La medida es bastante riesgosa puesto que la volatilidad, inestabilidad financiera, paraíso fiscal y lavado de dinero son algunas de las palabras que han comenzado a repetirse entre los expertos.

Este miércoles 9 de junio el Congreso salvadoreño dominado por el partido Nuevas Ideas del actual presidente Bukele aprobó sin ninguna discusión ni consultas con el pueblo que el Bitcoin (criptomoneda) se convierta en moneda de curso legal en 90 días después de esta fecha. De esta forma, El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en adoptar al Bitcoin de manera oficial y sin una consulta a los sectores económicos del país. Fueron 62 votos a favor de 84 votos posibles, los legisladores dieron luz verde después de la medianoche del martes para crear la ley y para usar el Bitcoin, a pesar de la preocupación por el impacto potencial en el programa de El Salvador con el Fondo Monetario Internacional.

 

Por su parte, el presidente Bukele ha promocionado el uso de la criptomoneda por su potencial para ayudar a los salvadoreños que viven en el extranjero a enviar remesas de regreso a casa, al tiempo que asegura que el dólar estadounidense también continuará como moneda de curso legal. En este orden, el presidente quien envió la iniciativa a los legisladores dijo que esta ley ayudará a generar empleos en el corto plazo y favorecerá a la inclusión financiera de miles de personas que están fuera de la economía formal. Desde luego su discurso es parecido a la justificación que dio el expresidente Francisco Flores de ARENA cuando dolarizo la economía en el año 2001 en otro madrugón para que el pueblo no se diera cuenta.

 

Entre otras cosas, la norma aprobada establece que todos los precios podrán ser expresados en Bitcoin y que todas las contribuciones tributarias podrán ser pagadas en la criptomoneda, pero que, para fines contables, se mantendrá el dólar como moneda de referencia. Desde luego, el presidente a su estilo en la cuenta de Twitter dijo que “La Ley Bitcoin es ambiciosa, pero sencilla, además está bien estructurada para que tenga riesgo cero (…) El Gobierno garantizará la convertibilidad al valor exacto en dólares al momento de cada transacción”. Además, el presidente sostuvo que, “El uso como moneda de curso legal en El Salvador del bitcoin, que cotizaba 35,216.77 dólares, de acuerdo con datos de Refinitiv Eikon, entrará en vigor en 90 días, con el tipo de cambio bitcoin-dólar fijado por el mercado”.

 

Según algunos especialistas de economía la medida es bastante riesgosa puesto que la volatilidad, inestabilidad financiera, paraíso fiscal y lavado de dinero son algunas de las palabras que han comenzado a repetirse entre los expertos, tras aprobarse el uso del bitcoin en el país. Además, ante la aprobación de la nueva ley que legaliza el uso del bitcoin en la economía salvadoreña, de parte de la Asamblea Legislativa, las advertencias de reconocidos economistas no han cesado y se amplían debido a lo que consideran una serie de dudas sobre la normativa ya que en esta nueva legislatura los proyectos de ley ni se conocen ni se discuten, simplemente se presentan y se aprueban sin medir las consecuencias.

 

Para el caso, “el expresidente del Banco Central de Reserva, Óscar Cabrera, es uno de los destacados profesionales que advierte sobre las peligrosas consecuencias a las que se expone el país con esta nueva modalidad, por lo que sugirió abiertamente no entrar en ese terreno, que afectaría especialmente al pueblo” (Jiménez, 2921). Sin embargo, la medida fue aprobada sin consultar a nadie porque ni los mismos diputados que aprobaron la ley saben explicarla.

Oscar Cabrera explico las peligrosas fluctuaciones de estos cripto activos como el bitcoin fue una de las razones porque los bancos de la región, reunidos hace varios años para analizar estos modelos financieros, desistieron de implementarlos. En este orden manifestó que: “El bitcoin es un activo y por lo tanto, esto se va a transformar en un paraíso fiscal, obviamente; aquí vamos a crear una burbuja y esta burbuja tarde o temprano puede romperse con impactos negativos en las condiciones de vida de la población”.

 

Es de tener claro que el Bitcoin según el equipo Maíz “no es dinero en físico, no tiene equivalentes en monedas de metal o billete de papel. Es solo virtual y se maneja a través de aplicaciones en celulares, computadoras y cajeros. La normativa aprobada permite que el Bitcoin se utilice para indicar precios, pagar salarios, pensiones e impuestos, ahorrar y dar créditos”. Además, su valor se fijara en relación al dólar. Al 10 de junio un Bitcoin valía 36 mil dólares, pero ese valor cambia mínimo cada 10 minutos de forma imprevisible y a veces drástica, mucho mas que el dólar, el euro o el yuan, porque ningún organismo lo regula ya que solo depende de la compra y venta de individuos anónimos.

 

Sin duda los impactos con la Ley Bitcoin serán muchos. Por ejemplo: cualquier establecimiento debe aceptar pagos en Bitcoin. Entonces los bienes y servicios tendrán un precio en dólar y su equivalente en bitcoin. Es decir habrá una convertibilidad que la población le cuesta entender así como paso con la dolarización y los más humildes siempre salen perdiendo. También si se compra en bitcoin no se sabrá el precio real hasta cuando haya que pagar. Igual para recibir un pago, como el salario, la pensión o un cobro.

 

También las transacciones por bitcoin son un riesgo, es como pagar a la ruleta risa. Por ejemplo: en abril un bitcoin valía 64 mil dólares y al 10 de junio paso a valer 36 mil dólares, en dos meses su valor en dólares se redujo a la mitad, ahora bien, si  para lo contrario y sube de valor , le va bien a quien higa la operación, pero no se puede prever.

 

Nelson de Jesús Quintanilla Gómez es sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales Mención Gerencia y Profesor Universitario de la UES en la FMOtal. De San Miguel.