afro

En las políticas culturales del país hace falta más discernimiento para avanzar hacia una inclusión plena de los aportes culturales de los afros

 

 “Es en la inclusión de lo político-electoral donde se deben dar los nuevos pasos en el futuro inmediato, como ya lo hacen países progresistas como Nicaragua, Bolivia y Ecuador, también en países de dirección gubernamental no progresistas como Colombia lo viene haciendo, o el mismo Brasil, donde los candidatos afros salen de esos circuitos electorales”, se dijo en la asamblea anual del Movimiento Afrodescendiente Revolucionario.

 

Una extraordinaria asamblea nacional de líderes y liderazas afrodescendientes de todo el país se realizó en la Universidad Bolivariana para analizar la situación del país, donde el debate electoral y el análisis de la coyuntura política del país estuvieron dentro de la agenda.

 

Demográficamente, pese a la mala implementación étnica del último censo, la población afrodescendiente, llámese negro, moreno o trigueño, constituye el 30 % del país, siendo Venezuela el tercer país de América Latina con mayor población afrodescendiente tras Brasil y Colombia.

 

Ese segmento de la población venezolana fue un factor desde los tiempos coloniales, Guerra de Independencia, guerra federal y las luchas a lo largo del siglo XIX y XX, esencial en la resistencia anticolonial, independencia y la construcción reciente de la democracia participativa.

 

El comportamiento electoral afrovenezolano, en más de 18 elecciones realizadas en el país, ha sido leal a los beneficios que el proceso bolivariano ha brindado a millones de afrodescendientes que habitan en zonas urbanas y rurales de nuestra amplia geografía. Las deficiencias de las políticas aún siguen existiendo, pero sin embargo nunca antes las comunidades afrovenezolanas que fueron sometidas a una explotación bestial, sin acceso a las tierras ni a créditos agrícolas, habían sido beneficiadas en el plano de la salud, la educación, créditos agrícolas, entre otras políticas positivas.

 

Movimiento Afrodescendiente Revolucionario

 

Una agenda estratégica fue elaborada por las organizaciones afrovenezolanas desde junio del año 2000 para realfabetizar al Gobierno Bolivariano sobre la temática afrodescendiente. A pesar de no tener rango constitucional como en otros países como Brasil, Ecuador, Bolivia, Colombia y Nicaragua, las y los afrodescendientes lograron avanzar en leyes orgánicas como la Ley de Educación, Cultura, Ley contra la Discriminación Racial y por otro lado, la apertura de espacios públicos como el área curricular del sistema educativo, la Comisión Presidencial Contra la Discriminación Racial, el Instituto Contra la Discriminación Racial y Conadecafro.

 

Han sido luchas de larga data que se convirtieron en una agenda estratégica, dice Alexis Machado unos de los coordinadores del MAR (Movimiento Afrodescendiente Revolucionario), que se viene gestando desde los tiempos ancestrales y que en vida el presidente Chávez entendió y apoyó en la medidas de su amplia comprensión de la historia de Venezuela, sobre todo la historia de los excluidos.

 

En su asamblea anual, el Movimiento Afrodescendiente Revolucionario, los asistentes evaluaron el sentido político y reivindicaron el carácter de ciudadanía afrodescendiente que en 16 años no se ha profundizado en su proceso de construcción, pues aún permanece el racismo anclado en la sociedad venezolana y la inclusión plena sigue siendo materia pendiente, tal como lo dejó claro Freddy Blanco, de Barlovento. Es en la inclusión de lo político-electoral donde se deben dar los nuevos pasos en el futuro inmediato, como ya lo hacen países progresistas como Nicaragua, Bolivia y Ecuador, también en países de dirección gubernamental no progresistas como Colombia lo viene haciendo, o el mismo Brasil, donde los candidatos afros salen de esos circuitos electorales. Es una materia pendiente, por ahora, como dijera Chávez”, expresó el señor Quirino, de Caripito, estado Monagas. “Seguro estamos que nuestro país se pondrá a la altura de inclusión política afrodescendiente en sus respectivos circuitos electorales para dar el salto cualitativo con sus liderazgos locales regionales que hacen y han hecho vida en esas comunidades”, reafirmó Erika Valecillos del estado Zulia.

 

Una agenda afrocotidiana

 

El Movimiento Afrodescendiente Revolucionario discutió sus líneas estratégicas del proyecto Cumbe Cimarrón, que abarca varias áreas de desarrollo como cumbe/comunas, educación o pedagogía cimarrona, cultura como arma de la revolución, etnoturismo, proceso productivos, tenencia de la tierra y los temas de jóvenes, mujeres.

 

Gustavo Suárez, miembro de esta organización en Yaracuy del Consejo Presidencial para la Cultura, dejó claro que en las políticas culturales del país hace falta más discernimiento para avanzar hacia una inclusión plena de los aportes culturales de los afros a nuestra diversidad cultural y llamó a un encuentro nacional afrovenezolano para evaluar dichas políticas y ponerlas a tonos con el plan de la Patria.

 

“El proyecto Cumbe Cimarrón debe ser asumido, en primer lugar por el Ministerio de Planificación, dado que allí están diseñadas las políticas públicas nacionales y regionales y en segundo lugar por las y los candidatos por nuestro circuitos, con un aporte para una campana electoral con contenido de las necesidades más sentidas de nuestras comunidades. Los candidatos a la Asamblea Nacional, aparte de los temas estratégicos nacionales, desde el punto de vista político, también deben tener muy claro que necesitamos resolver nuestros problemas cotidianos de corto y largo alcance, por ejemplo en Osma, nuestra comunidad necesita la regularización de las tierras que está en manos de propietarios exógenos de nuestro terruño”, expresó Adalberto Cardona.

 

Todas las conclusiones de esta asamblea serán direccionadas a los organismos públicos correspondientes y a los candidatos bolivarianos por sus respectivos circuitos.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí