En el anterior artículo, La Gotera calificó el acercamiento sospechoso de EEUU hacia Cuba como la zanahoria, mientras a su espalda blandía el garrote, especialmente contra Argentina a través de un golpe blando como el que se urde contra la presidenta Cristina Fernández involucrándola en el asesinato-suicidio del ex fiscal general Nissman. Sin embargo, los planes golpistas, paralelamente encaminaron sus pasos hacia una abierta y descarada maniobra de Washington hacia Venezuela, quien utilizando a sus ya conocidos peones, Corina Machado, Leopoldo López, Henrique Capriles y Antonio Ledezma, además de algunos militares traidores al proceso revolucionario, de esos de la vieja guardia que se habían mantenido, como ratas, a la penumbra quienes no solo bombardearían a sus propios compatriotas sino leerían como viles y rastreros lacayos, un comunicado elaborado por un funcionario de poca monta de la Embajada gringa, siguieron a pie juntillas el libreto de la Casa Blanca. Cuestión que no solo causa nausea sino encono las acciones conspirativas de estos pérfidos y malditos cipayos.
 
Pero en fin, la Casa Blanca, por lo visto no ha cejado ni cejará en sus objetivos de derrocar a los gobiernos que se han desmarcado de su esfera, cuya mayoría se encuentra al sur del continente. El garrote y la zanahoria sigue siendo parte de su rancia política. Afortunadamente, ya no son tiempos de la Alianza para el Progreso, sino tiempos de la ALBA, UNASUR, la CELAC y Petrocaribe. Instituciones que en su visión de estadista el presidente Hugo Chávez soñó, diseñó e impulsó y cuya fortaleza sirvieron para que la Bolivariana Venezuela contara con respaldo regional e internacional al anticipar y desbaratar el golpe en ciernes, al cerrar filas en su defensa.
 
Estados Unidos quedó de nuevo evidenciado en su triste papel de diseñador e instigador de golpes de Estado y la derecha recalcitrante de Venezuela desnuda ante su propia población, como lo que es, una vil y rastrera clase que no solo no le importa desbaratar todos los éxitos y beneficios que los gobiernos bolivarianos han construido para su pueblo sino que tampoco les tiene sin cuidado asesinar a ciudadanos venezolanos por los cuales se atreven a decir, luchan. ¡Que descaro y que bajeza! En conclusión, los gringos y sus mamarrachos luchadores por la libertad, como los presentan sus amos, quedaron exhibidos ante el mundo como simples bobos y lamebotas.
 
No obstante, el asedio continuará, pero ante ello, el gobierno de Nicolás Maduro deberá activar órganos de vigilancia y defensa más contundentes. Armar las milicias populares y enfrentar de manera profusa y radical a los que hacen la guerra económica contra la población. No solo denunciando y encarcelando a los acaparadores y especuladores, sino nacionalizando todas aquellas unidades productivas y distribuidoras que en contubernio con los golpistas quieran torcer el brazo a la población.
 
Es tiempo de que la Revolución dé un paso sustancial hacia el socialismo poniendo las grandes unidades productivas y de distribución en manos del Estado para garantizar el suministro básico a la gente que realmente lo necesita. Los que pueden comprar en Miami que se vayan para allá, que es a donde realmente pertenecen. Y, en el plano institucional integracionista, la ALBA, UNASUR y CELAC también deben blindar y poner un cerco inexpugnable a la Argentina de Cristina Fernández, cuyo gobierno democrático sufre la embestida de la derecha recalcitrante tras de la cual, indudablemente, está la mano siniestra de Washington con su garrote.
 
Guatemala, 19 de febrero de 2015
 
Carlos Maldonado
La Gotera
 
 
 
 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí