La inauguración del foro ECOSOC sobre el Financiamiento para el Desarrollo (FpD) atestigua un triste desempeño, frustrando las esperanzas de los países en desarrollo y la sociedad civil global para un resultado sustancial inter-gubernamental y orientado a la acción acordada que sienta las bases de un proceso de revisión eficaz y aplicación de los resultados de financiación para el desarrollo y medios de aplicación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

 

El foro, que fue un mandato de la Agenda de Acción de Addis Abeba de la Tercera Conferencia sobre Financiación para el Desarrollo se realizó en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York entre los días 18-20 de abril de 2016. Fue presidida por SE el señor El Sr. Oh Joon, Presidente del Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC). Los facilitadores fueron S.E. el Embajador Drobnjak, Representante Permanente de Croacia y S.E. el Embajador Zinsou, Representante Permanente de Benin.

 

El foro FpD fue informado en parte por el primer informe de la agencia Internacional del Grupo de Trabajo sobre la Financiación para el Desarrollo que en gran parte se limitó a identificar las lagunas y los procesos. Aunque el foro FpD tuvo el mandato de realizar hasta cinco días de encuentro anual, la importante reunión inaugural lo limitó a sólo tres días.

 

(El Secretario General de la ONU convocó por su parte a una ceremonia de firma a nivel de cumbre del Acuerdo de París bajo la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático el 22 de abril que eclipsó la atención del público sobre el financiamiento para el desarrollo.)

 

El foro contó con la reunión especial de alto nivel del Consejo Económico y Social con las instituciones de Bretton Woods, la Organización Mundial del Comercio y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en el primer día.

 

La discusión durante el resto del foro claramente no se dirigió al tema acordado oficialmente del Foro, que era “el financiamiento para el desarrollo sostenible: seguimiento de la Agenda de Acción de Addis Abeba”. De acuerdo con su mandato, el foro era para “abordar el seguimiento y la revisión de la financiación para los resultados de desarrollo y los medios de aplicación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible”, con las mismas modalidades de participación que las utilizadas en las conferencias internacionales sobre la financiación para el desarrollo.

 

Pero a pesar de los continuos esfuerzos de los países en desarrollo, articulados en el Grupo de los 77 y China, para conseguir algo de sustancia en el documento final acordado, la persistente negativa de los países desarrollados para incluir el contenido, ya convenido en el documento final de Addis Abeba, sobre la construcción de la AOD y el fortalecimiento de capacidades, entre otros, hizo imposible incluir algo útil respecto a la sustancia o el proceso. Esta resistencia continua de los países desarrollados para producir un documento final con alguna acción por mandato o el reconocimiento de los compromisos existentes, dejó claro que el fondo del problema no era resolver los temas espinosos que las cuatro semanas de disputas atestiguaron; sino que fue un intento de desarmar por completo y dejar en nada el mismo foro de evaluación. Esto es consistente con la falta de voluntad demostrada entre 2012 a 2014 por los principales países desarrollados para celebrar una tercera conferencia FpD.

 

La dura lucha sobre un resultado acordado a nivel intergubernamental

 

Las negociaciones informales sobre financiación para el desarrollo comenzaron el 23 de marzo y continuaron el 6 de abril y luego de nuevo todos los días desde el 14 de abril. Cuando el Foro se abrió el 18 de abril, las negociaciones informales seguían en paralelo a los trabajos oficiales y mesas redondas hasta la tarde del último día (20 de abril).

 

El último proyecto de documento oficial salió el 13 de abril, aunque varias interacciones informales fueron la base de las sucesivas rondas de negociaciones informales.

 

[Este artículo informa sobre las negociaciones informales basadas en las aportaciones de los observadores y de otras fuentes que hablaron con la Red del Tercer Mundo (TWN) sobre las negociaciones.]

 

Según las fuentes, las negociaciones informales encontraron imposible llegar a un consenso sobre varios de los 15 párrafos que se habían examinado desde el 15 de abril. La inestabilidad de las negociaciones informales fue quizá reflejada en la longitud del documento, que fluctuó entre 17 Párrafos el 30 de marzo a 15 en la versión 15 de abril. El último borrador informal que se trabajó a través de las negociaciones informales fue la 7ª versión que fue lanzado el 18 de abril con 18 párrafos. El documento final terminó con sólo 4 párrafos.

 

El G77 y China (representado por Tailandia) tenían siete líneas rojas en el inicio de las negociaciones, incluyendo el desarrollo de la capacidad (párrafos 5, proyecto informal de fecha 18 de abril); países bajo ocupación extranjera (esto nunca se metió en el proyecto); mención de los compromisos de Ayuda Oficial al Desarrollo en los párrafos 9 (borrador informal del 18 de abril); mecanismo y sistema institucionalizado del Fondo para la Infraestructura Instalaciones Globales (párrafo 12d, proyecto informal de fecha 18 de abril); la mención de la UNCTAD y la Ronda de Desarrollo de Doha en el párrafo sobre el comercio (párrafo 10, Proyecto de fecha 13 de abril, el artículo 15 en el proyecto informal de fecha 18 de abril); y el lenguaje sobre el espacio de políticas (en el párrafo 8, proyecto informal de fecha 18 de abril) y los flujos financieros ilícitos (párrafo 11, proyecto informal de fecha 18 de abril).

 

[El último borrador oficial de 13 de abril es tan lejos de las negociaciones finales reales que este artículo se basa en el lenguaje del borrador informal del 18 de abril, sobre el que se basaron los informes, las negociaciones finales.]

 

El Foro Global de Infraestructura (GIF)

 

Párrafo 12 (Proyecto de fecha 18April) y el párrafo anterior 9 en la versión de 15 de abril, de dar la bienvenida a las medidas específicas presentadas en la Agenda de Addis incluyen la sección 12 (d) que alaba la reciente puesta en marcha del GIF.

 

En el párrafo propuesto 12 (d) en el borrador de abril 18 se lee; “La puesta en marcha del Foro Global de Infraestructura (GIF), liderado por los bancos multilaterales de desarrollo (BMD), el 16 de abril de 2016 Washington, DC, y apreciar las aportaciones a este foro”.

 

La propuesta del G-77 y China iba a ser más cautelosa sobre el GIF, y, en particular agregar la referencia para el mecanismo de información y un sistema institucionalizado de GIF, que era una línea roja para el Grupo. El lenguaje que sugirieron fue: “El resultado del Foro Global de Infraestructura informará al foro de financiación para el desarrollo, y la responsabilidad de acoger el Foro rotará entre los bancos multilaterales de desarrollo.” El grupo quería que la referencia a las aportaciones de la GIF fuera borrado.

 

Los EE.UU., por otro lado, quería que la referencia a las entradas por el GIF al Foro fueran mencionadas específicamente y se opuso a la propuesta del G-77 de la adición del lenguaje en el mecanismo de presentación de informes del GIF.

 

El G77 y China han demostrado voluntad al abandonar la referencia al mecanismo de notificación de GIF por la semana del Foro de Revisión.

 

Desarrollo de Capacidades

 

El G77 y China querían una referencia específica a la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) en el desarrollo de capacidades en el párrafo 5 del borrador del texto de 18 de abril. El énfasis en la ONUDI se deriva de un renovado interés entre los muchos países en desarrollo en el lenguaje de la “industrialización incluyente y sostenible”, tanto en el párrafo 15 de la Agenda de Acción de Addis Abeba, que hace referencia al cuerpo, y el objetivo de desarrollo sostenible 9 en la industrialización y la infraestructura.

 

El párrafo 5 del texto Proyecto de 18 de abril se lee: “[Reconocemos que el desarrollo de capacidades será esencial para lograr la agenda de desarrollo sostenible 2030. En este sentido, reiteramos el llamado a un mayor apoyo internacional para reforzar la labor nacional de fomento de la capacidad.] “

 

Sin embargo frente a la dura oposición de los países desarrollados, el Grupo estaba dispuesto a abandonar la referencia propuesta.

 

Comercio

 

El Párrafo 15 (versión 18 Abril) sobre el comercio también fue polémico hasta el final. La configuración inicial fue sobre reconocer el resultado de la 10ª reunión Ministerial de la Organización Mundial de Comercio (OMC), celebrada en Nairobi en diciembre de 2015. El lenguaje en este párrafo en todas las versiones que circularon se mantuvo: “[También valoramos el” Paquete de Nairobi “, aprobada en la Conferencia Ministerial de la OMC 10º (Nairobi, Kenia, 15-19 de diciembre de 2015), y esperamos su pronta y efectiva implementación.] “

 

Sin embargo, según las fuentes, el G77 y China querían añadir dos temas al presente párrafo. En primer lugar, la mención de la Agenda de Desarrollo de Doha (DDA) y de la 14ª Reunión de la UNCTAD, que se celebrará en Nairobi en julio de 2016. Según los observadores, el texto que habían propuesto antes de la edición de abril 15 proyecto fue el siguiente:

 

“Hacemos un llamado a los miembros de la OMC a redoblar sus esfuerzos para concluir rápidamente las negociaciones del Programa de Doha para el Desarrollo y reiterar que preocupaciones sobre el desarrollo forman parte integrante del Programa de Doha para el Desarrollo. Esperamos a la decimocuarta reunión de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD XIV) que tendrá lugar en Nairobi, 17-22 de julio de 2016 “.

 

El G-77 y China también querían la eliminación de la mención  “Hacemos un llamado para la pronta conclusión de las negociaciones comerciales multilaterales [de la Ronda de Doha] [en curso] “.

 

(Es de notar que en la OMC hay un conflicto por el empuje de los países desarrollados a la conclusión de la ADD y atraer a nuevos temas, pero sin haber cumplido el mandato de desarrollo de la DDA).

 

Según fuentes que estaban presentes durante las negociaciones, la Unión Europea, Estados Unidos, Japón y Australia, entre otros Estados Miembros desarrollados, negaron cualquier referencia adicional a la ADD y, en particular, el lenguaje sugerido por el G77 y China, y pidieron que el párrafo se quitara si no hubiera consenso que se pudiera alcanzar en la DDA.

 

La TWN supo que durante las negociaciones del foro el G77 y China habían acordado quitar las referencias a la UNCTAD en el párrafo de comercio, pero fueron insistentes en la retención de la cita sobre la DDA para hacer referencia al texto sobre el paquete de Nairobi.

 

Cambio climático

 

El párrafo 14 (borrador del 18 de abril) sobre el cambio climático era una manzana de la discordia por varios motivos y esto fue colocado entre corchetes hasta casi el final.

 

En el párrafo 14 se leía: [Damos la bienvenida a la Declaración de París sobre el cambio climático y esperamos su acto de firma el 22 de abril de 2016.]

 

Al principio Francia había propuesto la adición de la palabra “histórico” acuerdo de París y leer: “Damos la bienvenida al (histórico) Acuerdo de París sobre el cambio climático y esperamos su acto de firma el 22 de abril 2016”.

 

La UE había propuesto la adición de una línea al final “tenemos que asegurarnos de que nuestros esfuerzos de desarrollo mejoren la capacidad de resiliencia (resistencia) frente a estas amenazas relacionadas con el clima”.

 

La UE sugirió entonces nuevo lenguaje en el GCF que decía: “damos la bienvenida a la decisión de la Junta del Fondo Verde para el Clima (FVC), adoptado el 6 de noviembre de 2015, (para aprobar el financiamiento de MCD con USD 168 millones para apoyar proyectos de ayuda por un valor total de 624 millones)”. El G77 rechazó la propuesta de incluir “histórica”, pero aceptó lenguaje que hace referencia a una decisión de la Junta del Fondo Verde para el Clima (FVC).

 

En el transcurso de las negociaciones, la UE ha propuesto un nuevo párrafo que decía: “La degradación ambiental, el cambio climático y otros riesgos ambientales amenazan con socavar los éxitos del pasado y las perspectivas de futuro. Tenemos que asegurarnos de que nuestros esfuerzos de desarrollo mejoren la capacidad de resiliencia frente a estas amenazas. Reconocemos que las acciones bien diseñadas pueden producir múltiples beneficios locales y globales, entre ellos los relativos al cambio climático”.

 

El G77 y China tuvieron problemas con este lenguaje y no lo aceptaron. Sin embargo, esto fue incluido en la versión de 18 de abril del borrador de texto entre corchetes en el artículo 10.

 

Hacia el final de las negociaciones, el G77 y China han mostrado una gran flexibilidad en el lenguaje relacionado con el artículo 14, sobre el cambio climático y estaban dispuestos a aceptar el párrafo climático con el lenguaje de la propuesta adicional de Francia de “histórico” y de la UE en materia de la resiliencia y la formación bruta de capital, siempre que su propuesta sobre la AOD (véase más adelante) fuese acordada.

 

Los flujos financieros ilícitos (FFI)

 

Los flujos financieros ilícitos han sido un tema polémico entre los países desarrollados y en desarrollo desde hace algún tiempo. En Addis Abeba, esta división era clara, no sólo en la mención de los FFI, sino también en el tema singular más candente de la conferencia, que fue la creación de un órgano inter-gubernamental de impuestos con la composición universal de la ONU, encaminada a abordar FFIS como uno de sus objetivos fundamentales. La propuesta para el órgano fiscal de los países en desarrollo fue finalmente rechazada por los países desarrollados.

 

Durante las negociaciones informales del Foro de revisión del Financiamiento para el Desarrollo, los países en desarrollo propusieron como una línea roja clave hacer una referencia específica a FFI. Esto se insertó entre corchetes en una versión del 16 Abril del borrador de texto. No fue una sorpresa que esta discusión fue probablemente una de las más divididas y se vieron varias propuestas en movimiento de ida y vuelta.

 

Según la información recibida por la Red del Tercer Mundo, la mención adicional (en negrita a continuación) sugerida por el G77 y China en un proyecto de 16 de abril se alineó con el párrafo 24 de la Agenda de Acción de Abeba Addis, que reconoció el Grupo de Alto Nivel sobre Flujos Financieros Ilícitos de África. Se lee: “[Seguimos comprometidos a promover y aumentar la transparencia de los flujos financieros en todos los aspectos. Para ayudar al combate de los flujos ilícitos, invitamos al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y a las Naciones Unidas para ayudar a los países de origen y de destino. Instamos a los países a trabajar juntos en la lucha contra los flujos financieros ilícitos con el fin de trabajar hacia el marco global para la lucha contra los flujos financieros ilícitos.]

 

Esta propuesta fue rechazada por el Japón y los EE.UU. a menos que se hiciera referencia a la buena gobernabilidad y la lucha contra la corrupción.

 

La oposición clave a la propuesta anterior fue por parte de los EE.UU. Querían conservar únicamente el párrafo 18 de la Agenda de Acción de Addis Abeba, que menciona a los FFI en la misma frase como “el buen gobierno, estado de derecho… y la lucha contra la corrupción.” Se hicieron argumentos en el sentido de que FFI no pueden mencionarse sin mencionar también la corrupción y el buen gobierno.

 

Más tarde, el G77 sugirió un texto específico que se lee: “seguimos comprometidos a promover y aumentar la transparencia de los flujos financieros en todos los aspectos. Para ayudar al combate de los flujos ilícitos, instamos a los países a trabajar juntos en la lucha contra los flujos financieros ilícitos”. El Grupo estaba dispuesto a quitar la cita en el marco global para la lucha contra los flujos financieros ilícitos.

 

Posteriormente, el EE.UU. habría propuesto una redacción de acuerdo con una combinación de los párrafos 18 y 24 de la Agenda de Acción de la que se leía: “[El buen gobierno, el Estado de Derecho, los derechos humanos, las libertades fundamentales, la igualdad de acceso a los sistemas de justicia justos, y las medidas para combatir la corrupción y frenar los flujos financieros ilícitos serán parte integral de nuestros esfuerzos. Seguimos comprometidos a promover y aumentar la transparencia de los flujos financieros en todos los aspectos. Para ayudar al combate de los flujos ilícitos, invitamos al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y las Naciones Unidas para ayudar a los países de origen y de destino.] “(borrador de texto de18 Abril)

 

Este lenguaje fue rechazado por el G-77 y China. La discusión sobre el estado de derecho había sido muy acalorada durante las negociaciones sobre la Agenda 2030. Cabe destacar que el lenguaje sobre FFI también fue más débil que en el Proyecto de formulación 16 de abril. Hasta la aprobación del documento decantado el 20 de abril, no había un acuerdo claro sobre este tema.

 

Espacio político

 

En el párrafo 8 del borrador del 15 de abril se leía: “[Reafirmamos nuestra firme intención de que los compromisos de desarrollo sostenible no supone ningún peligro y que el apoyo a la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible se mantendrán. Además, nos comprometemos a perseguir la coherencia política y un entorno propicio para el desarrollo sostenible en todos los niveles y por todos los actores]”.

 

El vocero del G77 y China buscaba una referencia explícita al margen de actuación en este párrafo como una línea roja sobre la base de que el espacio político siempre ha sido un tema de país en desarrollo clave en las finanzas y el desarrollo y que él (el negociador) no tenía ningún mandato para maniobrar sin la mención del lenguaje del margen de actuación en políticas.

 

Según los observadores, los EE.UU. y Japón tenían referencias anteriores de rechazo a un espacio político y propusieron borrar todo el párrafo. Más tarde se habían puesto de acuerdo para mantener el párrafo tal como en las versiones 6 y 7 (sin cambios), pero sólo si las referencias a la AOD se retiraban del documento. La UE había acordado el texto propuesto, sin la referencia añadida al margen de actuación.

 

A pesar de que el espacio normativo nacional es un lenguaje acordado en el párrafo 9 de la Agenda de Acción de Addis Abeba, el G-77 y China señalaron su voluntad de quitar la referencia al espacio político hacia el final de las negociaciones.

 

Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD)

 

Según las fuentes, la AOD era una lucha amarga para el G-77 y China, que en gran parte determinaba la conclusión de sentido del foro de seguimiento de FpD. Los países en desarrollo han hecho hincapié en que el lenguaje AOD era una línea roja de “hacerlo o romperlo”. Se habían sugerido en Párrafo 9 (borrador del 18 de abril) específicamente en la AOD, que quedó entre corchetes hasta el final.

 

Este decía: “[Reiteramos que el cumplimiento de todos los compromisos de AOD sigue siendo crucial y que los proveedores de AOD reafirman sus respectivos compromisos de AOD, e instamos a todos aquellos que no han alcanzado sus objetivos a realizar esfuerzos concretos adicionales. Vamos a continuar nuestros esfuerzos para revertir la tendencia a la disminución de la AOD a los PMA, muchos de los cuales siguen dependiendo de financiación en condiciones favorables para satisfacer las necesidades de desarrollo sostenible.] “

 

Los países desarrollados como Australia, la UE, Japón y Noruega, sin embargo, tenían un lenguaje fuertemente opuesto a la AOD. En particular, ellos dijeron que era la cereza del pastel. Si la AOD debía ser mencionada, ellos querían otros recursos, por ejemplo, la movilización de recursos internos, que han de mencionarse también.

 

El G77 respondió diciendo que no es posible erradicar la pobreza sin la AOD, especialmente para los países menos adelantados y los países en situaciones especiales. Se habían propuesto la utilización de “Hacienda Pública Internacional” en lugar de la AOD y de replantear el párrafo en consecuencia en lugar de la AOD. Sin embargo, esta propuesta también fue rechazada por los países desarrollados.

 

El 20 de abril, el G77 y China marcan la AOD como su línea roja y argumentaron que no había razón para avanzar en las negociaciones para un importante documento final si el lenguaje sobre AOD no era aceptable. Ellos acordaron entonces volver a la posición original de los países desarrollados de abandonar la negociación de un documento de fondo y de acordar solo un “esqueleto” de documento con los cuatro párrafos ya acordados, principalmente de decoro y logística.

 

Según un observador, muchos países en desarrollo consideran que si no se pudo llegar a un compromiso sobre la cuestión más esencial de la AOD de financiación para el desarrollo, es mejor no tener ningún documento que tener un documento final que es un retroceso aún más lejos de la Agenda de Acción de Addis Abeba.

 

[Es de destacar que la Agenda de Acción de Addis Abeba recogió el compromiso G77 y China sobre varias cuestiones clave de inmenso interés para ellos, incluyendo un órgano intergubernamental de impuestos y el aumento de los compromisos de AOD, entre otros.]

 

El cambio de postura, aunque no del todo

 

Curiosamente, muchos países desarrollados que antes habían manifestado su disgusto por un resultado sustantivo bastante claro, parecían haber cambiado su posición y ahora estaban aparentemente argumentando por un resultado sustantivo. Esto fue un sorprendente pero no muy convincente vuelco de su postura anterior, considerando su insistencia en la supresión pura y simple de varios párrafos cuando no había consenso inmediato, en lugar de un intento de encontrar un texto de compromiso.

 

Según algunos observadores en la sala, el G77 respondió argumentando que era el único grupo que está pidiendo un documento de fondo mientras todo el mundo estaba pidiendo un par de párrafos o media página. Así que ahora ellos (el G77 y China) les estaban cediendo lo que siempre habían buscado, pero ahora afirmaban que esto no era aceptable. El Grupo habría recordado a la reunión que algunos de los Estados miembros se habían salido de la sala cuando inicialmente habían tratado de tener discusiones sustantivas.

 

El G-77 y China también argumentaron que el Grupo ha sido extremadamente flexible en muchos temas, pero todos sus intentos habían sido rechazados. Ellos retuvieron sólo unos pocos temas a ser considerados, pero incluso éstos estaban siendo rechazados. Así que le estaban devolviendo a los demás lo que ellos siempre habían pedido, que es un documento corto solo de procedimientos. El Grupo sugirió que se trabaje un documento más sustancial en el futuro, pero que se trabaje en esta etapa con documento esqueleto (la opción 4 en un conjunto de 4 opciones señaladas por el co-facilitador de Croacia).

 

Con el acuerdo del G-77 y China con documento esqueleto que había sido defendido por los Estados miembros desarrollados, el destino del documento final fue prácticamente sellado. El Co-facilitador de Benín intentó por una última vez restaurar el resultado sustancial, pero esta vez no era aceptable para los Estados miembros.

 

El documento final un resultado acordado

 

Los cuatro párrafos que sobrevivieron a las negaciones informales son apartados 1, 2, 12 (b) y 18 de la 7ª versión del 18 de abril del proyecto de documento final. El borrador final del documento final (20April 2016) contiene los cuatro párrafos siguientes:

 

1. Nosotros, los ministros y altos representantes, reunidos en Nueva York en la Sede de las Naciones Unidas del 18 al 20 de abril de 2016 para la inauguración del Foro de ECOSOC sobre el seguimiento de la Financiación para el Desarrollo, afirmamos nuestro sólido compromiso con la aplicación plena y oportuna de la Agenda de Acción de Addis Abeba de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, que se basa en el Consenso de Monterrey y la Declaración de Doha.

 

2. Reconocemos que la Agenda de Acción de Addis Abeba proporciona un marco global para la financiación del desarrollo sostenible, y es una parte integral de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, apoya y complementa y contribuye a contextualizar sus medios de objetivos de ejecución de las políticas y acciones concretas. Estos se refieren a los recursos nacionales públicos, empresas privadas nacionales e internacionales y las finanzas, la cooperación internacional para el desarrollo, el comercio internacional como motor para el desarrollo, la deuda y la sostenibilidad de la deuda, que abordan las cuestiones sistémicas y de la ciencia, la tecnología, la innovación y creación de capacidad, y de datos, monitoreo y seguimiento.

 

3. Damos la bienvenida al triple enfoque propuesto en el Informe del Grupo de Trabajo Interinstitucional de 2016 (ETI), y esperamos que el futuro los informes ETI contengan una discusión sobre el contexto global y sus implicaciones en el proceso de seguimiento; una visión general de cada capítulo de la Agenda de Acción de Addis Abeba, destacando las sinergias entre los capítulos de la Agenda de Acción de Addis Abeba, incluyendo los datos actualizados pertinentes y las cuestiones, al tiempo que cubran el conjunto más amplio de compromisos y elementos de acción en un anexo en línea, y los análisis de cuestiones temáticas.

 

4. Esperamos futuras sesiones del Foro ECOSOC sobre el seguimiento de la Financiación para el Desarrollo, y subrayamos la importancia de decidir, con suficiente antelación, en sus fechas, temas y otras cuestiones de organización.

 

 

El resultado del examen del ECOSOC FpD debe alimentar el seguimiento general y examen de la implementación de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible en el Foro de Alto Nivel Político sobre el Desarrollo Sostenible (HLPF), la primera de cuyas reuniones (después de la aprobación del programa 2030) debería tener lugar en julio de este año. La fuerte resistencia de los países desarrollados ha hecho que el resultado supuestamente “acordado inter-gubernamentalmente” es un documento sin sentido en términos de contenido claro y sin haber esbozado siquiera una estructura o proceso de revisión de la financiación para el desarrollo y los medios de aplicación de la Agenda 2030 . El resumen del Presidente que acompañará el documento inter-gubernamental acordado debe ser publicado pronto, y aunque es un documento importante en sí mismo, no va a tener el mismo peso que el resultado de la negociación.

 

Sin embargo, un compromiso continuo y comprometido de los Estados miembros en este proceso de revisión después del foro se espera que pueda aportar más claridad tanto al proceso como la sustancia. El G-77 y China, así como la sociedad civil global, parecen estar esperanzados de que 2017 verá más sustancia o pasos adelante, sobre todo a medida que avance la Agenda 2030 con sus objetivos de desarrollo sostenible.

 

Está claro que para el próximo año, este foro tiene que poder contribuir de manera significativa a la revisión de la financiación para el desarrollo y a mecanismos realizables de Medios de Implementación. Siendo las dimensiones clave de políticas estructurales en el nuevo paradigma de desarrollo de la ONU, estas dos áreas son el talón de Aquiles de la Agenda 2030.

 

El cumplimiento de la ambiciosa Agenda 2030, así como responder a nuevos y emergentes desafíos de desarrollo, requerirán un esfuerzo más profundo hacia la cooperación intergubernamental y compromisos progresivos, con el fin de activar el potencial de los instrumentos financieros y no financieros a los que los países desarrollados, en particular, ya se han comprometido en Monterrey, Doha y Addis Abeba, y más recientemente en Nueva York; como también someter estos esfuerzos a un escrutinio serio en el foro de revisión de FdD ya acordado inter-gubernamentalmente.

 

 

A.V./03/’5/2016

 

 

– Ranja Sengupta y Bhumika Muchhala (New Delhi y New York), 29 de Abril de 2016

 

Versión al español de A. Villamar/RMALC, del original en inglés de TWN Info Service 2 May 2016, disponible en: http://www.twn.my/title2/climate/info.service/2016/cc160501.htm

 

 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí