América perdida, tan consumida por sus crisis que no puede llegar a concebir, y mucho menos a promulgar, políticas internas o exteriores” (Marche, S., 2022a).

Entre los que dan la voz de alarma está Barbara Walter, politóloga de la Universidad de California, San Diego, y autora de un nuevo libro, How Civil Wars Start: And How to Stop Them (Walter, 2022a). Anteriormente, Walter formó parte del grupo de trabajo sobre inestabilidad política, un grupo asesor de la CIA, que contaba con un modelo para predecir la violencia política en países de todo el mundo, excepto en los propios Estados Unidos (Smith, 2022). Walter ha estudiado las condiciones previas a los conflictos civiles en todo el mundo. Además, dice que, si nos despojamos de nuestra autocomplacencia y de las mitologías del 4 de julio y revisamos una lista realista, “evaluando cada una de las condiciones que hacen probable la guerra civil”, tenemos que concluir que Estados Unidos “ha entrado en un territorio muy peligroso”. No está sola en esa conclusión. El Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral de Estocolmo catalogó recientemente a Estados Unidos como una democracia que “retrocede”. Barbara Walter llegó a la conclusión de que una futura guerra civil en EE.UU. “… se parecería más a la de Irlanda del Norte y a la que experimentó Gran Bretaña, donde es más una insurgencia”, continúa Walter. “Probablemente estaría más descentralizada que en Irlanda del Norte porque tenemos un país tan grande y hay muchas milicias por todo el país”.

“Los gobiernos extranjeros necesitan prepararse para una América post-democrática, una superpotencia autoritaria y, por tanto, mucho menos estable. Tienen que prepararse para una América rota, con muchos centros de poder diferentes”

B. Walter, en sus evaluaciones de la situación, utilizó los datos del Proyecto Polity del Centro para la Paz Sistémica de codificación de las características de autoridad de los Estados en el sistema mundial. La clasificación del CSP, denominada “Polity Score”, capta este espectro de autoridad de los regímenes en una escala de 21 puntos que va de -10 (monarquía hereditaria) a +10 (democracia consolidada). Las puntuaciones de Polity también pueden convertirse en categorías de régimen en una categorización sugerida de tres partes: “autocracias” (de -10 a -6), “anocracias” (de -5 a +5 y tres valores especiales: -66, -77 y -88), y “democracias” (de +6 a +10). La puntuación de Polity de Estados Unidos bajó de +10 en 2015 a +5 -una anocracia- para 2020. Los datos de Polity se han recopilado sobre Estados Unidos desde 1776. La última vez que Estados Unidos fue una anocracia o un régimen que mezcla rasgos democráticos con autocráticos, entre 1797 y 1800, Una democracia parcial tiene tres veces más probabilidades de sufrir una guerra civil que una democracia plena.

Según el Grupo de Trabajo sobre Inestabilidad Política, no eran los países más pobres los que corrían mayor riesgo de conflicto, ni los más desiguales, ni los más heterogéneos étnica o religiosamente, ni siquiera los más represivos. Fue el hecho de vivir en una democracia parcial lo que hizo que los ciudadanos fueran más propensos a coger un arma y empezar a luchar. Saddam Hussein nunca se enfrentó a una gran guerra civil durante sus veinticuatro años en el poder. Sólo después de que su gobierno fuera desmantelado y el poder estuviera en juego -cuando pasó del -9 a la zona media-, Irak estalló en guerra. Las anocracias, en particular las que tienen más rasgos democráticos que autocráticos -lo que el grupo de trabajo denominó “democracias parciales”- tenían el doble de probabilidades que las autocracias de experimentar inestabilidad política o guerra civil, y el triple que las democracias. Recordemos también que el riesgo de guerra civil para una democracia en decadencia aumenta significativamente poco después de entrar en la zona de anocracia. La toma de posesión pacífica de Joe Biden, y el restablecimiento de las restricciones al poder presidencial, hicieron que el CSP subiera la puntuación de la política de Estados Unidos, de +5 a +8 (Walter, 2022b).

Según el Grupo de Trabajo sobre Inestabilidad Política, el cambio rápido de régimen -una fluctuación de seis puntos o más en la clasificación del CSP de un país- precede casi siempre a la inestabilidad, y es más probable que las guerras civiles estallen en los dos primeros años tras el intento de reforma. Estados Unidos ha salido de la zona de la anocracia. Pero la crisis en el país y en el mundo se está intensificando, mientras el enfrentamiento entre partidos no se debilita, la viabilidad de las autoridades deja mucho que desear, lo que hace que no sólo sea probable que EEUU entre de nuevo en la zona de la anocracia. Lo más probable es que esta entrada sea más rápida y profunda, y por tanto más peligrosa, creando las condiciones para una guerra civil.

El debate sobre la posibilidad de un golpe de Estado y/o una guerra civil se ha convertido en un tema habitual en los medios de comunicación estadounidenses, incluidas las principales fuentes de información. Este tema ya no es una cuestión teórica de un futuro lejano. El comienzo de su cautelosa discusión se remonta a los años de la presidencia de D. Trump. Así, en 2017, la exconsejera subsecretaria de Defensa de la Administración Obama, Rosa Brooks, discutiendo la posibilidad de deshacerse de Trump antes de las próximas elecciones, permitió la posibilidad de un golpe de Estado en un artículo para Foreign Policy, escribiendo: “La cuarta posibilidad es una que hasta hace poco habría dicho que era impensable en los Estados Unidos de América: un golpe militar, o al menos una negativa de los líderes militares a obedecer ciertas órdenes”.

La convicción sistémica de los estadounidenses, que crece con el uso de las modernas tecnologías de la información, sobre la posibilidad de un golpe de Estado ha dado sus frutos. Según el laboratorio LAPOP de la Universidad de Vanderbilt, publicado en enero de 2022, la proporción de estadounidenses dispuestos a tolerar un golpe de Estado aumentó del 28 por ciento en 2017 al 40 por ciento en 2021. Se trata de un aumento del 43 por ciento, y de la tasa más alta observada en Estados Unidos desde que el Laboratorio LAPOP organizó en 2010 las entrevistas en línea de la encuesta estadounidense con muestras nacionales basadas en la web de 1.500 encuestados. También es uno de los mayores aumentos que los organizadores de la encuesta han visto en esta medida en toda América. En comparación con otros países que estudian, Estados Unidos se sitúa ahora cerca de la mitad en esta medida, justo por encima de Brasil y México, países con historias relativamente recientes de gobiernos autoritarios. Cuando la gente cree en un golpe de estado, no suele descartar una guerra civil, lo cual es bastante lógico.

“Según el laboratorio LAPOP de la Universidad de Vanderbilt, publicado en enero de 2022, la proporción de estadounidenses dispuestos a tolerar un golpe de Estado aumentó del 28 por ciento en 2017 al 40 por ciento en 2021”

En junio de 2021, el 31% de los probables votantes estadounidenses encuestados dijeron que “es probable que Estados Unidos sufra una segunda guerra civil en algún momento de los próximos cinco años”. Los demócratas, con un 37%, temen ligeramente más una segunda guerra civil que los republicanos, con un 32%, según la encuesta de Rasmussen Reports. Según una encuesta de Bright Line Watch y YouGov realizada también en junio de 2021, el apoyo a la secesión está creciendo entre todos los grupos partidistas en los meses posteriores al motín del 6 de enero en el Capitolio. En general, el 37% de los encuestados indicaron su “voluntad de secesión de los Estados Unidos. Una encuesta nacional realizada en 2021 por el encuestador John Zogby reveló que una pluralidad de estadounidenses (46%) creía que una futura guerra civil era probable, el 43% la consideraba improbable y el 11% no estaba seguro. La guerra parecía más probable para los más jóvenes (53%) que para los mayores (31%), y para los que residen en el Sur (49%) y en la región central/grandes lagos (48%) en relación con los del Este (39%). Así pues, los políticos, la comunidad de expertos, los medios de comunicación y las encuestas atestiguan la posibilidad real de que se produzca un golpe de Estado y una guerra civil en EEUU.

Así, en EEUU, junto a la justificada preocupación de algunos por posibles acontecimientos trágicos, se observa claramente una cierta preparación de la opinión pública para la percepción de la inevitabilidad de un golpe de Estado y una guerra civil. Esto es en sí mismo una prueba indirecta del interés de ciertos círculos en tal desarrollo de los acontecimientos.

Formación de una crisis nacional

El modelo para identificar las condiciones de la guerra civil en el marco de la serie de datos de Polity parece limitado e incompleto, ya que no capta el complejo de factores que conducen a la anocracia. Ésta no aparece espontáneamente y se forma en el marco de la formación de una crisis nacional. Dicha crisis se caracteriza por el agravamiento de la confrontación política en las élites en el marco de un deterioro sistémico y profundo de los indicadores socioeconómicos de desarrollo. Es la formación de tal crisis bajo la influencia de un complejo de factores internos y externos lo que debilita las autocracias y las democracias y las lleva a un estado de anocracia. La anocracia, precisamente por ello, significa una mayor probabilidad de conflictos agudos y de guerra civil, lo que fija una cierta madurez de los prerrequisitos para la formación de una crisis nacional. En Estados Unidos, este proceso tiene una larga historia y ha pasado por varias etapas.

Primera etapa. Algunos de los prerrequisitos para la crisis han ido tomando forma durante décadas: se ha producido un aumento del déficit presupuestario nacional, de la deuda externa, del grado de depreciación de las infraestructuras críticas y han empeorado algunos otros indicadores importantes del desarrollo nacional. Por ejemplo, la deuda nacional de EE.UU. con respecto al PIB nominal aumentó с 2000 г. с 55% до 107% в 2019 г. (129% en 2020 y 124% en 2021 son causados por la pandemia y la mayor concentración de recursos en manos de los súper ricos, que se mostrará más adelante). En las dos décadas anteriores (1980 – 1999) esta cifra aumentó del 32% al 58%. Mientras tanto, el grupo del Banco Mundial descubrió que si la relación entre la deuda y el PIB superaba el 77% durante un periodo prolongado, frenaba el crecimiento económico. Cada punto porcentual de deuda por encima de este nivel cuesta al país 0,017 puntos porcentuales de crecimiento económico. El estudio se basa en un conjunto de datos anuales de 101 economías en desarrollo y desarrolladas que abarcan un periodo de tiempo de 1980 a 2008. Sin embargo, el retraso en la resolución de los problemas fundamentales no conllevaba una amenaza inmediata de colapso del país y de guerra civil, sino que obstaculizaba su desarrollo, lo que provocaba un descontento sociopolítico.

Otros requisitos previos se formaron, en primer lugar, bajo la influencia de las consecuencias de la Gran Recesión de 2007 y 2009, cuando la burbuja inmobiliaria estalló, haciendo que el empleo y el PIB cayeran en picado durante el período más largo desde la década de 1930. Según Joseph E. Stiglitz, “antes de la crisis de 2007, el sector financiero acaparaba para sí casi el 40% de todos los beneficios empresariales en Estados Unidos. Se convirtió en un fin en sí mismo en lugar de un medio para un fin… No se puede comer, vestir o disfrutar de las finanzas; es un medio para un fin: hacer que la economía sea más productiva. Pero no estaba haciendo que nuestra economía fuera más productiva; estaba haciendo que nuestra economía fuera menos productiva”. La crisis de EE.UU. debida a la especulación financiera ha tenido graves y conocidas consecuencias para el país y el mundo entero.

La recuperación del país tras la “gran recesión” dejó mucho que desear. El nivel de vida ha descendido, especialmente notable con la aparición de la pandemia de coronavirus. Mientras tanto, la riqueza de los multimillonarios de EE.UU. aumentó un 70%, o 2,1 billones de dólares, durante la pandemia; en octubre de 2020 tenían un valor combinado de 5 billones de dólares. La separación de la riqueza de la élite financiera de la prosperidad de la nación ha sido una tendencia destructiva durante al menos la última década. La clase multimillonaria de Estados Unidos parecía más o menos equilibrada a principios de la década de 2010; la riqueza de los multimillonarios ascendía a cerca del 10% del PIB en ese momento, lo que estaba en línea con la media de los países ricos. En 2015, el panorama había cambiado drásticamente en una de mis tres medidas clave. La riqueza de los multimillonarios había aumentado hasta el 15% del PIB. Pero la magnitud de la riqueza de los multimillonarios de EE.UU. se disparó en el espacio de un año hasta casi el 20% del PIB (Sharma, 2021). Los ricos, cada vez más ricos, no quieren pagar impuestos. Más de 160.000 millones de dólares se pierden anualmente por los impuestos que el 1% superior decide no pagar.

“La separación de la riqueza de la élite financiera de la prosperidad de la nación ha sido una tendencia destructiva durante al menos la última década”

Habiendo creado una burbuja colosal en el ascenso sin garantías de los mercados financieros, estas mismas fuerzas quieren jugar con su colapso, culpando a Rusia de ello mientras resuelven las tareas geopolíticas de la élite estadounidense (separación de Rusia de la UE, terminación del North Stream 2, dificultad para la Ruta de la Seda de China, etc.), a cambio, cobrando el suministro de gas a los “aliados” de la UE a un precio entre 5 y 10 veces superior al de Rusia, armando y rearmando a Europa contra el “terrible enemigo” del Este, etc.

A principios de 2020, el patrimonio neto de Musk era de casi 30.000 millones de dólares. En pleno mes de enero, el fundador y consejero delegado de Tesla y SpaceX, Elon Musk, superó al consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos, para convertirse en el ser humano más rico del planeta, con un patrimonio neto de 189.000 millones de dólares. La riqueza de Musk aumentó en 160.000 millones de dólares en el transcurso de un año. Los multimillonarios rusos también hicieron buen dinero mientras los rusos luchaban por sobrevivir en una pandemia, pero ciertamente están lejos del “éxito” de sus homólogos estadounidenses para “hacer dinero de la nada”. Según la clasificación del Índice de Multimillonarios de Bloomberg (BBI), la riqueza de todos los multimillonarios rusos en conjunto aumentó en 56.215 millones de dólares en 2021, es decir, la mitad que la riqueza de uno solo de los 745 multimillonarios estadounidenses. Esto difícilmente indica la naturaleza democrática del capitalismo en Estados Unidos, por el contrario, su más alto nivel de monopolización y oligarquización, es decir, los estrechos vínculos de las élites estatales, políticas, corporativas y militares ultra ricas en una entidad corrupta inseparable pero con agudas contradicciones internas.

La degradación de las instituciones democráticas del país se hizo evidente para la mayoría de la población. Hace una década, Estados Unidos recibía una puntuación de 94 sobre 100 en “Freedom in the World”, el informe anual de Freedom House sobre derechos políticos y libertades civiles. Hoy, mientras que Francia y Alemania se mantienen en 90 o más, Estados Unidos ha caído a una puntuación de 83, “dejándolo en una cohorte con democracias más nuevas como Rumania, Croacia y Panamá”. La influencia global de Estados Unidos “significa que sus problemas tienen un efecto perjudicial único en la democracia del resto del mundo”. El estado general de la democracia en Estados Unidos descendió en 2021, según una clasificación anual publicada por la Unidad de Inteligencia de The Economist, que citó la continua erosión de la confianza en las instituciones del país. Estados Unidos mantuvo su posición como la 25ª nación más democrática, de entre 167 países analizados, pero permanece en la categoría de “democracia defectuosa” después de haber sido degradado del grupo de “democracia plena” en 2016. “El rendimiento general de EE.UU. se ve frenado por una serie de debilidades, como los niveles extremadamente bajos de confianza en las instituciones y los partidos políticos; la profunda disfunción en el funcionamiento del gobierno; las crecientes amenazas a la libertad de expresión; y un grado de polarización de la sociedad que hace que el consenso sobre cualquier cuestión sea casi imposible de alcanzar”, señala el informe.

Durante este período se produjo la transición de Estados Unidos del estatus de democracia al de anocracia. La fractura social y política se profundiza, la amenaza de colapso del país y de guerra civil se hace real, decenas de millones de estadounidenses son conscientes de ello. Como respuesta, el enriquecimiento acelerado de las élites en el contexto de la pandemia y la incapacidad de presentar un programa de trabajo para la renovación del país. La intensidad de los desacuerdos inter e intrapartidistas va en aumento. La negativa a reconocer los resultados electorales por parte del presidente D. Trump, el atentado de enero en el Capitolio coronan el periodo anterior con un triunfo formal y nada evidente de la democracia, sin eliminar las causas subyacentes de su crisis.

La tercera etapa es la de los acontecimientos del último año, cuando, con la persistencia y mayor crecimiento de los problemas de las etapas anteriores, aparecen nuevos problemas en diversas esferas de la vida. El gobierno estadounidense informó de que la inflación había aumentado a una tasa anual del 8,5% en marzo, más alta de lo esperado y a un nivel visto por última vez en 1981. Y la razón no es la crisis de Ucrania ni las sanciones a gran escala contra Rusia, que no hacen sino agravar esta tendencia. En noviembre de 2021, los precios al consumo aumentaron un 6,8% respecto a hace 12 meses, el ritmo más rápido desde 1982, según el Departamento de Trabajo. Según el estratega jefe de inversiones de Bank of America, Michael Hartnett, “‘shock de inflación’ que empeora, ‘shock de tipos’ que empieza, ‘shock de recesión’ que viene”. Las relaciones de EE.UU. con China y especialmente con Rusia se han deteriorado como nunca antes, lo que crea riesgos económicos y político-militares adicionales y desestabiliza al país. La confianza en el presidente Biden está disminuyendo. Sólo un tercio de los estadounidenses aprueban el trabajo que está haciendo el presidente Biden, un nuevo mínimo para el presidente, en una encuesta de la Universidad de Quinnipiac de enero de 2022. La encuesta mostró que el índice de aprobación de Biden había descendido ligeramente desde noviembre, cuando su índice de aprobación era del 36%. Esto continúa una tendencia preocupante para Biden, cuyo índice de aprobación ha disminuido constantemente en cada encuesta de Quinnipiac publicada en los últimos meses. Según la mayoría de las encuestas, al menos un tercio de los estadounidenses no cree en la imparcialidad de las elecciones presidenciales de 2020. Algunas encuestas dan cifras aún más altas. Para comprender mejor el impacto de los dos últimos años en el estrés individual, la Asociación Americana de Psicología se asoció con The Harris Poll para realizar una encuesta entre el 7 y el 14 de febrero de 2022. Los resultados de la encuesta dejan claro que los adultos estadounidenses parecen estar abrumados emocionalmente y muestran signos de fatiga. La gran mayoría de los adultos (87%) coincidió en que tiene la sensación de que ha habido un flujo constante de crisis en los últimos dos años, y más de siete de cada diez (73%) dijeron que están abrumados por el número de crisis que afronta el mundo en este momento. Estos estados psicológicos de la sociedad son extremadamente favorables para el golpe de Estado. La persona está tan cansada que está dispuesta, si no a aceptar, sí a reconciliarse con cualquier fuerza que establezca el orden, o incluso a aceptar la idea del colapso del país.

“La gran mayoría de los adultos (87%) coincidió en que tiene la sensación de que ha habido un flujo constante de crisis en los últimos dos años, y más de siete de cada diez (73%) dijeron que están abrumados por el número de crisis que afronta el mundo en este momento”

La división de las élites estadounidenses (reflejada en parte por el enfrentamiento cada vez más duro entre demócratas y republicanos) es natural en el marco de una crisis sistémica. Dicha división dista mucho de una sana competencia interpartidista y reduce drásticamente la eficacia del sistema de administración pública. Esta ineficacia no permite corregir los desequilibrios del sistema socioeconómico y político de EEUU, y el agravamiento sistémico de los problemas existentes conduce naturalmente a una crisis nacional que augura convulsiones sociales y políticas en el país en un futuro próximo.

¿La infiltración de la extrema derecha en las fuerzas armadas y la reducción del control de armas son eslabones de la misma cadena de acontecimientos?

Recordemos que el general Lloyd Austin, durante su audiencia de confirmación como Secretario de Defensa en el Senado, declaró que las fuerzas armadas deben “librar [sus] filas de racistas y extremistas”. También reconoció: “Espero que los números sean pequeños. Pero, francamente, probablemente serán un poco más grandes de lo que la mayoría de nosotros supondría… Sólo diría que los números pequeños en este caso pueden tener un impacto descomunal”.

El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció las vulnerabilidades de su propio país al ser el anfitrión de una Cumbre virtual para la Democracia en diciembre de 2021. Por primera vez, Estados Unidos fue calificado de “democracia en retroceso” en un informe sobre 2021 publicado en noviembre por el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral. Esta etiqueta se debe principalmente a la impugnación de los resultados de las elecciones de 2020, que culminó con el asalto al edificio del Capitolio estadounidense el 6 de enero por parte de los partidarios del ex presidente Donald Trump. Si la democracia en Estados Unidos está amenazada, lo cual es bastante comprensible, Rusia no quiere tener tropas estadounidenses y de la OTAN en su frontera: no se sabe quién estará en el poder mañana en Estados Unidos.

“Estados Unidos tiene un número extraordinario de armas y milicias privadas”, escriben. ¿Cuántas? Citan la estimación de la National Shooting Sports Foundation de 434 millones de armas de fuego en posesión de civiles en Estados Unidos ahora mismo. Eso supondría 1,3 armas por persona. “Las armas semiautomáticas comprenden alrededor de 19,8 millones en total”, añaden ominosamente, “lo que hace que haya una población altamente armada con capacidades potencialmente peligrosas”. No sólo esto. A finales de junio de 2019, Kentucky se convirtió en el decimosexto estado que permite a los adultos llevar armas de fuego ocultas en ciertos lugares públicos sin necesidad de un permiso, una comprobación de antecedentes o la finalización satisfactoria de un curso de formación en seguridad de armas. En Much 2022, el gobernador de Ohio, Mike DeWine, firmó el proyecto de ley 215 del Senado, que permitirá a los residentes mayores de 21 años portar armas de fuego sin necesidad de un permiso. Ohio es el 23º estado de EE.UU. en promulgar una medida de este tipo. Este proceso está acelerado y apoyado por los republicanos, lo que refleja tanto el creciente temor de la clase media blanca por su vida ante el aumento de la delincuencia y los conflictos raciales, como los comprensibles intereses del negocio de las armas. Al mismo tiempo, los agentes de la ley se muestran muy reservados ante la disminución del control de las armas en manos de los estadounidenses. En Ohio, la sheriff del condado de Hamilton, Charmaine McGuffey, fue una de las más de 80 personas que se opusieron a declarar en diciembre ante un comité de seguridad pública del Senado estatal en contra de la Ley 215: “Permitir que la gente lleve armas ocultas sin verificación de antecedentes, sin documentación de quiénes son y sin formación es peligroso”, dijo McGuffey a ABC News. “No estoy en contra de la Segunda Enmienda, del derecho a portar armas. Lo que pido a la gente es que considere que debe haber algún mecanismo de seguridad en el sistema”.

A nivel legislativo en Estados Unidos, se ha definido claramente una tendencia muy peligrosa: menos control sobre las armas en un entorno en el que los principales oponentes políticos (republicanos y demócratas) están más dispuestos que nunca a utilizarlas en contra de los demás desde la Guerra Civil… ¿Y si alguien está interesado en estos fracasos a escala masiva, en las condiciones de un agravamiento de la situación, los disturbios masivos? ¿Se crean deliberadamente las condiciones para una masacre en una crisis, un crecimiento incontrolado de la violencia, que puede dar pie a restaurar el orden con puño de hierro? Por la mano de quién, en interés de quién, cuándo y con qué propósito – esa es la pregunta, aunque la respuesta es obvia…

Conclusiones

En un país con un presidente de cuya legitimidad dudan decenas de millones de estadounidenses, la eficacia de la gobernanza se ve notablemente mermada por la propia necesidad de tener en cuenta estas dudas y actuar con la vista puesta en ellas. Esto se basa en la interpretación optimista de los acontecimientos por parte de las actuales autoridades estadounidenses, según la cual las elecciones fueron justas y el asalto al Capitolio fue una acción anticonstitucional de la ultraderecha. Sin embargo, según el ex presidente Trump y millones de sus partidarios, los resultados de las elecciones fueron amañados. En este caso, hay que tener en cuenta la posibilidad de que un gobierno que “robó las elecciones” esté en el poder. Esta incertidumbre no sólo debilita la posición del gobierno de Biden, sino que también aumenta los riesgos políticos en el marco de una creciente crisis nacional.

Son posibles diferentes escenarios de un golpe de Estado de la derecha: en el marco del orden constitucional existente, seguido de un rápido/lento (parcial/completo) desmantelamiento de las normas democráticas, ya emasculadas en interés de la oligarquía. Otra opción es utilizar los procedimientos legislativos existentes en un estado de emergencia, que luego se utiliza para modificar el sistema político en cualquier dirección. Un golpe militar también es posible bajo las condiciones de un equilibrio temporal inestable de fuerzas civiles antagónicas en lucha, un estado de crisis de toda la sociedad (Pashentsev, 1997 y 2016). Los militares actúan entonces como fuerza estabilizadora temporal (con éxito o sin él) o como agente de una de las principales tendencias de la sociedad civil. Esto requiere la práctica de involucrar a los militares en los conflictos políticos internos. En Estados Unidos, esta práctica tomó forma claramente en enero de 2021 (aunque, aparentemente, hay un momento de exageración de su importancia con fines partidistas).

La posibilidad y los escenarios de una guerra civil también varían en función de la profundidad de la crisis nacional, el grado de politización de las fuerzas armadas, los métodos de eliminación de un único Estado (pacíficos / militares), los factores externos de influencia (desde la crisis económica mundial hasta las influencias selectivas de otros países u organizaciones internacionales), el número de fragmentos de un único Estado que reclama la independencia, la naturaleza de los regímenes políticos emergentes en las nuevas formaciones estatales y otros factores.

Tanto la democracia débil, o mejor dicho, el centrarse en los atributos secundarios de la democracia y no en sus momentos esenciales, como el autoritarismo débil conducen igualmente a la anocracia. De hecho, sólo dos sistemas: una democracia fuerte de orientación social, correspondiente a las realidades del siglo XXI, o una dictadura de tipo fascista pueden evitar la desintegración del país y la guerra civil. El primero puede hacerlo estratégicamente: con una perspectiva larga y duradera, cambiando radicalmente el país e influyendo positivamente en el desarrollo internacional. El segundo sistema sólo puede retrasar la desintegración del país, convirtiéndolo en un gran campo de concentración (donde, debido a las modernas y prometedoras tecnologías, poca gente se dará cuenta de ello) y, prometiendo ocuparse de los “enemigos” de Estados Unidos en todo el mundo. Un “Reich milenario”, que sólo ha existido doce años, pero que ha conseguido llevar a la tumba a más de cincuenta millones de personas. Esta vez, el imperio norteamericano podrá acabar con toda la humanidad, incluidos los propios norteamericanos.

En el aspecto internacional, sólo la eliminación de los principales oponentes -China y Rusia- puede retrasar (pero no anular) la necesidad de que EEUU se aleje de la “democracia decadente”, que beneficia a los sectores más irresponsables e ineficaces de la élite norteamericana, al mismo tiempo que amenaza cada vez más su propia existencia en su conjunto. De ahí los continuos esfuerzos, nada meditados pero sí enérgicos, de esta élite para desestabilizar a Rusia y China. Si incluso un oponente tiembla, será posible utilizarlo para aplastar a otro. Rusia con la ayuda de China – principalmente económicamente. China con la ayuda de Rusia – chantaje militar (estratégicamente, la anti-Rusia en la forma de la actual Ucrania es necesaria no sólo para una barrera entre Rusia y Europa, sino también para la formación de una anti-China de una Rusia debilitada como resultado de llevar un régimen obediente al poder. Es difícil imaginar que en los Estados Unidos no se pensara en un sistema de este tipo en la década de 1990. En cualquier caso, figuras como George Friedman hablaron con franqueza sobre estos temas, describiendo la necesidad de estimular las contradicciones y conflictos político-militares en Eurasia en interés de Estados Unidos.

Si Rusia y China no capitulan en los próximos años, la ultraderecha en Estados Unidos no será capaz de ejercer la dictadura (por desgracia, hoy están más consolidados y parecen preparados para ello), y los círculos democráticos no serán capaces de renovar radicalmente el país (sobre las alternativas al desarrollo social en el siglo XXI, véase para más detalles Pashentsev, 2020), entonces, con el agravamiento de la crisis nacional, es más que probable que Estados Unidos entre rápidamente en una anocracia, seguida del colapso del país y de una guerra civil. Tanto los estadounidenses como la comunidad internacional deben estar preparados para sus trágicas consecuencias. Con el desarrollo de la crisis mundial, la anocracia puede aparecer en muchos otros países, incluidos los países desarrollados de Europa, en algunos incluso antes que en Estados Unidos. Sólo es posible contrarrestar eficazmente los escenarios negativos ofreciendo una alternativa efectiva. Todavía hay tiempo para ello, pero cada vez es más corto.


Traducción: Gabriel Vera Lopes (ALAI)

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí