El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, bajo la presidencia de Nicolás Maduro Moros, se ha retirado de la Organización de Estados Americanos ante el  acoso permanente de su Secretario General Luis Almagro, conjuntamente con algunos gobiernos de la región de nuestra América como Argentina, Colombia, México, Brasil y Paraguay, bajo la TUTELA de Estados Unidos y Canadá, lo cual significa que ya ese organismo no representa en su totalidad al continente, pues ni Cuba ni Venezuela forman parte del mismo.

OEA: intervencionismo….y silencio cómplice

La Organización de Estados Americanos cumple sesenta y cinco años desde que fue fundada en Bogotá, 1948, en medio del asesinato del líder colombiano Eliecer Gaitán. El papel de mediador de diálogo ante la crisis que han vivido algunos países ha sido nefasto, incluso desde su seno se han decidido intervenciones con un alto saldo de muertos. En 1954, al OEA, guarda silencio ante la invasión a Guatemala para derrocar al gobierno nacionalista de Jacobo Arbens. Posteriormente en 1961 apoyan la  intervención militar de Estados Unidos a Cuba conocida como la Invasión de Bahía de Cochinos (1961), la cual fracaso e hizo que por primera vez el imperialismo mordiera el suelo de la derrota en Nuestra América. En 1965 la OEA guarda silencio ante la intervención de Estados Unidos a Santo Domingo para frenar el gobierno progresista de Juan Bosh. En 1982 hace silencio cómplice ante la invasión por los ingleses de la Islas las Malvinas. En 1983 se produce la invasión estadounidense a la Isla de Granada cuando el gobierno revolucionario de Maurice Bishop el 25 de octubre de 1983. Esa operación militar integrado por mil quinientos marines y trescientos soldados se llamó   Furia urgente y para ese momento Estados Unidos contó con el apoyo de los gobiernos tutelados de Barbados y Jamaica y los votos de la OEA. Por cierto con esta invasión los marines bombardearon al hospital psiquiátrico de esta pequeña isla y asesinaron una decena de cubanos desarmados que no eran militares, eran ingenieros y técnicos civiles que estaban ayudando a construir el aeropuerto de esa isla para impulsar el turismo y hoy por ironía de la historia el aeropuerto lleva el nombre del expresidente asesinado Maurice Bishop.

 Por último la OEA también guardó silencio cómplice ante el golpe de Estado contra el gobierno legítimo de Beltran Aristide en 1992. Este organismo, violando sus principios de no intervención, en los últimos dos años arreció en una estrategia de desarticular conjuntamente con la oposición radical venezolana el proceso Bolivariano, encabezado por el presidente Nicolás Maduro, elegido democráticamente. La estrategia es desestabilizar a como dé lugar a nuestro país quien ha venido jugando un papel esencial en la lucha para una nueva integración, creando nuevas formas de integración como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), Petrocaribe y UNASUR, en las cuales estratégicamente no fueron incluidos ni Estados ni Canadá. Ese proceso de reintegración, iniciado desde Venezuela se opone al proceso de integración tutelado que hasta 1998 había impulsado Estados Unidos. Demasiado ya habíamos aguantado en ese organismo que sin Cuba ni Venezuela se puede decir que ya no es representativo de nuestra América. La canciller Delsy Rodríguez convocó para hoy a una reunión de la Celac en El Salvador con la finalidad de discutir el tema de la agresión contra Venezuela, tanto interna como internacional, hoy será un buen indicador si la CELAC sostiene o no sus principios para lo que fue creada.

 ¿Después de la OEA qué?

 “Venezuela se retira de la OEA por dignidad, por su independencia, soberanía, la paz y el futuro de nuestra patria”, expreso la Canciller Delcy Rodríguez, lo cual consideramos una posición no solo antiintervencionsita sino antimperialista. Nuestro país seguirá mirando hacia el sur-sur, seguiremos con nuestros bloques de integración donde seamos escuchados respetando nuestra autonomía y soberanía y donde el diálogo sea de respeto pleno. Retirarse de la OEA significa no seguir en un organismo, que, como acabamos demostrar, obedece a la política del gran garrote y de la doctrina Monroe. Jamás se había visto un Secretario General que violara abiertamente los estatutos y principios de esa organización y que se prestara a crear un crimen intervencionista hacia nuestro país como lo está haciendo Luis Almagro quien es la pieza clave de la oposición ante los gobiernos neoliberales de la región. Que los diez y nueve países que se han prestado para esa manipulación estén atentos, pues algunos de ellos pudiera ser la próxima víctima.  

CHU CHE RIAS

—Mayo, mes de la afrovenezolanidad, propuesta hecha a la Asamblea Nacional por las organizaciones como Red de Organizaciones Afrovenezolanas y la Red Afrodescendientes de Venezuela, pilares del Movimiento Afrorevolucionario Juan Ramón Lugo

—-5 de mayo IV coloquio sobre Pedagogía Cimarrona en homenaje al profesor Luis Bigot, organizado por la zona educativa del Estado Carabobo y el Movimiento Afrorevolucionario Juan Ramón Lugo. Valencia, sede Corpocentro, Av. Bolívar. 9am. Escriba al correo pedagogiacimarrona2017@gmail.com

—- Nos informa Alexis Machado que el Movimiento afrorevolucionario Juan Ramón tenía una serie de actividades para este mes que luego escribiremos.