Nicolás Maduro, líder obrero, devenido parlamentario por el movimiento de cambios que produjo en Venezuela el Comandante Hugo Chávez y finalmente convertido en Presidente de la República, luego de que este último nos encomendara esa labor, ha hecho un llamado a refundar la nación sobre la base de una nueva ética en el ejercicio del poder político. El pilar fundamental de una revolución es su ética revolucionaria, que las mieles de los antivalores capitalistas tratan de corromper por todas las vías. En ese sentido, el Presidente nos ha llamado a transformarnos y transformar el sistema político para combatir la corrupción.
 
Este llamado fue hecho en el marco de la solicitud de poderes habilitantes por parte del Presidente Maduro, para combatir la corrupción y la guerra económica que los sectores de la burguesía han desatado contra el Gobierno Bolivariano. Ambos elementos, la corrupción y la guerra económica van de la mano, porque la burguesía parasitaria venezolana, que sigue órdenes directas de los centros de poder imperial, ha permeado en sectores del gobierno que se convierten en aliados económicos, no sólo para el enriquecimiento ilícito particular, sino para impedir el avance de los procesos de cambio.
 
En varias ocasiones el Comandante Chávez se refirió a este tema. En el año 2000 anunció la necesidad de una “nueva moral pública”, la importancia de que junto a la refundación de la República nacida de la constituyente, no sólo se generara un nuevo sistema político, sino que éste debía acompañarse de una nueva ética. Una ética de la responsabilidad, donde cada uno de los actores políticos asuma su función y las consecuencias que ésta genera. El Comandante Eterno fue un ejemplo de liderazgo responsable, el país fue espectador de los distintos momentos en los cuales Chávez asumió la responsabilidad, en una época donde la política se encontraba oscurecida.
 
El Presidente Maduro en su discurso se refirió en varias ocasiones a Enrique Dussel, miembro de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad y ganador del Premio Libertador al Pensamiento Crítico 2009. A su vez, resaltó la importancia de los intelectuales en esta labor de lanzamiento de una ética revolucionaria, que se extiende desde los espacios del ejercicio del poder hacia todas las capas de la sociedad. En este sentido, los intelectuales tienen como labor generar categorías éticas, que acompañadas de una práctica revolucionaria, vayan a toda la sociedad.
 
Enrique Dussel ganó el Premio Libertador al Pensamiento Crítico por su obra Política de la Liberación. Arquitectónica donde desarrolla una fundamentación del campo político basada en tres niveles: el material, el formal y el de factibilidad. En todos ellos habría un cuerpo de instituciones, así como principios fundamentales que orientan la acción. Esta arquitectónica de lo político se fundamenta en una definición positiva del poder, en una nueva ontología política que parte desde la comunidad de la vida.
 
En un libro anterior 20 tesis de política, el filósofo argentino radicado en México, desarrolla todos los elementos de su política de la liberación, tanto en su dimensión arquitectónica como crítica. Dussel inicia su explicación hablando sobre el fenómeno del fetichismo del poder (su corrupción originaria), recuperando una concepción según la cual éste reside soberanamente en la comunidad política. Dicho poder estaría de forma potencial en la comunidad, siendo las instituciones políticas el lugar en el que se despliega su ejercicio que, en principio, debería ser siempre obediencial.
 
Esta definición del poder fue tomada por el Presidente Maduro como base para afirmar que ningún líder de la revolución bolivariana se encuentra ejerciendo el poder para sentirse cómodo, para utilizarlo con fines personales. El origen de la corrupción se encuentra en el momento en el que los políticos consideran que el poder es algo que les pertenece y no algo que se ejerce delegadamente en relación a la satisfacción de un pueblo. Se trata de un poder fetichizado, que permite el ejercicio corrupto de la política por parte de quienes hacen uso de las instituciones para satisfacer sus intereses particulares.
 
Los intelectuales estamos llamados a sumarnos en esta lucha contra la corrupción y la guerra económica. Debemos trabajar desde todas las trincheras en función de refundar la República sobre la base de una nueva ética revolucionaria, donde el poder se ejerce siempre de forma obediencial, respondiendo a los mandatos del pueblo, en función de lograr un constante crecimiento de la vida.
 
14/10/2013
 
Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad
Cap. Venezuela
 
Article printed from Humanidad en red: http://humanidadenred.org.ve
URL to article: http://humanidadenred.org.ve/la-corrupcion-de-lo-politico/
Image: http://humanidadenred.org.ve/wp-content/uploads/2013/10/dec8940b-802a-4da2-8d60-2948db1e36b8.jpeg