papa_francisco bolivia

(LA PAZ).- El papa Francisco afirmó, esta noche, que todos, a su manera, trabajen por el bien común, esto en el encuentro con civiles, en la Catedral de Nuestra Señora de La Paz, como última actividad, en el desarrollo de su vista pastoral a la sede de gobierno, donde participó el presidente del Estado, Evo Morales Ayma, el vicepresidente, Álvaro García Linera, junto a su esposa, Claudia Fernández, y 960 invitados más.

 

“El bien común es pasar de lo que es mejor para mí a lo que es mejor para todos, incluye todo lo que da cohesión a un pueblo: metas comunes, valores compartidos y ideales que ayudan a levantar la mirada más allá de los horizontes particulares”, explicó.

 

El máximo representante de la iglesia aseveró que los actores sociales tienen una gran responsabilidad ante esta realidad, pero que deben actuar en libertad.

 

“Los agentes sociales tienen la responsabilidad de contribuir a la construcción de la unidad y al desarrollo de la sociedad. La libertad siempre es el mejor ámbito para que los pensadores, las asociaciones ciudadanas y los medios de comunicación desarrollen su función con pasión y creatividad al servicio del bien común”, agregó.

 

Hace 50 años, según el Concilio Vaticano II, el concepto de bien común era “el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible, a los grupos y a cada uno de sus miembros, conseguir más plena y fácilmente la propia perfección”.

 

El pontífice agradeció a los presentes por aportar, desde su rol y misión, al desarrollo de la sociedad y de las personas, para que alcancen su perfección. Y que este esfuerzo lleve a crecer en un mayor respeto a la persona humana, con derechos básicos e inalienables, “ordenados a su desarrollo integral, a la paz social, es decir, a la estabilidad y seguridad de un cierto orden que no se produce sin atención particular a la justicia distributiva”, explicó.

 

Asimismo, destacó la necesidad de sentar las bases de una “ecología integral que incorpore todas las dimensiones humanas en la resolución de las graves cuestiones socioambientales de nuestros días”, al referirse al problema del cambio climático que está relacionado a la actitud del ser humano, sus valores y su sentido.

 

“Supone, la ecología integral, cuidar la Madre Tierra; la ecología humana, cuidarnos entre nosotros y la ecología social, que nos necesitamos los unos a los otros”, también es necesaria la cultura, las tradiciones, una educación ética y moral que cultive actitudes de solidaridad y corresponsabilidad entre las personas, es decir, el papel de las religiones, indicó.

 

El papa señaló que es importante el papel de los cristianos para impulsar líneas de acción que vayan más allá del interés individual, “posibilitando la capacidad de renuncia a favor de los demás”.

 

Además, se refirió a las virtudes: no mentir, no robar y no ser flojo. Asimismo, pidió tener cuidado, ya que se puede llevar a la confusión del bien común con el bienestar y “el ideal común se va perdiendo y termina en el bienestar que tiende a ser egoísta, a no pensar en los demás y dejarse llevar por la tentación del consumismo; genera el mal de la corrupción y tanto desalienta”, complementó.

 

De igual manera, aseveró que la iglesia debe estar al servicio del evangelio de Cristo para que llegue a los extremos del mundo, en base a la fe que alumbra y guía, con respeto, la consciencia y la historia de cada persona y de cada convivencia humana.

 

“Será nuestro desafío alentar y favorecer que germine en la espiritualidad y el compromiso de la fe y el compromiso cristiano en obras sociales y en extender el bien común”, dijo.

 

El papa Francisco destacó la importancia de la familia y la necesidad de proteger a sus miembros, a los niños, jóvenes y adultos mayores. “El no promover la familia, es dejar desamparados a los más desprotegidos”, aseguró.

 

También, se refirió a la resolución de los problemas entre los pueblos mediante la diplomacia y el diálogo franco y abierto, al referirse a la demanda marítima de Bolivia.

 

“Construir puentes en vez de levantar muros, todos los temas, por más espinozos que sean, tienen soluciones compartidas, razonables, equitativas y duraderas, y, en todo caso, nunca han de ser motivo de agresividad, rencor o enemistad que agravan más la situación y hacen más difícil su resolución”, agregó.

 

Además, indicó que en la actualidad Bolivia es capaz de crear nuevas síntesis culturales, porque superó la desconfianza enfermiza, integran a los diferentes y hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo, y está “llamada a ser esa multiforme armonía que atrae hacia el camino de la consolidación de la patria grande”, enfatizó.

 

Esta actividad fue desarrollada después de que el pontífice sostuvo una reunión privada con el presidente Evo Morales en palacio de gobierno, donde le recibieron las autoridades de Estado y del clérigo boliviano. En esta oportunidad intercambiaron presentes y el papa recibió las condecoraciones “Luis Espinal Camps” y la medalla “Cóndor de los Andes”.

 

Posteriormente, el papa Francisco y su comitiva se dirigieron al hangar presidencial para abordar la aeronave de Boliviana de Aviación “El pastor I” que les trasladaría hasta la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.