El Gobierno va a ajustar, pero “apura” el aporte extraordinario de los multimillonarios para “parecer progresista”, y por eso mismo envió el proyecto de interrupción legal del embarazo. El Presidente y la Vice están distanciados como nunca, aunque tal vez pronto se reúnan. La deriva editorial opositora da indicios de cierto desquicio argumental para apegarse a su apuesta permanente, que es la ruptura del Frente de Todos.

 

Así, en el suspiro de un par de días puede leerse en las mismas páginas que Alberto Fernández discrepa con el aporte extraordinario, pero envía a tres ministros a la sesión de Diputados solo para ejercitar la simulación.

 

En el mismo tren, el kirchnerismo es presentado como un “ajustador serial” y por ello proclive al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, pero entonces se vuelve difícil dar con un relato que explique la carta de los senadores contra nuevos padecimientos de los sectores más postergados del país. ¿Qué decir? Pues que “Ella” es mala, quiere hacer daño y bombardea las negociaciones. Así, manda a escribir una “carta suicida”, como la llamó Pagni en La Nación.

 

Malabares, en fin, en títulos y opiniones que van y vienen, porque después de meses de combatir al ministro Guzmán por el “excesivo gasto público” y la “emisión descontrolada”, en las últimas semanas es atacado por proponer la búsqueda paulatina del otrora endiosado “equilibrio fiscal”.

 

Abunda, en cambio, la más cerrada y fanática unanimidad en el combate editorial contra el aporte extraordinario aprobado en Diputados. No hubo día que faltara en Clarín, La Nación e Infobae una “noticia” y una opinión contra el proyecto. El banquero Brito atizó este fuego el lunes 16 dándole a Infobae combustible para que anunciara una “rebelión fiscal” en letras de molde. A pesar de esta militancia opositora radicalizada, luego de su deceso Brito fue convertido por Clarín en “banquero de los peronistas”.

 

Compartiendo por enésima vez inspiración, Pagni y Bonelli apelaron a la figura de Robin Hood para aplicársela al kirchnerismo que a la vez es, insistieron al unísono, ajustador. Naturalmente, estos medios y todos y todas sus columnistas actuaron como redactores de diario oficial de la Asociación Empresaria Argentina, con la consabida muletilla que aterra a las desinformadas clases medias: “Amenaza a la propiedad privada”.

 

No hubo periodista independiente que no aplicara estas consignas pero hay quienes sintieron más compromiso con la causa patronal, como Sofía Diamante de La Nación, que para condenar el aporte extraordinario apeló a la frase nunca dicha de “la gota que rebalsó el vaso”. Es que se suma -tipeó- a otras atrocidades como la prohibición de despedir en medio de la pandemia, la declaración de las telecomunicaciones como servicio público e incluso el malogrado intento de expropiar la empresa Vicentín. Eso sí, esta nota tiene la excepcionalidad de incluir una voz discordante, la del dirigente empresario José Urtubey, cuando dijo que sí hay diálogo con el Gobierno.

 

Tal vez por este desconcierto el énfasis giró el domingo 22 a un tema más accesible para la oposición mediática: las diferencias dentro del oficialismo por el sistema para designar procurador de la Nación y sobre quién será finalmente el candidato del Frente de Todos.

 

Varios y varias columnistas aplicaron la figura “ellos no se ven desde septiembre”, en el propósito de dejar asentado un distanciamiento entre el Presidente y la Vice. Lejos quedaron los tiempos en que el grave problema político es que hablaban mucho, “todos los días”, “a cada momento”, lo que alimentaba la leyenda de un presidente incapaz de decidir nada y postrado ante Ella.

 

Más de un año y medio de anuncios reiterados de caos y destrucción del Frente de Todos no alcanzan todavía para desalentar el deseo, a pesar de versiones sobre la posibilidad de una reunión próxima entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner. El domingo, Rodríguez Yebra copia el argumento de la “falla de origen” del Frente, a un suspiro nostálgico de la calificación del peronismo como el “hecho maldito” de la historia nacional.

 

Pésima relación, está todo mal, “no se hablan desde septiembre”, refuerza en el mismo diario Dapelo, pero por coraje o decoro se permite un matiz: la “ruptura” que el diario fogonea “no se traducirá en una acción concreta” y la unidad “no está en riesgo”. Algo así como una ruptura total y letal pero a la vez abstracta: aporte sin dudas original para la filosofía política.

 

Ante semejantes exigencias teóricas, no puede sorprender que redactores de Clarín (Roa, recitado luego por Longobardi en la radio de la misma empresa), La Nación (Pagni y Jacquelin), Infobae (Aulicino) copien y peguen la tipificación del presidente como un simulador que, para parecer “progre”, envía el proyecto de interrupción legal del embarazo.

 

La monstruosa ministra de Educación porteña, Acuña, que en unos pocos segundos se las arregló para insultar a la docencia, a las personas mayores y a las pobres, consiguió respaldo editorial, en títulos de tapa de Clarín y en reiteradas alocuciones extremistas de Laura di Marco, de La Nación. Coronó el sábado Miguel Wiñazki, quien expulsó dos o tres párrafos wiki/pédicos en Clarín sobre teoría del adoctrinamiento, y sumó quejas porque la emisora latinoamericana Telesur fue respuesta en el menú de canales de la Televisión Digital Abierta.

 

¿Se lleva este pensador el galardón de empleado de la semana? Tal vez lo disputa con su jefe, Ricardo Kirschbaum: escribe que Alberto Fernández fue el primero en saludar a Joe Biden como presidente electo de Estados Unidos. Pero, con verbo burlón, agrega que el primer llamado de Biden a la región fue para el represor chileno Sebastián Piñera, con quien el futuro jefe de la Casa Blanca tiene amistad estrecha.

 

Pero lo peor no es esto, sino el atrevimiento de “confrontar” con Estados Unidos, lo cual se expresaría en el hecho de que el canciller Solá se reunió con Ella, sí, con la mismísima Ella, y además hizo declaraciones en las que habló de acuerdos y coincidencias ¡con China! ¡¡Oh my God!!

 

Que nadie diga que la Embajada tiene dificultades para hacer propaganda política en la Argentina.

 

22 de noviembre de 2020

https://www.comunanet.com.ar/renovada-apuesta-editorial-por-el-caos/