Los estrategas de la MUD, pudieran ser mejores, si los medimos por su comportamiento después de ganar el control del Poder Legislativo es la imagen misma de aquello que criticaba Francisco de Miranda a los venezolanos. “Bochinche, bochinche, siempre bochinche¨! El Generalísimo Miranda, fue sin duda, el héroe venezolano más cosmopolita y de mayor experiencia y reconocimiento en el mundo internacional, Miranda decía eso mientras sus subalternos y compatriotas traidores, lo capturaban mientras dormía su última noche libre, para entregarlo al comandante realista enemigo, Domingo Monteverde.

 

Dos siglos después, la MUD, cuyas siglas en inglés significan barro, continúa armando bochinche en lugar de legislar. Eso le da una mala imagen, que se pudiera mejorar ejerciendo sus funciones legislativas en beneficio del país. En lugar de seguir el modelo del Golpe de Estado parlamentario diseñado en Washington y otras capitales occidentales. Pero es que les faltó solo un detalle. Esta vez hubo un error de planificación garrafal. Los Golpes de Estado por los Congreso de Honduras y Paraguay, tuvieron éxito porque la complicidad de las fuerzas armadas fue previamente concertada. Cuando el bochinche genera un enfrentamiento estéril entre los poderes ejecutivo y legislativo, surge el típico impase que desde 1799 siempre se resuelve con un 18 Brumario.

 

Es que acaso saben eso en la MUD, cuál será la actitud de las fuerzas armadas si esta situación se prolonga. Creo que tanto al gobierno como a la MUD les conviene evitar una guerra civil en Venezuela. Este escenario me hace temer un escalamiento fuera del control de cualquiera de los dos bandos, con el peligro de una intromisión de los paramilitares colombianos y sus mandantes, que en caso de fructificar la paz en Colombia, van a quedar desocupados.

 

La mejor manera de evitar esos peligros es que la MUD se ponga a legislar para mostrar su capacidad técnica y seriedad, de ese modo si el gobierno del Presidente Maduro acata la legislación, ambos bandos se legitiman mutuamente colaborando para llevar adelante un programa que ponga a trabajar el país y devuelva prosperidad y seguridad. Sugiero a la MUD que legislen normas de indiscutible sentido común y amplios antecedentes, como por ejemplo exigir que las empresas del Estado deban cubrir sus costos operativos. Eso es lo que exigiría cualquier asamblea de accionistas a sus administradores, para evitar la descapitalización de la empresa, de nuestras empresas. Sobre todo de aquellas de importancia estratégica que, como es bien sabido, son las productoras de cemento, que proporcionan el insumo básico a las obras de construcción de infraestructura, que como la industria de la construcción en general, son las más inmediatas generadoras de empleo.

 

Una segunda medida urgente sería legislar la reapertura o rehabilitación de las escuelas técnicas, porque es la infraestructura humana la que más cuenta. Estas escuelas fueron fundadas durante el gobierno de Pérez Jiménez y el Presidente Caldera las cerró para siempre en su primer gobierno, usando el pretexto de algunas protestas estudiantiles.

 

La preparación de técnicos es lo que permitió la rápida recuperación de Europa de la destrucción casi total de su infraestructura industrial por los bombardeos anglosajones de la infraestructura civil, durante la Segunda Guerra Mundial. Las escuelas de formación técnica produjeron los técnicos que habían construido las primeras, y los que construyeron las nuevas, que eran más modernas, construidas para usar las últimas tecnologías y que por eso pocos años después de la guerra sus productos habían desplazado a las industrias anglosajonas, aún intactas, en sus propios mercados.

 

La preparación de técnicos es urgente porque es necesario tener gente capaz de trabajar eficientemente en los puestos de trabajo que se vayan creando. Eso permite orientar inmediatamente hacia un futuro más esperanzador a esa juventud, que, a falta de esperanza, desvía hacia la delincuencia.

 

Echenevex, 20/11/2016

 

Umberto Mazzei es doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de Florencia. Es Director del Instituto de Relaciones Económicas Internacionales Sismondi, en Ginebra. www.ireisismondi.org; www.ventanaglobal.info

 

 

 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí