A pesar de que el gobernador del estado Miranda y ex candidato presidencial de la derecha, Henrique Capriles Radonski, desestimó que esté considerando afrontar una eventual campaña para la presidencia, ante la hipotética imposibilidad de que el presidente Hugo Chávez pueda asumir el nuevo período constitucional el próximo 10 de enero, los buitres de siempre apuestan por la muerte del líder de la Revolución Bolivariana.
 
En el reciente XI Congreso de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP, que se llevó a cabo a finales de agosto y principios de septiembre pasados en la ciudad capital, Caracas, una colega venezolana, cuando nos enseñaba sobre la marcha los logros sociales de la era chavista, nos comentó: lo único que deseó es que el maldito cáncer no malogre la gran batalla que por los humildes lleva a cabo Hugo Chávez.
 
Por fortuna, las primeras informaciones, después de la cuarta intervención quirúrgica que duro 6 horas, las noticias son halagüeñas. “El presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, evoluciona favorablemente tras sufrir una hemorragia durante la cirugía a la que fue sometido en Cuba por un cáncer y su recuperación requerirá de un tiempo prudencial”, informó el Gobierno este jueves, cuando falta menos de un mes para que asuma un nuevo mandato.
 
Sin embargo, antes el vicepresidente Nicolás Maduro, en un mensaje televisado, habló con toda frialdad, al explicar que Chávez, de 58 años, fue sometido a una “operación compleja, difícil, delicada lo cual nos dice que el proceso postoperatorio va a ser un proceso también complejo y duro”.
 
Con aspecto triste, relatan los cables, recordó que Chávez pidió a los venezolanos antes de partir a Cuba mantenerse “serenamente preparados para enfrentar estos días duros, complejos y difíciles que nos va a tocar vivir” y dijo que este “complejo” escenario sólo se puede enfrentar con “con la unidad del pueblo, con la unidad de las fuerzas políticas y sociales de la Revolución”.
 
“Estamos más unidos que nunca… estamos unidos en la lealtad a Chávez y a nuestro pueblo”, indicó el vicepresidente y agregó que “más temprano que tarde vamos a tener a nuestro comandante presidente aquí”. Maduro aprovechó para fustigar a la oposición, a la que señaló de atacar a Chávez y exigió que cesen en sus acciones.
 
En efecto, no obstante que Capriles asegura que “no esta sacando cuentas ni deseo que ese sea el escenario”, obvio, el de su desaparición física, nuevamente fustigo al afirmar que su aspiración es que Chávez asuma el próximo 10 de enero par que “el Presidente de la República cumpla su promesa de repartir villas y castillos que prometió durante el proceso electoral”, por eso, continuó en su crítica, obtuvieron más votos que lo que nosotros obtuvimos el 7 de octubre, este Gobierno tiene que cumplirle a los venezolanos, concretó.
 
Así de grave y difícil esta la realidad venezolana, por una parte un pueblo unido que reza por la salud de su presidente, por la otra, los buitres que se dicen creyentes y apuestan por la muerte del Héroe de la Revolución Bolivariana. Esperemos que Hugo Chávez venza en esta batalla por la vida y por su Venezuela.
 
– Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor mexicano.