Casi un mes después de iniciada la "ofensiva contra la guerra económica", el gobierno de Maduro se fortalece con una rebaja general en los precios, un hecho inédito en la historia de Venezuela. Cuando resta menos de una semana para las elecciones municipales del 8 de diciembre, las políticas para regular la inflación vienen mostrando resultados positivos.
 
Desde el 6 de noviembre hasta hoy, el escenario político parece haber cambiado completamente. El gobierno tomó la iniciativa, primero comenzando a fiscalizar masivamente los precios de las grandes cadenas distribuidoras; después logrando la aprobación de la Ley Habilitante y ahora avanzando en normativas legales dirigidas a controlar la usura empresaria, que en los últimos meses se había generalizado en casi todos los sectores de la economía. 
 
Electrodomésticos, textiles, juguetería, insumos para el transporte, artículos de ferretería fueron los sectores que más aumentaron los precios injustificadamente, a la expectativa de quedarse con una porción considerable de los aguinaldos, que se cobraron mayoritariamente en noviembre. Los aguinaldos en Venezuela representan sumas importantes: un equivalente a tres salarios y en muchos casos, además, alguna otra bonificación especial. Es decir que en estos momentos hay relativamente mucho dinero en los bolsillos de las familias trabajadoras, que salen a comprar sus regalos navideños y también invierten en bienes durables para su hogar o emprendimiento. 
 
Acciones contra los sobreprecios
 
Las inspecciones son realizadas con participación de instituciones estatales como Indepabis y Sundecop; de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de organizaciones del poder popular, como consejos comunales y movimientos sociales. Se constatan las irregularidades y se ofrecen los productos a la población a precios justos. En varios casos, se tomó control temporario de la tienda y se denunció a los empresarios al ministerio Público, por usura, evasión impositiva y fraude contra el Estado venezolano. Esto ha tenido un efecto ejemplificador y muchos comercios están bajando sus precios luego de esta primera etapa.
 
Según datos oficiales difundidos el viernes pasado, de 1705 establecimientos inspeccionados hasta ese momento, sólo 24 no especulaban. Un 1,4 por ciento. En los demás, los sobreprecios llegaron hasta niveles escandalosos, como la cadena de venta de productos eléctricos que remarcaba hasta un 12 mil por ciento. Y lo "normal" era que el promedio de los los precios fuera tres o cuatro veces más que su precio justo.
 
Pero esto no sólo significaba para las principales cadenas empresarias una ganancia extraordinaria, a costa del salario. El proceso inflacionario abonaba un proceso de desestabilización en curso, que tiene a la guerra económica como una táctica central y que apostaba a llegar a las elecciones de concejales y alcaldes del 8 de diciembre con un país incendiado.
 
Pero la baja de precios registrada y la energía que ha mostrado el gobierno en la aplicación de este plan integral contra la inflación, han transformado la coyuntura electoral y en general, el escenario político.  
 
8-D
 
En un panorama que se vislumbra relativamente parejo, parece improbable una catástrofe electoral del chavismo, que ayude a deslegitimar la vigencia de la Constitución, por ejemplo promoviendo la salida anticipada de Maduro, como han anunciado repetidamente desde el 14 de abril los dirigentes derechistas agrupados en la MUD. Salvo algún acontecimiento impactante que pueda sobrevenir en esta semana, razón por la cual la FANB y los cuerpos de seguridad se encuentran activados y en alerta máxima. 
 
En una entrevista en el programa José Vicente Hoy, este domingo Nicolás Maduro aseguró que se conformará un Observatorio electoral, que realizará un seguimiento y eventualmente actuará "con todo el peso de la ley" ante un hecho de violencia. Todavía están frescos los recuerdos de los asesinatos del 15 y 16 de abril, cuando sicarios vinculados a la derecha asesinaron a once personas, entre ellos a un niño y una niña, en ataques en diferentes regiones del país.
 
De no mediar una sorpresa de último momento, este domingo es más probable que el chavismo encuentre algún triunfo resonante recuperando alguna alcaldía de manos de la oposición a que suceda lo contrario. Un resultado de virtual empate, como se espera, difícilmente habilitaría una posibilidad de golpe institucional.
 
Hacia un nuevo orden económico
 
Ahora el gobierno se encuentra a la ofensiva y va por regulaciones que mantengan estabilizada la economía de forma permanente. Luego de la aprobación de la Ley Habilitante el 19 de noviembre, Maduro sancionó la ley de costos y precios, que plantea un margen de ganancia máximo del 30%. Además, creó el Centro Nacional de Comercio Exterior y la Corporación Venezolana de Comercio Exterior, para regular el manejo de las divisas, las importaciones y las exportaciones. Además, el viernes decretó un régimen transitorio que puso precios máximos a los alquileres. Y entre otras medidas, se anunció la ocupación temporal de la empresa trasnacional Smurfit, con posición monopólica en el mercado de los empaques para alimentos y a quien se le encontraron sobreprecios de entre el 166 y el 372%.
 
Este domingo, en la inauguración de una nueva estación de Metro en Los Teques, la capital del estado Miranda, aseguró que "venimos a construir una ética del trabajo". "Sólo el trabajo logrará que podamos construir un país sostenible, no la robadera, no la especulación, no la riqueza fácil. Tenemos que superar la mentalidad rentística de una vez y construir un mentalidad productiva de trabajo. El socialismo es el camino". 
 
También aseguró que "el martes la Asamblea Nacional aprobará el Plan de la Patria 2013-2019 -plataforma electoral elaborada por Chávez y ratificada en dos elecciones-, para convertirlo en ley de la República, de acuerdo a lo que señala la Constitución".
 
Fernando Vicente Prieto, desde Caracas.
 
Fuente: Periódico Marcha (Argentina)