·                     De cómo $ 48,7 millones, se transforman en $ 1.500 millones y sirven para desestabilizar a un país.
 
·                     Esas operaciones producen diariamente milmillonarias sumas de ganancias. Con ellas se financian las guerras, los golpes de Estado, las armas de destrucción masiva (nucleares, químicas, biológicas), la manipulación genética que da origen a las productos transgénicos, la clonación, el espionaje, la guerra cibernética, las neurociencias para manipular el cerebro humano, los drones, etc.
 
·                     Por eso Obama y los gobiernos europeos, cuando estalló la crisis en 2008, rescataron a los bancos no a la gente.
 
·                     El capital financiero y la guerra
 
·                     Las guerras ofensivas y las guerras defensivas
 
·                     Ante la guerra permanente que las fuerzas imperiales desarrollan, la necesidad de aplicar una estrategia permanente de defensa de la paz, fundada en una estrategia política de guerra en defensa de la vida, en la que lo esencial no es el uso de las armas.
 
1) La geopolítica para la paz del Presidente Chávez
 
2) La derrota del uribismo: uso político de la fuerza militar, la defensa de la paz                      continental, distinguir y profundizar las diferencias entre Uribe y Santos y el apoyo a la   diplomacia con el uso de las relaciones comerciales
 
3) El Presidente Chávez fue metiendo una cuña que viene teniendo valor estratégico en la lucha por la paz en el continente latinocaribeño
 
4) Continuar preparando la resistencia nacional-mundial
 
·                     El capital es también muy eficiente para corromper y chantajear
 
·                     También es muy eficiente para la esclavización y explotación de los trabajadores y la destrucción de la naturaleza
·                      
·                     Es falso que el sector privado siempre sea y haya sido más eficiente que el sector público
·                     En general, la oposición está de acuerdo en que para derrotar electoralmente al chavismo en las parlamentarias de 2015 y en un eventual referéndum revocatorio en 2016, hay que mantener la desestabilización
 
·                     Ciertas propuestas opositoras
 
·                     ¿No habrá llegado el momento de autonomizar de manera relativa la política social de la política económica para que un día sea el desarrollo social fundado en la ecología y tomando en cuenta la geopolítica mundial, el que condicione el desarrollo económico?
 
El golpe contra Argentina
 
El capital es eficiente, sí. Para acumular ganancias, especular y generar desigualdad, pobreza, guerra, violación de los derechos humanos, destrucción de los ecosistemas, para desestabilizar y derrocar gobiernos, planificar y ejecutar magnicidios… Este es el panorama en EEUU y Europa y es el modelo que se extiende por el mundo. Ha comenzado a ser  golpeado en España. Tenemos la esperanza de que los pueblos, los movimientos sociales y las organizaciones del Norte, puedan despertar.
 
Sobre todo, es muy eficiente para especular. Como he señalado en otros artículos el papel de los bancos se ha transformado sustancialmente. De intermediarios entre el ahorro y la inversión orientada a producir bienes y servicios, se han transformado en instrumentos de la especulación financiera, que sin correr mayores riesgos, sin producir una aguja, se apropian de mil millonarias ganancias. El caso más reciente y notorio es la trampa que se ha generado contra Argentina con el apoyo de los tribunales de EEUU, que generalmente forman parte, directa o indirectamente, del negocio.  
 
En el caso de Argentina, el “fondo buitre” NML compró en 2008 bonos argentinos por 48,7 millones de dólares, que por la “magia” de las maniobras financieras en los mercados internacionales, valen hoy 1.500 millones de dólares, que un tribunal estadounidense, cómplice de esta jugada financiera, quiere que el gobierno argentino pague esa elevada suma, en efectivo y en un plazo corto, lo que constituye una estafa, una verdadera extorsión, como lo llamó la Presidenta Cristina Kirchner.
 
¿Podía resolver la “justicia” estadounidense de otra manera? No. La especulación financiera es la manera de existir del capital en el mundo de hoy, tal como lo he señalado en otros artículos. El capital financiero es violencia y se mantiene mediante la violencia. De ahí la Estrategia de Guerra Permanente. Esto no lo puede modificar un tribunal de EEUU, tribunales que generalmente están comprometidos con el capital financiero.
 
Pero hizo muy bien el gobierno Argentino al utilizar ese recurso y dejar que este tribunal se presente ante el mundo favoreciendo la extorsión y la especulación financiera contra los pueblos, que es también contra el pueblo estadounidense, lo que se demostró cuando estalló la crisis financiera de 2008.
 
Obama rescató a los bancos, no a la gente
 
El gobierno de Obama, en lugar de rescatar a la gente cuando los bancos le estaban arrebatando las viviendas a través de las hipotecas que antes le habían concedido con muy favorables condiciones para los deudores (que sabían que se iban a modificar y la gente, en las nuevas condiciones, no podría pagar las cuotas hipotecarias). Entonces Obama rescató a los bancos, transfiriéndoles milmillonarias sumas de recurso tomados de los contribuyentes. La gente quedó en la calle y endeudada con los bancos. Esta misma experiencia se repitió en Europa, salvo en Islandia. Esto mismo pasaría en Venezuela si quienes hoy tratan de derrocar al proceso bolivariano, toman de nuevo el control de la renta petrolera. Sobre todo porque con la crisis financiera de 2008, el capital encontró en gran escala una nueva fuente de acumulación: las finanzas públicas. Esto ya era una tradición en Venezuela a través de la captura de la renta petrolera.
 
Es muy diferente a lo que ocurrió en Venezuela con los llamados créditos balón, cuando los bancos trataron de desalojar a los compradores de los apartamentos pues los créditos se convirtieron en impagables. El Presidente Chávez le entregó los apartamentos a los deudores, reconoció los pagos que la gente había hecho y la gente pudo seguir pagando con intereses no especulativos.
 
Mi solidaridad para el Gobierno y el pueblo argentino, para la combativa Presidenta Cristina Kirchner, para la Misión de Argentina ante las Naciones Unidas y la competente y solidaria Embajadora Marita Perceval, muy apreciada y respetada por la comunidad diplomática de Nueva York.
 
El capital financiero y la guerra
 
Tal como lo he señalado en otros trabajos, el capital financiero ha conducido a la modificación de la relación entre guerra y política, entre guerra y paz, a la modificación de las estrategias y tácticas militares, muy particularmente se ha modificado, no sólo el concepto, sino en el plano concreto, el desarrollo del campo de batalla. Hoy, los espacios geográficos donde se desarrollan los combates militares, pueden no ser el aspecto más importante del campo de batalla global, planetario. Es decir, el planeta es el campo de batalla, cualquier intersticio de la sociedad o la naturaleza o del espacio exterior puede ser un campo de batalla.
 
En la medida que la guerra es permanente, que se desarrolla constantemente a nivel planetario, cuando la política es la continuación de la guerra por otros medios, y se desenvuelve en el marco de una revolución científico-técnica permanente, como he venido afirmando, el campo de batalla se ha modificado radicalmente.
 
Ya Walter Martínez lo ha afirmado reiteradamente: hay un campo de batalla real y un campo de batalla virtual que se desarrolla a través de los modernos sistemas de información que son una síntesis de Internet, computadoras, teléfonos celulares, cámaras de TV, satélites, sofisticados laboratorios de ciencia y tecnología, etc. Generalmente, las guerras no  se deciden totalmente en el terreno donde los seres humanos viven y mueren, sino en el campo batalla virtual, que el mundo llega a conocer a través de las pantallas de TV. Del campo de batalla real la gente sólo llega a saber lo que los medios de información (uno de los espacios fundamentales de la guerra) le permiten saber. Por supuesto, el campo de batalla real y el campo de batalla virtual están íntimamente interconectados. En fin de cuentas, forman un solo gran campo de batalla global. Esto por supuesto, también lo sabe Walter Martínez.
 
El desenlace de la guerra en Libia es un claro ejemplo (se va haciendo clásico) de cómo la guerra dio un giro decisivo a partir de una maniobra de guerra virtual. El mundo entero creyó que la Plaza Verde había sido tomada y el gobierno Libio había sido derrocado y Gadafi derrotado. Sin embargo, la plaza que fue tomada fue una réplica  holivudense de la plaza verde, que fue construida en Qatar. Pero eso sirvió para que países europeos y especialmente el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon (que probablemente estaba enterado de la jugada), reconocieran al llamado gobierno rebelde de Bengazhi, lo que permitió “oficializar” la intervención militar y dar un vuelco decisivo a la guerra.
 
En la ofensiva contra Venezuela de este momento, pese a que el Presidente Maduro y el movimiento bolivariano vienen ganando la batalla política contra la oposición golpista, la información que suministran los medios hacia el mundo da una idea totalmente distorsionada, que le da oxigeno a quienes tratan de mantener un clima de violencia y desestabilización. Por eso el trabajo de las misiones diplomáticas de Venezuela a través del mundo es tan importante.
 
El campo de batalla y el capital financiero o de cómo mientras buena parte de la población vive aterrorizada, simultáneamente puede vivir ignorando que estamos en guerra.
 
Como ya señalé en relación con la situación Argentina, el fondo buitre NML transformó en seis años (2008-2014), $ 48.7 millones en $ 1.500 millones. Es decir, sin producir, ni un alfiler, se ganó más de $ 1.450 millones. Estimado lector, observe que ilimitadas operaciones como estas se están realizando en nuestro planeta mientras Ud. tiene la cortesía de leer estas líneas. Piense entonces como diariamente se están acumulando milmillonarias ganancias mediante el más acelerado proceso de acumulación de capital que la humanidad haya conocido.
 
Vale entonces la pregunta ¿Hacia dónde va este torrente de millones de millones de dólares?
 
Como lo he señalado en otros trabajos está financiando la más espectacular revolución científico-tecnológica que hayamos conocido con la finalidad de lograr la superioridad científico-técnica absoluta y como consecuencia, la superioridad militar absoluta.
 
Es en este proceso donde el campo de batalla se ha modificado radicalmente. La ciencia y la tecnología han generado nuevas formas de guerra y unos campos de batalla, tan mortíferos y a la vez tan complejos y sutiles, que el terror se combina con la ignorancia de que estamos en guerra permanente. Todas esas formas de guerra y esos campos de batalla, confluyen en una sola cuestión: la probable batalla final entre la vida y la muerte. A menos que comprendamos cómo es que estamos envueltos en una guerra y un campo de batalla permanentes y cómo reaccionar para garantizar la paz.
 
Las guerras ofensivas y las guerras defensivas
 
Creo, es mi parecer, que debemos terminar de comprender que la guerra ya no es la continuación de la política por otros medios. La política imperial es la continuación de la guerra por otros medios. Por tanto, no hay que prepararse para la guerra para poder lograr la paz. No, la paz está interrumpida tomando como uno de los puntos de referencia, los momentos en que el imperio decidió pasar de la estrategia de contención a las de guerras preventivas y la Otan en su conferencia de Lisboa, de 2010, declaró que los problemas climáticos, los desastres ambientales, las migraciones, el hambre y la pobreza, los derechos humanos y la democracia, son temas de seguridad muy sensibles, por tanto, asuntos que en su desenvolvimiento pueden convertirse en “casus belli”. En consecuencia, la paz quedó interrumpida por el terror y la barbarie. Parte de lo sustantivo de esta situación es que se lleva a cabo sin que nos demos cuenta. Entonces, en las Naciones Unidas, en todos los organismos multilaterales y en casi todas las naciones se repite (palabras más palabras menos): debemos impedir que el mundo de paz que hemos conquistado sea interrumpido por la guerra. Eso fue cierto, en términos absolutamente relativos, después de la II Guerra Mundial, incluso, después de la guerra de Vietnam y la estrategia fundada en el principio de la destrucción mutua asegurada correspondiente al período de la guerra fría.
 
¿Quiere decir que el ataque a las torres gemelas (reconstruirlas ha sido un gran negocio, un gran impulso para la economía de EEUU. Es también el capitalismo del desastre en acción), la guerra de Irak, Afganistán, Libia, Siria, Ucrania, de nuevo en Irak, el bloqueo a Cuba, las amenazas contra Irán, el cerco contra Rusia y China, la desestabilización permanente contra Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, el sabotaje al proceso de paz en Colombia, la agresión permanente del sionismo israelí contra los palestino y contra toda la región, las acciones terroristas de Al Qaeda (patrocinadas por EEUU y financiadas entre otros por Arabia Saudita), son acciones desconectadas o son un solo proceso, el proceso de la guerra permanente contra la naturaleza y la humanidad?
 
Estamos en guerra. Porque en el mundo en casi todas las naciones (incluido EEUU), existen poderosas fuerzas de paz se logran mantener zonas con ciertos equilibrios donde tiende a predominar la paz, pero una paz permanentemente amenazada por la violencia. La violencia que toma la forma de guerra en campos de batalla específicos (como en Ucrania, Siria, Irak, etc.) o la violencia que destruye los ecosistemas, que genera pobreza y hambre de la gente y de la tierra, que destruye bibliotecas y el patrimonio cultural de los pueblos, que desarrolla la tortura y cárceles clandestinas o descubiertas como la de Guantánamo, la violencia del maltusianismo y las persecuciones raciales, religiosas, lingüísticas, la violencia del narcotráfico, de las pandillas, del tráfico de personas, que incluye niñas y niños, la violencia contra la migración de las personas, pero que permite la libre circulación de mercancías y de capitales.
 
Ante la guerra permanente que las fuerzas imperiales desarrollan, la necesidad de aplicar una estrategia permanente de defensa de la paz, fundada en una estrategia política de guerra en defensa de la vida, en la que lo esencial no es el uso de las armas.
 
1) La geopolítica para la paz del Presidente Chávez
 
Debo  decir desde el principio, que no entramos en guerra defensiva en el momento que las fuerzas imperiales nos agredan con el uso de fuerzas militares. Hoy día la agresión militar de las fuerzas imperiales suele no ser el principio de la agresión, sino más bien la culminación de una vasta operación política en la cual, como he dicho, la política es la continuación de la guerra por otros medios. La agresión militar generalmente ocurre, como he dicho, mediante el triunfo de una vasta operación política en la que predomina la guerra de baja intensidad (guerra psicológica, mediática, económica, atentados, acciones de calle, etc.). Si logramos  derrotar políticamente la guerra de baja intensidad, es poco probable que la agresión imperial de tipo  militar tenga lugar.
 
Hasta ahora hemos evitado la agresión militar porque el gobierno venezolano (primero el Presidente Chávez y hoy el Presidente Nicolás Maduro), han sabido ganar la batalla política. La han ganado actuando no sólo a nivel nacional, que es muy importante, sino tomando en cuenta la relación estratégica de fuerzas a nivel global. Las alianzas con Rusia y China, el Alba, Unasur, Celac, las relaciones con el Caribe, la relación con algunos países europeos como Francia y España, incluso con el Vaticano, la acción en organismos multilaterales como la ONU y la OEA, han sido claves.
 
2) La derrota del uribismo: uso político de la fuerza militar, la defensa de la paz continental, distinguir y profundizar las diferencias entre Uribe y Santos y el apoyo a la diplomacia con el uso de las relaciones comerciales
 
En particular, el Presidente Chávez supo derrotar la política uribista, que fracasó en sus intentos por invadir a Venezuela. En 2008, después de la operación “Emmanuel” y el asesinato de Raúl Reyes, el Presidente Chávez ante las amenazas de Uribe movilizó un buen número de batallones a la frontera con Colombia. Esa operación tuvo la forma de una operación militar, pero fue esencialmente una operación política para neutralizar la amenaza militar del uribismo aliado con el sionismo internacional.
 
Luego, en 2010, cuando Uribe (al que le faltaban pocos días para entregar la Presidencia de Colombia al entonces Presidente Electo, Juan Manuel Santos), montó un show en la OEA para justificar un ataque misilístico contra Venezuela, la operación política del Presidente Chávez tomó la forma de una vasta operación diplomática que abarcó la visita del entonces Canciller Nicolás Maduro, que recorrió varias importantes capitales de Latinoamérica entrevistándose con los presidentes de los países más importantes. Simultáneamente el Presidente Chávez se comunicó con el Presidente Electo e inició un proceso de acercamiento en función de aislar a Uribe y restablecer las relaciones diplomáticas entre los dos países.
 
El Presidente Chávez fundó la ofensiva política diplomática con la oferta de restablecer las relaciones comerciales y pagar la deuda que Venezuela tenía con los empresarios colombianos.
 
Nuestro Presidente utilizó los conflictos internos entre los sectores de poder en Colombia. Uribe representa a una burguesía que se ha enriquecido con el narcotráfico, el paramilitarismo, la expropiación violenta de las tierras, la expulsión de la población, los asesinatos crueles e indiscriminados. Es decir, Uribe es un agente directo de la Estrategia imperial de Guerra Permanente, aliado del sionismo internacional.
 
Santos no está libre de esas culpas, pero está más vinculado a la oligarquía tradicional colombiana (tampoco libre de culpas), pero cuya riqueza ha estado también asociada a la agricultura, el comercio, la producción industrial. Para este sector, el pago de la deuda venezolana y el restablecimiento de las relaciones comerciales entre los dos países, eran y son muy importantes.
 
3) El Presidente Chávez fue metiendo una cuña que viene teniendo valor estratégico en la lucha por la paz en el continente latinocaribeño
 
Esto comenzó a cobrar fuerzas con la “operación Emmanuel” en 2008 y viene culminando con la ruptura entre Santos y Uribe y avanzando hacia la paz en Colombia, entre Colombia y Venezuela y en general en toda la región latinocaribeña. Obviamente los países de la región respaldaron la política del Presidente Chávez y él se anotó una resonante victoria política que ha sido hasta ahora garantía de paz para Venezuela y para todo el continente. El Presidente Maduro sabiamente ha continuado desarrollando la geopolítica del Presidente Chávez. La paz continental y mundial está en deuda con el Presidente Chávez.
 
En todos estos casos hemos librado una guerra defensiva para evitar un ataque militar contra Venezuela, garantizando  la paz y usando la amenaza de la fuerza principalmente como recurso político. Es decir, hemos logrado evitar un ataque militar y así debe seguir siendo. Si no nos equivocamos políticamente es posible evitar las experiencias de Irak, Afganistán, Libia, Siria… Esas experiencias confirman que las contiendas armadas difícilmente en las circunstancias de hoy, las ganan los pueblos. El caso de Irak debe ser estudiado con detenimiento. Pareció que la guerra había terminado, pero dejó un país destruido, un Estado casi inexistente y afectado gravemente por la guerra religiosa. Ahora Al Qaeda, financiada por Arabia Saudita (centro de la ofensiva de la derecha internacional en el Medio Oriente), ha retornado y amenaza con unir territorio sirio (donde ha permanecido con el apoyo de EEUU) con territorio iraquí y formar un califato aliado de Arabia Saudita y de las monarquías del golfo, que estará al servicio de la cúpula militar-financiera que gobierna el mundo (este tema lo abordaré en un próximo artículo).
 
4) Continuar preparando la resistencia nacional-mundial
 
Si en mala hora la agresión militar se presenta resistiremos entre otros instrumentos, intensificando la lucha política nacional-mundial tratando de neutralizar la agresión militar aislándola internacionalmente y moralizando al pueblo de Venezuela, al pueblo latinocaribeño y a los pueblos del mundo, pues la batalla y la resistencia deberán ser planetarias a través de todos los intersticios de la sociedad. En otros artículos he hablado sobre algunas maneras de prepararse para la resistencia. Uno de los objetivos de la lucha por la paz, es tomar medidas para evitar que el pueblo venezolano sea masacrado por la violencia de la cúpula militar-financiera mundial.
 
A la hora en que la opción sea entre la vida y la muerte, defenderemos la vida con dignidad y honor triunfando sobre la muerte.
 
El capital es también muy eficiente para corromper y chantajear
 
En el caso argentino que he referido, la financiera NML “compró” a varios miembros del congreso estadounidense, los parlamentarios Robert Menéndez, Marco Rubio y Connie Mack. Así va por el mundo corrompiendo presidentes, ministros, militares, parlamentarios, “intelectuales”, periodistas… La corrupción está incorporada como uno de los componentes principales de la manera cómo funciona el capitalismo, especialmente el capital financiero, quien ha asumido los métodos mafiosos utilizando el terror, el crimen, la tortura, el chantaje, la corrupción y la seducción.
 
Sobre esto hay hechos y ejemplos por doquier. Los gobiernos, los medios de información, los parlamentos, los periodistas, los intelectuales, los líderes de movimientos sociales, los científicos, las universidades, los deportistas, los empresarios… Todos estamos expuestos a estos métodos al terror, al chantaje, al espionaje… al margen de toda consideración sobre el respeto a los derechos humanos y el respeto a la democracia.
 
También es muy eficiente para la esclavización y explotación de los trabajadores y la destrucción de la naturaleza
 
Las bases de existencia del capital, sus fuentes de acumulación son, precisamente, los trabajadores y la naturaleza. Son los factores que marcan las posibilidades de sobrevivencia del capital. Sin embargo, también, en la medida que la sobreexplotación se va convirtiendo en destrucción, va prefigurando la decadencia y eventual destrucción del capital.
 
En la medida que crece la miseria, el hambre y la destrucción de los ecosistemas mediante la desaparición y/o contaminación de ríos, mares, bosques, especies…,  la sociedad capitalista se va haciendo cada vez más insostenible. El capital es pues suicida, biocida, genocida, ecocida y matricida (en la medida que va devastando a la madre tierra). Se autojustifica con dos contrautopías: una, la sustitución de los trabajadores por las máquinas sobre la base de la creación de una élite social que apoyada en las máquinas controlaría todo el proceso de la producción; dos, la sustitución de la naturaleza que va siendo destruida por creaciones de los laboratorios, como los bosques transgénicos.
 
En la medida que la tecnología avanza, la sobreexplotación de los trabajadores se incrementa. “Mientras los salarios reales de la clase trabajadora norteamericana apenas han aumentado desde los años setenta, los salarios de 1% con más ingresos han subido 165%, según datos citados por el Nobel Paul Krugman”. En Francia, Reino Unido, España o Italia la riqueza neta del sector privado equivale a entre cinco y seis años de renta nacional. La concentración de riqueza es tan grande que se va formando una sociedad patrimonial y las herencias van siendo una principal fuente de enriquecimiento, perpetuando desigualdad y exclusión. (La desigualdad pone el peligro el sueño americano, El PAÍS, Internacional, España, Domingo, 25 de mayo de 2014)
 
El cambio climático es una gran amenaza para la humanidad y la naturaleza. En la ONU se ha establecido un límite de 2ºC para el incremento de la temperatura hacia fines de este siglo con respecto a la era preindustrial, los países desarrollados encabezados por EEUU boicotean este objetivo y vamos hacia un incremento de la temperatura de 4ºC, lo que ya es un grave desastre ambiental incrementando la fuerza de los huracanes, los maremotos, tsunamis, las sequías, los incendios forestales, las inundaciones… Este tema lo he ampliado en mi trabajo Petróleo, ecología y guerras, publicado por Aporrea y la Red PatriaUrgente.
 
Es falso que el sector privado siempre haya sido más eficiente que el sector público
 
Las generaciones recientes no saben que hasta los años 60-70 en Venezuela la educación y la salud pública fueron absolutamente mejores que la educación y la salud sumistradas de manera privada. Por su calidad no solo asistían los pobres sino muchos miembros de la clase alta. Es con el puntofijismo que se viene abajo la calidad de los servicios públicos. La V República no ha podido revertir ese proceso por cuanto ha reproducido muchos de los vicios puntofijistas. La corrupción representa una alianza entre sectores de la burocracia pública y el sector privado mediante la cual se transfiere renta petrolera al sector privado nacional-transnacional. Esa transferencia en el mercado de divisas es lo que el presidente Maduro en una oportunidad llamó cadivismo. Lo que en muchos casos suele llamarse eficiencia del sector privado es en buena medida resultado del asalto a las finanzas públicas. En mi trabajo La Petrolia del Táchira… amplío este tema.
 
¿Por qué no se revisa la experiencia de la Corporación Venezolana de Fomento (CVF)? La CVF fue creada en mayo de 1946 con el fin de aprovechar los ingresos petroleros para impulsar las actividades agropecuarias, mineras e industriales, es decir “sembrar el petróleo”. Cuando décadas más tarde fue liquidada, no se había sembrado el petróleo, el resultado fue un gran fiasco con créditos irrecuperables. Lo que si ocurrió fue una inmensa transferencia de capital estatal hacia el sector privado, que está en el origen de algunas de las fortunas actuales, que ahora se enfrentan al Estado acusándolo de ineficiente.
 
Sin duda hay ineficiencia estatal. El Presidente Chávez y el Presidente Maduro lo han reconocido y denunciado más de una vez. Un macroestado (que no es socialismo) la multiplicaría y fortalecería el discurso privatizador. Servir obedeciendo al pueblo soberano es un camino. Esta es la batalla y ella tiene que ver, entre otros asuntos, con la formación de comunidades productivas ecológicamente sustentables.
 
Se ha insistido en la necesidad de definir claramente las áreas que el Estado se reserva, aquellas en las que el capital privado puede invertir, las áreas de asociación entre el Estado y el capital privado, las áreas en las que debe dársele prioridad al desarrollo ordenado de las pequeñas y medianas empresas  y a la propiedad y a la producción social. Estos temas los he desarrollado en mi trabajo Poder Mundial y Estrategias Económicas desestabilizadoras publicado por Aporrea y la Red PatriaUrgente.
 
En general, la oposición está de acuerdo en que para derrotar electoralmente al chavismo en las parlamentarias de 2015 y en un referéndum revocatorio en 2016, hay que mantener la desestabilización.
 
En mi trabajo la Estrategia Imperial de Desestabilización Permanente… trato con cierta amplitud este asunto. Por supuesto, hay errores que deben ser rectificados, hay serios problemas burocráticos y de ineficiencia. Ahora, la violencia callejera, los atentados terroristas contra el transporte, oficinas, funcionarios públicos, la guerra económica, etc. se van combinando con las presiones en la mesa de negociación para reconquistar posiciones en el reparto de la renta petrolera y golpear la política social con la especulación, el acaparamiento, en fin, con el deterioro de la calidad de vida de la gente. Golpeando la política social se golpea la base de sustentación del gobierno y el proceso bolivariano puede ser derrotado.
 
Como lo he sostenido, todos los sectores de la oposición coinciden en que es muy difícil derrotar electoralmente al chavismo. Por lo tanto, de manera activa o pasiva vienen respaldando la desestabilización y el deterioro de la situación económica y social, pues sólo de esa manera es posible derrotar al gobierno en las elecciones parlamentarias de 2015 y en un eventual referendo revocatorio que puede ser convocado en 2016.
 
Hay sectores de la oposición que seguramente no les gusta el camino violento, incluso, porque le temen a ese camino, pero no lo condenan firmemente. No pasan de llamamientos generales y tímidas censuras pues el resultado electoral de las elecciones regionales y locales de diciembre de 2013, los convenció de la casi imposibilidad de derrotar electoralmente al movimiento bolivariano.
 
Ciertamente, hay que ordenar la economía, hay que derrotar la inflación, hay que frenar las tendencias recesivas y hacia el empobrecimiento. Sin duda, hay que llegar a ciertos acuerdos con el sector privado, pero hay que darle prioridad a las pequeñas y medianas empresas, a la producción y a la propiedad social y a la formación de comunidades productivas ecológicamente sustentables.
 
Ciertas propuestas opositoras
 
Las afirmaciones anteriores son claves para frenar la campaña que se desarrolla a través de los medios de comunicación para tratar de acorralar el Estado. Algunas de las melifluas expresiones son las siguientes (http://www.ultimasnoticias.com.ve):
 
1) “En quien pones toda tu confianza es ineficiente, y que del que desconfías es eficiente, lleva a pensar que una solución mixta sería la más conveniente”
 
Por supuesto, el ineficiente es el Estado y los empresarios son los eficientes ¿Es eso verdad? No es cierto. Especialmente en Venezuela. Fue Haydé Castillo de López, ministra del gobierno de Caldera quien en 1969 afirmó: “Venezuela es un país de empresarios prósperos con empresas quebradas”. Es decir, de empresarios que han prosperado recostados del Estado, corrompiéndose y corrompiendo, cuestión que es comprobable revisando la experiencia de la historia de Venezuela.
 
La economía venezolana sigue siendo capitalista y seguramente seguirá siendo así durante un largo tiempo. Ahora bien, el Presidente Chávez introdujo modificaciones importantes. Especialmente, en la distribución de la renta petrolera pues le arrebató al capital nacional-transnacional el monopolio de dicha renta.  Esto es lo que en verdad quiere recuperar el capital. Volver a controlar la renta petrolera para establecer los destinos de Venezuela y su pueblo.
 
De hecho, las empresas mixtas no son, a estas alturas, una propuesta original. En el sector petrolero hay experiencias de este tipo de asociación. Ahora en Venezuela también hay muy buenas experiencias de propiedad y producción social ¿Cuál es el objetivo de esta propuesta? Es un subterfugio para proponer una revisión a fondo y revertir los cambios que se han venido operando en la sociedad venezolana.
 
El Presidente Chávez logró desacreditar al capitalismo como camino para la justicia social, la dignidad y la paz.  Entonces, esta ofensiva persigue, en primer lugar, volver a posicionar al capitalismo y a las soluciones neoliberales como la alternativa para la sociedad venezolana. Lo cual se logra desacreditando al socialismo, que también el Presidente Chávez logró posicionar en Venezuela como una opción y eso se ha podido apreciar en los resultados de las elecciones venezolanas.
 
En medio de esa campaña se trata de reforzar posiciones tanto en el seno del Estado como en la esfera económica y social para profundizar una contraofensiva que barra con las conquistas sociales que ha logrado el pueblo de Venezuela.
 
La principal empresa mixta que debe prosperar en Venezuela es la asociación del Estado venezolano con las empresas de producción y propiedad social.
 
2) “El sector público seguirá siendo propietario de algunas empresas, mas la recuperación de las mismas debe darse con gerencia de carácter privado”.
 
Este método generalmente ha conducido a fracasos y a más corrupción. La gente que hoy día hace está propuesta, está vinculada a la meritocracia petrolera que condujo PDVSA, hasta el año 2003, la cual era partidaria, precisamente de la privatización. Con el paro-golpe de Estado petrolero de 2002-2003, se puso en evidencia que esa meritocracia generó un modelo  petrolero cada vez más determinado por el capital transnacional, eficiente para satisfacer las necesidades de la economía mundial e ineficiente para el desarrollo soberano de la Nación venezolana. Cayeron los ingresos del fisco nacional, cayeron los precios internacionales del petróleo, disminuyeron los impuestos que las transnacionales pagaban al Estado venezolano, disminuyeron los gastos sociales como medio para transferir beneficios a la población, los sistemas tecnológicos estaban controlados por una empresa transnacional la que de hecho, tenía el dominio de PDVSA, la empresa de petróleo de Venezuela fue experimentando un proceso de desestatización pues cada vez más la meritocracia petrolera se separaba de la rendición de cuentas a las instituciones nacionales (estos temas los trato con  más extensión en mi  trabajo La Petrolia del Táchira y el Modelo Petrolero Impuesto por el capital…, publicado por Aporrea y por la página de la Red PatriaUrgente).
 
3) “Este un llamado del pueblo venezolano al Gobierno para que retome el ABC de la economía”. 
 
En primer lugar, de cuál ABC de la economía estamos hablando. Hay un ABC neoliberal, otro keynesiano… Son los neoliberales los que consideran que su visión de la sociedad, de la naturaleza, de la vida, constituyen el ABC universal, las “buenas prácticas” fundadas en la libertad del mercado.  Luego, ¿por qué el declarante a Últimas Noticias se permite hablar en nombre del pueblo venezolano? En las elecciones que ha habido  en Venezuela el pueblo venezolano, hasta ahora, se ha pronunciado contra las políticas neoliberales y sus representantes.
 
4) Promovió la sinergia de la unión de lo privado y público, “que ha sido un modelo exitoso, como el caso de los países europeos.”
 
El que esté más o menos enterado sabe que Europa está dominada por el FMI, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea (la troika) y por detrás de ellos ha estado un banco, Goldman Sachs, que falseó las cifras de Grecia para forzar su ingreso a la zona euro y luego someterla a los dictados de la Troika y empobrecerla hasta límites absolutos.  Lo mismo ha pasado en España, Portugal, incluso en Italia. También Goldman Sachs impuso los gobiernos de Grecia e Italia ¿De qué sinergia se está hablando?
 
El país Europeo que ha manejado mejor la crisis fue Islandia, que se apartó del ABC neoliberal, no negoció con el FMI, usó sus fondos financieros para el desarrollo y no para cubrir  la deuda con los bancos y llevó a los banqueros a la cárcel.
 
Deseo concluir con una pregunta: ¿Por qué no se toca el tema de la transformación de los patrones de consumo y producción imperantes en la sociedad venezolana?
 
En Venezuela hay que introducir rectificaciones, sin duda, pero no es haciéndole una cayapa al Estado venezolano. Los privatizadores consideran que ha llegado el momento propicio para desmantelar los logros positivos del proceso bolivariano.
 
¿No habrá llegado el momento de autonomizar de manera relativa la política social de la política económica para que un día sea el desarrollo social fundado en la ecología y la geopolítica, el que condicione el desarrollo económico?
 
En 1994 planteé este asunto en un seminario convocado por el Centro de Estudios del Desarrollo (Cendes), de la Universidad Central de Venezuela. Lo recogí con cierta amplitud en mi libro Hacia Una Ecología del Bienestar, publicado en 1998 por una alianza de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UCV, el Consejo Nacional de la Cultura y la Editorial Tropikos. Esto encontró una seria oposición entre mis amigos economistas.
 
Creo yo, que de hecho eso fue lo que hizo el Presidente Chávez. Quiero recordar las referencias que he realizado a las economías y a los mercados locales, a la experiencia de desarrollo social y comunal emprendida por CVG-Proforca en los años 2008-2009, a la experiencia de Cecosesola en Lara y estados circunvecinos, recogidas  en mi trabajo Poder Mundial y Estrategias Económicas Desestabilizadoras. Volveré sobre este tema.
 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí