Según cifras de la PNC en 2012 recibieron 1.664 denuncias de lesiones contra mujeres
 
Si  bien es cierto en los últimos años en El Salvador se han aprobado leyes que protegen a las mujeres contra la violencia en todos sus ámbitos y multitudinarias marchas han llamado la atención de medios de prensa, de tomadores de decisión y de diversos grupos de la sociedad, muchas mujeres, como “Marina”, aseguran que la vergüenza, el miedo a ser juzgadas hacen que callen  el suplicio que viven junto a sus parejas.
 
“El temor a ser criticada, a que se burlen y hasta que no le crean hace que una mejor se calle, no diga nada, pese a que los que están cerca de usted lo sepan, porque a veces los golpes me dejaban moretes en los brazos, algún aruñón. Con eso la gente sabía que algo pasaba, pues me veían que no trabajaba, no estudiaba y solo en casa pasaba, ¿quién más me iba a moretear?, pero existe una especie de complicidad de guardar silencio ante esas situaciones”, asegura Marina, una mujer de 29 años, que recién se graduó de la universidad de la carrera de psicología.
 
Marina tenía 20 años cuando se fue a vivir con su pareja quien era diez años mayor que ella, tuvieron un año “color de rosa, aunque yo sinceramente tenía miedo porque él mucho tomaba y así borracho llegaba a la casa”,  pero luego “él se volvió posesivo, yo iba a la universidad y me celaba, me hostigaba al punto que dejé de ir, solo para satisfacerlo y me quedé en la casa”. Asegura que él tenía un empleo que le permitía un nivel de vida holgado, por lo tanto Marina no se vio en la necesidad de trabajar.
 
Al cabo de un año la vida le cambió totalmente, justo cuando ella le dijo que quería regresar a la universidad y trabajar, “parece que le dije que lo quería dejar”. El alcoholismo de su pareja aumentó, al grado que cuando llegaba a la casa le gritaba y si ella trataba de defenderse le pegaba. “Me tenía bajo amenazas y ya me había ganado el valor”, narra la joven quien salió de ese círculo de violencia hace cuatro años con la ayuda de su madre, quien la llevaba a consejería en la iglesia donde ella se congrega.
 
“Al principio me daba miedo hablar y decir lo que realmente me pasaba, yo le negaba todo a quien me preguntaba algo, con mi madre hasta me enojaba, eso era un desastre. Cuando yo lo veía llegar a la casa era un martirio ese miedo de que volviera a pegarme, a ultrajarme, pero al final al contarle a mi madre lo que pasaba me ayudó a salirme de la casa y recibí ayuda emocional en la iglesia a la que va, me costó librarme de la persecución, no puse denuncia ni nada porque quizás ni me iban a creer, si ya no tenía los moretes ni nada”, dice Marina.
 
Como Marina hay más caso que se conocen pero que se callan porque el miedo a diversos factores pone un sello que no permite denunciar a aquel que violenta a una mujer en diferentes formas: física, psicológica, verbal, entre otras.
 
Recientemente el ISDEMU dio a conocer el Informe sobre el estado y situación de la violencia contra las mujeres en El Salvador, periodo enero 2012 a junio 2013; en dicho documento retoman datos estadísticos aportados por la Policía Nacional Civil (PNC) y el Instituto de Medicina Legal (IML), según los cuales -en 2012- se registraron 321 muertes violentas de mujeres, mientras que en el periodo de enero a junio de 2013 han sido 83.
 
En 2012, las cifras de la corporación policial reportan un total de 1,664 denuncias de lesiones contra mujeres, 7.284 denuncias por amenazas, 1.332 denuncias por violencia sexual y 2.493 denuncias de violencia intrafamiliar.
 
Multitudinaria marcha a favor de las mujeres
 
Y precisamente para hacer valer los derechos de las mujeres y recordar que se hay leyes que debe hacerse cumplir  es que este 25 de noviembre Día  Nacional e Internacional de la No Violencia contra las Mujeres, cientos de féminas marcharon desde el bulevar de los Héroes hasta el Centro Judicial Isidro Menéndez.
 
Las consignas decían emanaban euforia y conciencia cuando repetían que cesaran los feminicidios, la violencia y la discriminación de todo tipo en contra de las mujeres, que en El Salvador forman más del 50 por ciento de la población.
 
Esta mañana en otro acto alusivo a la no violencia contra las mujeres, la Primera Dama de la República, Vanda Pignato, hizo un recuento de los avances que las mujeres salvadoreñas han logrado para el respeto y goce de sus derechos, entre ellos destacó la aprobación y entrada en vigencia  de la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres y su respectiva política, la ley de Igualdad, Equidad y Erradicación para la Discriminación en contra de las Mujeres, y los importantes resultados en atenciones y servicios brindados a través del programa Ciudad Mujer.
 
Francis Góngora, de la Concertación Feminista Prudencia Ayala señaló durante la marcha que en el país existen leyes pero “falta voluntad para hacerlas cumplir, razón por la cual estamos acá frente al Centro Judicial para exigirles a los jueces y juezas que las hagan cumplir y que ya basta con la impunidad”.
 
En la multitudinaria marcha la cual fue organizada por la Concertación Feminista Prudencia Ayala, participaron mujeres de diversos departamentos de El Salvador y otras organizaciones feministas.
 
Violencia ha aumentado, dice titular de Salud
 
El pasado miércoles la titular del Ministerio de Salud (MINSAL), María Isabel Rodríguez, expresó que “la violencia contra la mujer está creciendo, y no solo en número, sino en saña (…) esto en sus formas requieren profundización y estudio”.
 
Rodríguez recordó uno de los casos más violentos suscitados este año y es el de la Silvia, una mujer que fue quemada por su compañero y murió días después en el hospital, pues tenía el 94 por ciento de su cuerpo con quemaduras. 
 
De acuerdo al MINSAL, los traumatismos y las contusiones pasaron del primer lugar en 2010 y 2011 a un segundo lugar en 2012 con 111 casos.
 
Según el MINSAL del total de atenciones a mujeres por violencia intrafamiliar durante 2012,  866 casos, que forman el 60 por ciento, correspondió a violencia psicológica; el 24.9, es decir 219 casos, a violencia sexual y 219 casos, el 15.2 por ciento, a violencia física.
 
De igual forma la entidad de Salud detalló que 1.054 casos de mujeres agredidas fueron atendidos y ellas corrieron la suerte de salir vivas del nosocomio, sin embargo 99 mujeres fallecieron en el en el hospital por diversos padecimientos. 
 
 Lunes, 25 Noviembre 2013
 
 
Fotos ContraPunto