Acostumbramos a escuchar los discursos de las Cumbres Presidenciales para comprender con profundidad las dinámicas de cada organismo de cooperación o integración. Hay diferencias de un mismo personaje en distintos escenarios. Para sorpresa de muchos, el Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas ha sido consecuente con un discurso y una línea de acción con nuestros pueblos. En reciente artículo que opinaba sobre la inconsecuencia del ALBA con las comunidades afrodescendientes, alguien me hacía la observación que fue incluido en la Declaración final de la La Habana este pasado 14 de Diciembre del 2014, no contrariamos esta afirmación. Copiamos textualmente como recogió la declaración citada el tema:
 
“Destacar la importancia que confiere el ALBA-TCP a la reparación de los daños ocasionados por el genocidio contra la población nativa y la esclavitud en el Caribe, y apoyar el establecimiento de un diálogo sobre reparación con los países europeos, íntimamente implicados en el genocidio contra la población nativa y la posesión de esclavos, para abordar las secuelas de este crimen de lesa humanidad”.
 
La propuesta fue solicitada en la intervención del Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Goncalves, quien dedicó la mayor parte de su derecho de palabra a argumentar y reiterar una posición digna que viene desarrollando desde la XXIV Cumbre del CARICOM año 2013 en Puerto España, Capital de Trinidad y Tobago, iniciando esta organización por propuesta de Goncalves la creación de capítulos nacionales para exigir reparación y justicia en los casos de genocidio a pueblos originarios y trata de esclavizados como fuente histórica; que impidió el desarrollo y la acumulación de riqueza por la sobre explotación de su pueblo y riquezas naturales de parte de las colonias Europeas. Esta postura política honorable y solidaria del Primer Ministro Vicentino, no valorado por su importancia histórica por algunos, postura reiterada en Naciones Unidas, CELAC y cualquier escenario, tiene una lectura política que favorece a los afrodescendientes y pueblos originarios. Reconstruyendo la historia de sus pueblos, reconociendo las fuentes de sus dificultades hoy; el colonialismo y la dependencia imperialista.
 
Dicha definición de la trata de esclavizados como crimen de lesa humanidad y la exigencia de la reparación fueron incluidas en la Declaración de Durban y su plan de acción en el 2001. Debo reconocer que en principio se mencionaba en los primeros tiempos de la lucha de los afrodescendientes en el continente, ya casi un argumento olvidado. Pero nunca un jefe de estado ni presidente asumió esa exigencia como una bandera de lucha. El Primer Ministro Goncalves dio una lección de dignidad a proponer a sus homólogos por enésima vez incluir esa temática en la agenda del ALBA. La Alianza Regional Afrodescendiente de América y el Caribe, ARAAC, debemos manifestar nuestro apoyo solidario a la iniciativa de Ralph Goncalves y el CARICOM por el tema de las reparaciones que se ha llevado hasta la ONU y los escenarios internacionales para su decisión.
 
Seremos mezquinos al no reconocer el papel de nuestra diplomacia de los pueblos generadas desde nuestra política exterior como gobierno Bolivariano. Ciertamente la historia y eventos como la Conferencia de Durban son antecedentes importantes para comprender los argumentos del Primer Ministro Goncalves. Nuestra embajada de Venezuela en San Vicente y las Granadinas, cuando era conducida por el embajador Yoel Pérez Marcano cumplió un papel importante en la construcción de un espacio para el debate político y teórico sobre distintos temas bajo el Seminario Internacional de África, el Caribe y América Latina, el tema de las reparaciones fue incluido en la declaración de su III seminario en el 2011; “Exigir a las potencias colonialistas la reparación económica del daño histórico causado a los pueblos afrodescendientes…” El trabajo de nuestro actual embajador en Belice fue constatado por nuestra participación en dos oportunidades en dicho seminario, igual que los intelectuales comprometidos, Jesús Chucho García, Gustavo Fernández Colon y Basem Tajeldine que compartimos en cuatro versiones de esta experiencia importante en nuestras relaciones con los pueblos del Caribe. Diríamos afirmativamente es parte del Legado de Chávez.
 
Ojala no se olvide esta experiencia y proponemos retomarla convergiendo el movimiento social afrodescendiente de Venezuela, académicos e investigadores del tema con nuestras misiones diplomáticas, que contribuirán en los avances de las transformaciones políticas con los pueblos afrodescendientes de nuestro hermoso Caribe con espacios como el mencionado, Porque perdemos tiempo dando clases de español o un concierto de cuatro.
 
– Diógenes Díaz, Vocero Internacional, Movimiento Social Afrodescendientes de Venezuela
@diogenesddg, diogenesd@gmail.com
 
 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí