Octubre mes judío-cristiano de grandes sorpresas agradables y desagradables en la historia de la humanidad, particularmente para los aymara hablantes, kechua hablantes kallasuyano-tawantinsuyano y castellano hablantes del “Estado Plurinacional” de la Bolivia sudamericana. Los distintos medios de comunicación social nacional e internacional han dado cuenta de la visita de la Reina Sofía Margarita Victoria Federica de España a territorio ancestral de Hurin Kollasuyu, hoy identificada como Bolivia hispano-latino sudamericano. La revolución cultural y democrática postulada por el gobierno del MAS y de Evo Morales Ayma, presidente del sindicato de productores de la coca del Chapare y del Estado Social Unitario de Derecho Plurinacional, no define con claridad su horizonte histórico-político y pluricultural de gobierno, sobre todo, pareciera que da por terminado el mandato constitucional de la descolonización.
 
Hasta antes de la noche lúgubre del 12 de octubre de 1492, los pueblos, naciones y sus procesos civilizatorios del Kallpulli Maya y del  ayllu Tawantinsuyano, han sido sometidos a la más cruenta e inhumana invasión y colonización euro-española. Los distintos hechos históricos genocidas y etnocidas; sobre todo, la política-religiosa del terracidio impuesto por el Papa Alejandro VI, el Borgía español. Terracidio que definió y configuró virreinatos, capitanías y todas las formas de repartija territorial, que trajo el sojuzgamiento económico, político, cultural, social y religioso, que los llamados Reyes Católicos de España emprendieron en el llamado “Nuevo Mundo o Continente Indio”.
 
Durante los 398 años (1526-1824) de la presencia colonizadora chapetona en territorio tawantinsuyano, fue realmente desastrosa, debido a la negación de la identidad pluricultural, a la pertenencia territorial y a la personalidad etnohistórica, de los constructores de la civilización comunitaria de ayllus del Tawantinsuyu, que dio luz verde a la imposición de valores culturales egocéntricos vía la cristianización y la castellanización que viabilizó una forma de vida y de modelo de sociedad servil y esclavista, donde el mal llamado “INDIO” de ser un ser humano libre pasa a ser siervo al servicio de Dios y de esclavo del Rey.
 
La colonización euro-española ha sido de robo y genocidio, pues, la cantidad de oro, plata, piedras preciosas y muchas otras riquezas naturales, que ascienden según G.H. Prescott a 57,200 pesos de oro, 540 Kg. de plata, más el anda de oro del Inka valorada en 25,000 pesos de oro y 45,240 pesos de oro y 976.2 Kg. repartidos entre los soldados de Pizarro y Almagro.     El historiador Quintana calcula en 57,220 pesos de oro, 540.4 Kg. de plata, más 2,350 marcos de plata para  Pizarro, adjudicándose el anda del Inka, valorada en 25,000 pesos de oro. Todo esto ocurrió el 17 de junio de 1533 en K´ahamarka (Perú), que benefició al “germen de la transformación industrial y económica del mundo” euro-español, a costa del trabajo  inhumano de los kechuas, aymaras, verdaderos creadores de riqueza para el colonizador de todos los tiempos. La desestructuración del sistema socio-económico comunitario de reciprocidad, de la complementariedad del ser humano tawantinsuyano con su medio ambiente ecológico y cósmico, de la estructura productiva agropecuaria comunitaria, del equilibrio y armonía, de las jerarquías de responsabilidad y de todo lo que representaba la civilización comunitaria de ayllus del Tawantinsuyu.
 
La castellanización, cristianización y la santa inquisición se constituyeron en las maquinarias de la colonización mental del “indio”, por el que se les obligaron a los tawantinsuyanos a negarse y renegar de su identidad pluricultural, de su territorio y de su civilización y ser asimilado por los valores culturales del individualismo, del egoísmo, de la violencia, y de todos los males que lo postra como pueblo enfermo; terminando, siendo encomienda de Cristo y del Rey, que la colonización interna republicana hispano-latino sudamericana, en su condición de heredera de la enfermedad colonizadora euro-español, le niega su pertenencia territorial tawantinsuyano, al transformarlo en ecuatoriano, peruano, boliviano y otras identificaciones territoriales republicanos.
 
El ser humano kollasuyano-tawantinsuyano de hoy sufre las consecuencias de la herencia colonial, con mayor crueldad de parte de los españoles americanos (criollo-mestizos y mulatos), republicanos, que instrumentalizan el colonialismo interno y continuaran con lo heredado de su “Madre Patria España”, para seguir saqueando las riquezas naturales, sobre todo, reafirmando la monoculturalidad alienante. Las nuevas encomiendas republicanas, identificadas como Estados-Nación no son la real respuesta a la colonización centenaria, si no, el encaminamiento hacia formas sutiles de colonización por los marxistas de la izquierda pequeña burguesa, que de fracaso en fracaso persisten en su socialismo andino-amazónico comunitario del siglo XXI. 
 
Parafraseando a Galeano diremos que “Las Venas Abiertas del Tawantinsuyu”, son la consecuencia dolorosa de la invasión colonial euro-española escolástica, liberal y marxista; pues, el terracidio, el genocidio y el etnocidio de todos los tiempos lo sufre el pueblo y las naciones ancestrales de los cuatro suyus del Tawantinsuyu. Es oportuno recordar aquella fiesta colonial del “V Centenario de la invasión colonial del nuevo mundo”, sofisticadamente denominada como, “el encuentro de dos mundos”. Sin embargo, esta celebración colonial, era el comienzo de la reconquista de hispano américa por España Monárquica, vía la cooperación económica, las cumbres hispano americanas y muchos otros mecanismos diplomáticos que los gobiernos oligárquicos, nacionalistas y populistas han celebrado y llevado a cabo con su “Madre Patria”, bajo la vigilancia del “Padrastro estadounidense”.
 
Durante el gobierno de Siles Suazo, el diputado indio aymara Constantino Lima en el congreso nacional, pronunció un encendido discurso protestando por la visita anunciada de los monarcas de España, como muestra de indignación del pueblo indio del Kollasuyu-Tawantinsuyano, (Bolivia-Sudamérica). Hoy, después de este hecho histórico-político indianista aymara-kechua-amazonense, el gobierno indígena-mestizo del MAS, recibe a la reina Sofía de España, abogando “por construir caminos de integración, sin invasión ni saqueos y no quedarse en el pasado histórico”. La prensa nacional de Bolivia ha desplegado abundante información de los cuatro días de visita de la reina de España, concitando sorpresa y desconcierto a la política descolonizadora del gobierno de Evo Morales, cuando se indica que el “pasado es pisado, es tiempo de construcción, de unidad, de integración sin invasión”.
 
Estos enunciados del presidente boliviano, parecieran que fuera consecuencia de “una emoción recibir a su majestad, la reina Sofía. Un nuevo encuentro con el pasado histórico”. El pasado histórico, el pasado colonial del virreinato por 398 años (1526-1824) es de luto, sangre, robo, genocidio, etnocidio y terracidio que la historia oficial de los Estados-Nación sudamericanos, que particularmente difunde Bolivia, sobre todo, hoy cuando se está en el período de la “Revolución Cultural y Democrático”. Dentro de esta revolución se postula constitucionalmente (Art. ), la descolonización, creándose el Viceministerio de la Descolonización, que tuvo su protagonismo con la celebración masiva en el coliseo Don Bosco de La Paz, el matrimonio aymara, con la declaración del 12 de octubre como el día de la descolonización y otras acciones menores sin trascendencia.
 
La visita de la reina Federica de España ha provocado la tímida reacción del Viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas haciendo recuerdo el “pasado histórico”, en el sentido de que “Gracias a la sangre de 8 millones de indios muertos en el Cerro Rico de Potosí, España logró ingresar a la etapa industrial. Lo mismo que puede hacer España –en una pequeña retribución al aporte de Bolivia y Perú a su desarrollo- es tratar a nuestros compatriotas como se merecen”. En esta declaración a ABI se observa lo que significa para los pueblos y naciones ancestrales del Kollasuyu/Bolivia, la contradicción no antagónica del gobierno, la afirmación de 8 millones de indios muertos en beneficio de España y la palabra presidencial de, el “pasado pisado”. Demandar una “pequeña contribución” no es más que claudicar con la política descolonizadora del “Estado Plurinacional Comunitario”, lo que debió demandarse es la “indemnización por los 398 años de colonización genocida”.
 
En medio de esta visita monárquica, las víctimas de “octubre negro del 2003”, cuyo saldo social ha sido 67 muertos y 467 heridos de bala, por parte del ejército del Estado Plurinacional Boliviano, no tiene una respuesta judicial, a pesar de los 9 años de demanda de justicia por el pueblo alteño y las víctimas de este delito de lesa humanidad, que tiene su antecedente con los delitos de lesa humanidad cometida por los invasores españoles vía la Santa Inquisición y el ejército chapetón. Siendo esta la realidad etnohistórica y política no puede ser el “pasado pisado” o simplemente una demanda  de “una pequeña contribución”, muy por el contrario debería ser  una contundente demanda de reparación histórica y política en nombre de los kechuas, aymaras y amazonenses del Kollasuyu/Bolivia y del Tawantinsuyu/Sudamérica, siendo un gobierno “indígena”.
 
Todas las autoridades indígenas y no indígenas de La Paz, de Tiwanaku, de Santa Cruz y de San José de Chiquitos han celebrado al unísono la visita real de la Madre Patria España, que ha ofrecido 2,6 millones de euros para el arte y la firma del Memorándum entre el Presidente Evo y la Reina Sofía, que “no es vinculante, ni está sometido a derecho Internacional”, como informan los diarios de prensa escrita de La Paz/Bolivia (La Razón, Cambio, Página 7). Evo Morales en su elocución en Palacio de Gobierno dijo que “No sabía sí sería cooperación o será devolución, pero es algo que nos une”.
 
El pueblo kechua potosino y sus autoridades cívicas, protestaron por la no visita de la reina a pesar de haber coordinado con las autoridades plurinacionales, la visita de la reina Sofía y viera el estado en que se encuentra el Cerro Rico de Potosí y demandar la devolución de una parte de la moneda colonial encontrada en la fragata Nuestra Señora de las Mercedes el 2007 por la Empresa Odyssey, monedas de oro y plata que ascienden a 600 mil monedas coloniales, que fueron hundidas en 1804 en el océano atlántico, valorada hoy en 500 millones de dólares americanos. Indican que son monedas acuñadas en la Casa de la Moneda de Potosí, del Virreinato del Perú. Ante este acto de discriminación, el Comité Cívico Potosino y su dirigente Celestino Condori, critico por la no visita real a Potosí, (ANF).
 
Según la información difundida por Cambio (17/Oct./012), “Bolivia y España firman acuerdo por el bien de las futuras generaciones”, en consecuencia, se presume que los jóvenes del tercer milenio serán bien atendidos en sus derechos fundamentales comunitarios e individuales, que sanciona la Constitución Política Plurinacional y las leyes, que orillan el horizonte político del “socialismo comunitario del siglo XXI”. El gesto generoso de la Monarquía Española, pareciera cumplir con su política de reconquista de sus viejas colonias, iniciadas en 1992 en homenaje al “encuentro de dos culturas”. Esperemos que la enfermedad sea erradicada y sanada por los propios pueblos y naciones ancestrales del Tawantinsuyu y de esta manera la descolonización sea una realidad del gobierno de las hojotas y el poncho, como señalaba El Apu Mallku Constantino Lima en la Asamblea de las Naciones Unidas de Ginebra en 1983.
 
“El tercer milenio es el milenio de los pueblos y naciones ancestrales del nuevo mundo y de manera especial del Tawantinsuyu, la hoy mal llamada Sudamérica, para asumir los retos histórico-políticos y el derecho a la reconstitución del Estado Plurinacional, Pluricultural, Plurilingüe confederado de los pueblos y naciones del Perú-Tawantinsuyano, como reto del siglo XXI, expuesto en la Asamblea de la ONU de Ginebra, por Aureliano Turpo Choquehuanca, representante del MIPWA”, con motivo del V Centenario del Encuentro de dos Culturas.(Debate Indianista, julio de 1992). Muchos representantes de los pueblos indios del mundo y sus organizaciones indianistas, protestaron por la sutil propuesta española de la reconquista de “hispano américa”.
 
Hoy de cara a los retos del siglo XXI, se debe masificar la política descolonizadora y evitar nuevamente la colonización extracontinental, para ello es necesario desmontar el colonialismo interno de los gobiernos neoliberales y populistas, sobre todo, descolonizar la mente de los dogmas demo-liberales y socialistas ateos, que aprisiona a los kechuas, aymaras, amazonenses y mestizos empobrecidos, mediante las organizaciones corporativas clasistas. El destino de los pueblos y naciones ancestrales en resistencia, es la reconstitución de su Estado Plurinacional Confederado de Pueblos y Naciones del siglo XXI e iniciar el Buen Gobierno de todas las sangres.
 
Aoxaka D.F., Octubre del 2012.
 
Dr. Aureliano Turpo Choquehuanca.
Autor del primer libro sobre: El Indianismo y el Problema Plurinacional. 1983.
Estado Plurinacional…2006./ La Descolonización hito histórico político…2011.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí