Sin menoscabar en lo más mínimo el éxito del trabajo de inteligencia policíaca y militar del actual Gobierno Federal que permitió la captura del capo más buscado en el mundo, Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo Guzmán”, debemos de concluir, como siempre lo hemos afirmado, que es necesaria la decisión política presidencial, en esta ocasión de Enrique Peña Nieto, para que se efectúen acciones de esta naturaleza y de gran impacto a nivel nacional e internacional.
 
Nuestro aserto se comprobó: durante toda la docena trágica, que sufrimos y padecimos la mayoría de los mexicanos,  y como se ha estado documentando, sólo una minoría que se convirtió en un grueso de funcionarios panistas se benefició ampliamente en el trascurso de la “guerra personal” declarada por el ahora ex presidente, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, misma que dejó el saldo más doloroso de todos los tiempos, más de 100 mil muertos y que alcanzó a más de un centenar de periodistas victimados, para revertir el absurdo fenómeno lo único que se necesitaba era la decisión política del huésped de los Pinos, decisión que nunca quiso asumir el panista. 
 
La noticia de la detención de “El Chapo” se esparció en el mundo entero, después de que la difundió la agencia de noticias estadounidense, Associated Press y en nuestro país el portal de noticias del diario La Jornada. Fue un alto funcionario del Gobierno del presidente Barack Obama, quien pidió guardar su identidad, el que filtró la información de que autoridades de México y Estados Unidos habían logrado la detención del capo de capos en el balneario del Pacífico, Mazatlán.
 
Los periodistas mexicanos, de acuerdo al olfato común, dimos desde el principio visos de seriedad a la información por dos razones capitales: primero se había dado cuenta en los medios, con fotos y videos, de una serie de operativos que se estaban llevando a cabo en zonas de lujo de la mencionada ciudad de Mazatlán, además de las declaraciones en la víspera del secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en el sentido de que a mediano plazo la situación de inseguridad en el país se reduciría a su mínima expresión y “con detención de delincuentes”
 
Pasadas las 14:00 horas y después de blindar el Aeropuerto Internacional, en el hangar de la Secretaría de Marina, se llevó a cabo la conferencia de prensa a cargo del Procurador General de Justicia, Jesús Murillo Karam quien en menos de 5 minutos dio a conocer los pormenores de la detención y la identificación plena del reaprehendido líder del Cártel de Sinaloa, a quien hasta ahora le han sido confiscados 2 ranchos, 7 residencias y un arsenal de armas, así como cartuchos y enervantes. Las casas estaban comunicadas por túneles e inclusive los delincuentes usaban el drenaje de la ciudad para sus escapatorias. El funcionario, acompañado de los titulares de Marina, Defensa Nacional, Policía Federal, del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, Cisen, y del Vocero Presidencial, resaltó lo impecable del operativo, ya que no hubo necesidad de disparar un solo tiro para lograr la captura del hombre más buscado del mundo después de Osama Bin Laden.
 
Calderón Hinojosa no perdió la oportunidad de difundir en el facebook, su felicitación al presidente Peña Nieto, inclusive antes de que lo confirmara el propio Presidente de la República, sin embargo los hechos hacen la historia: antes de la llegado del panismo, el “Chapo Guzmán” fue detenido y sentenciado; en el régimen de Vicente Fox Quesada lo dejaron escapar de la prisión de Puente Grande, Jalisco; en la administración de Felipe Calderón Hinojosa no pudieron o no quisieron detenerlo; con el regreso del priísmo, a poco más de un año de gobierno de Enrique Peña Nieto, se logró su reaprehensión, mediante la estrategia que prioriza la inteligencia policíaca y militar.
 
No cabe la menor duda, para cambiar la situación de verdadero caos que heredó al país la “docena trágica”, la única y exclusiva vía radica en la decisión política presidencial, y Enrique Peña Nieto está en esa posición, que nos parece es indeclinable.
 
Para lunes 24 de febrero de 2014
 
– Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor mexicano, www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.mx, y www.clubprimeraplana.com.mx