Música y canciones, al paso testarudo de la Revolución Bolivariana. En la sala Bicentenario del Hotel Alba Caracas, la apertura del Foro de San Paulo XXV. La Orquesta Nacional Simón Bolívar actúa en una salsa fascinante, luego da paso a un grupo de baile palestino y a un niño que lee magistralmente un poema de Mahmoud Darwish. La sala, más de 700 representantes de 190 movimientos comunistas, progresistas y movimientos populares procedentes de todos los continentes, se pone de pie. A lo largo del día, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, se puso la kefia, símbolo de la Palestina ocupada, alrededor de su cuello.

 

La autodeterminación de los pueblos está en el centro de esta reunión y siempre ha dictado la agenda del gobierno bolivariano, tanto de Hugo Chávez como de Nicolás Maduro, quien asumió la presidencia del Movimiento de Países No Alineados, MNOAL, (la segunda organización internacional más grande después de la ONU) durante su primer mandato.

 

“Este es un julio de victoria, redención y memoria histórica”, dice desde la mesa de los organizadores (del PSUV y de los partidos aliados) Adán Chávez, hermano mayor y mentor del Comandante. El día de nacimiento del Comandante, el 28 de julio, hace 65 años, concluirá las reuniones del FSP: primero se producirá la declaración final, luego nos trasladaremos al Cuartel de la Montaña, donde descansan sus restos. El 24 de julio, en toda América Latina se recordó el nacimiento del Libertador Simón Bolívar, en 1783. El 25 de julio, fecha de la fundación de Caracas (1567), es también el día dedicado a las nativas de origen africano-latinoamericano, como recordó Carolis Pérez, anfitriona de la reunión. El 26 de julio, Cuba celebra el asalto del cuartel Moncada por los guerrilleros encabezados por Fidel Castro en 1953. Y el papel de Cuba en la Revolución Bolivariana, y presente en los niveles más altos al FSP, ha sido homenajeado en todas las intervenciones.

 

La organización, la integración y una agenda de lucha común en toda la región y en todo el mundo. Esta es la expectativa expresada por Adán Chávez con respecto a la declaración final, que el Foro siempre emite como conclusión. En el centro, la defensa de la Venezuela bolivariana y su “derecho a vivir en paz y decidir su propio destino”. Se espera que los participantes regresen a sus países para denunciar “el continuo golpe de estado, llevado a cabo en múltiples niveles (institucional, diplomático, mediático) por el imperialismo”, recientemente emitió nuevas sanciones.

 

Si el gobierno fuera impopular, continuó Adán, los visitantes del FSP recibirían informes de represión y tortura, falta de derecho de expresión, etc., y no agradecimientos por el apoyo y la solidaridad como está sucediendo en la calle con las delegaciones. Una bienvenida confirmada durante el largo recorrido por los paseos de la Feria del Libro de Caracas, que se desarrolla en el Teatro Carreño. Jóvenes, ecologistas, mujeres embarazadas que se refirieron a los beneficios del “parto humanizado”, pueblos originarios que celebraron buenos deseos, aplaudieron a las delegaciones y a los líderes del PSUV: Tania Díaz, Darío Vivas, Roy Daza…

 

Un gobierno tan odioso, ¿cómo podría resistir durante veinte años? Adán recordó el legado más importante que dejó Hugo Chávez: la unión cívico-militar, ganada en la resistencia a las “democracias camufladas” de la Cuarta República y consolidada en el proceso bolivariano, y luego la formación de la milicia. Un legado que impide que el imperialismo estadounidense y sus vasallos borren a la Revolución Bolivariana, más que nunca decidida a no volver atrás.

 

“Estamos aquí para decirle a Trump que Venezuela no está sola”, dijo Mónica Valente, secretaria ejecutiva del Foro de Sao Paulo y representante del Partido de los Trabajadores de Brasil, denunciando las sanciones criminales contra Venezuela y el feroz bloqueo económico que continúa contra Cuba. La brasileña, que vestía la camisa con las palabras “Lula libero”, expresó su apoyo “al presidente Maduro, un hombre de paz, y al diálogo que quiere, en curso con la oposición”. Y en este punto, la sala se puso de pie, cantando “Vamos, Nico”.

 

También es fuerte la denuncia contra los asesinatos en Colombia y contra el intento del gobierno de enterrar una vez más en la sangre el acuerdo de paz firmado por el ex presidente Santos con la guerrilla de las Farc, que luego se convirtieron en un partido político presente en el parlamento. En dos años, ya hay 137 ex guerrilleros asesinados con impunidad, denunció la delegación colombiana presente, anunciando la manifestación que se lleva a cabo hoy 26 en todo el país y que verá también movilizaciones de solidaridad en el exterior.

 

Gracias a las protestas populares, ocurrió una nueva crisis en Puerto Rico, donde el gobernador del “estado libre asociado”, un títere del colonialismo norteamericano, renunció. La delegación independentista recibió una cálida bienvenida en el Foro, que reiteró su compromiso de apoyar la autodeterminación de los pueblos, la lucha contra el uso político del poder judicial que llevó a la cárcel a Lula da Silva en Brasil o a Jorge Glas en Ecuador, y el respaldo a los presidentes que, como Evo Morales en Bolivia, mantienen abierta la perspectiva de la Patria Grande soñada por Bolívar.

 

“Venezuela y Colombia una sola bandera, Cuba y Nicaragua una sola bandera”, dijo Diosdado Cabello, concluyendo el encuentro. El vicepresidente del PSUV ha retomado algunos argumentos anticipados en su muy seguido programa “Con el mazo dando”, en el que disipa con ironía las mentiras de la oposición. “Aprecian las elecciones solo cuando ganan, como en la IV República cuando los resultados fueron anunciados por un canal de televisión y no por el CNE, porque el verdadero ganador ya lo habían vendido sin que nadie diga nada”, recordó al referirse a las elecciones de 1993 y a las denuncias de fraude contra Rafael Caldera. “Y si llegan al poder, agregó, se burlan de esa alternancia que hacen alarde a cada paso, incluso con cierta izquierda a quien le gusta las elecciones en las que el pueblo vota pero no elige. ¿Qué harían en Venezuela? Lo que hicieron en Brasil, poniendo a Lula en la cárcel, lo que están haciendo en Argentina, Ecuador, Honduras…”.

 

Y mientras la delegación hondureña cantaba la consigna de las protestas que piden la renuncia del fraudulento presidente Juan Orlando Hernández – “Fuera JOH” – Cabello continuó: “Al imperialismo le duele que durante la reunión de cancilleres, 120 países del MNOAL se hayan expresado en defensa de Nicolás Maduro. Y así nos atacan, y así vuelven a golpear la red eléctrica. Y así, con motivo del Foro de San Paulo, anuncian nuevas sanciones. Sin embargo, y lo decimos con gran humildad, no nos rendiremos: porque estamos haciendo una revolución. Podríamos haber ido más rápido y no tuvimos bastante éxito, y por esto nos disculpamos, pero estamos haciendo una revolución: un proceso en el que el pueblo decide y el poder significa poder hacer. Una revolución alegre y combativa. Tenemos tantas razones para hacerlo, por lo menos desde hace doscientos años. Hoy defendemos la revolución para todos los pueblos”.

 

Revisión del castellano Gabriela Pereira