Esta fórmula ha sido probada e implementada desde los orígenes de la política internacional hasta nuestros tiempos. Su vigencia es de absoluta actualidad.

 

 

1) Llama “régimen” a todo gobierno no alineado.

 

2) Acósalo y bloquéalo.

 

3) Destruye su economía.

 

4) Contribuye al caos social tanto como puedas.

 

5) Repite que el fracaso es prueba de que no existen alternativas.

 

6) Financia a los “luchadores por la libertad”.

 

7) Reemplaza sus gobiernos irresponsables por regímenes amigos.

 

8) Llámalo “restauración de la democracia”.

 

9) Suspende el acoso y el bloqueo económico.

 

10) Envía barcos llenos de capitales con “ayuda para el progreso”.

 

11) Asegura la “libre competencia” para tus negocios.

 

12) Repite.

 

 JM, abril 4, 2019.