El furor artiguista por los 200 años de las Instrucciones del año 13 no deben ser palabras nada más. Hay lineamientos políticos, económicos y sociales de nuestro Prócer Don José Artigas muy claros allí, y todavía existen intereses interesados en mantener aristocracias inconfesas renuentes a la equidad.
 
El debate planteado por nuestro Presidente Mujica y por el partido de Gobierno Frente Amplio a releer y pensar qué dice el Padre de la Patria, su vigencia y cuánto aplicamos de su ideario y cuánto falta, es una maravilla ciudadana.
 
Ahora algunos tiran ideas sensacionales, pero mientras fueron Gobierno, Artigas estuvo encerrado en el mausoleo.
 
Tenemos hoy la oportunidad cívica de asegurar democracia republicana siguiendo a Don José, y cuanto más equilibrio en la sociedad menos clasismo y cuanto más artiguismo menos privilegios a costa de más infelices. “Naidesmasquenaide” parece sencillo. Pero la realidad institucional es desigual de raíz y para igualar hay que diferenciar, porque muchos y muchas quedaron fuera de la foto aunque haya textos que dicen lo contrario. 
 
Escuchando a las comunidades charrúas reclamar políticas públicas, reconocimiento, ser actores sociales con participación como fue en las luchas por la autonomía del pueblo oriental, hacer oir su voz más allá del 11 de abril Día de la Nación Charrúa y la Identidad Indígena en Uruguay; nace nuestra inquietud por el Artigas vivo que nos plantea Pepe Mujica, el que decía de los indios “recordemos que ellos tienen el principal derecho”.
 
Y se me antoja pensar en su escudo “con Libertad no Ofendo ni Temo” y las imágenes allí reunidas.
 
Carlos Maggi, por primera vez estudia este emblema en su totalidad, señalando la presencia de la asimetría y símbolos desiguales en clara alusión a las diferencias sociales y una balanza que alude al fin de los abusos hacia los pueblos sometidos.
 
Aquí algunas de sus palabras:
 
"A la derecha: cañón, tambor, lanza y espada; y una bandera de Artigas, con la franja en diagonal".
 
"A la izquierda también aparecen insólitamente ¡un carcaj con flechas, sustituyendo al tambor, y un arco de flechas, sustituyendo a la espada!".
 
"Se hace evidente, al prestar atención a los adornos, que la balanza de la igualdad proclama, inequívocamente, la igualdad entre indios y blancos (además de la igualdad republicana entre plebeyos y nobles)".
 
"Por si quedara alguna duda, encima de todo, como cimera, en vez del consabido yelmo o el sol de siempre, corona el escudo ¡una lujosa diadema de plumas!".
 
"Ninguno de los objetos charrúas que incluye este emblema, es de uso tradicional en heráldica y mucho menos, cosa civilizada. El pobre Domingo Faustino Sarmiento se hubiera escandalizado, ante esta exaltación de la barbarie".
 
"Nada fue puesto en este emblema por casualidad o sin querer. El escudo fue en su momento, un manifiesto radical y muy agresivo".
 
"¡¿Cómo habrá caído en el Montevideo de principios del siglo XIX (una ciudad monárquica y aterrorizada por los malones), este homenaje nacional a los infieles incendiarios, asesinos de hombres y robadores de mujeres?! ¿Cómo habrá caído entre los señoritos de Buenos Aires este bofetón indígena? ¡Las plumas con las cuales se adornaban los indios, puestas en el escudo de la Provincia Oriental!".
 
“Los charrúas no sabían leer, pero podían entender un dibujo. Llevaban siglos siendo desplazados y perseguidos. El escudo pues, fue inventado para tenerlos en cuenta y para que ellos lo supieran.”
 
"Si Artigas hace figurar el arco y la flecha, las plumas de adorno y la pitanga, es porque los destinatarios de esa alusión eran capaces de mirar el dibujo y entenderlo".
 
¿Cuándo entenderemos nosotros?
 
ATABAQUE