FARCO expresa su indignación por la resolución de la Cámara Civil y Comercial concediendo más tiempo al Grupo Clarín para burlarse de la Ley y de las instituciones de la Democracia.

Resulta evidente cómo algunos jueces se dejan presionar por el poder económico y no por la voluntad popular expresada a través de los dos tercios del Congreso Nacional que voto la Ley, la Corte Suprema, o la decisión política del Ejecutivo.

Con esta medida el Grupo Clarín gana unos días pero tarde o temprano deberá cumplir la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Instamos a avanzar en la aplicación de la Ley en todos sus aspectos para democratizar la comunicación promoviendo un nuevo modelo comunicacional.