Educación: El ‘sueño americano’ se aleja de los pobres:
 
La enseñanza pública es víctima de una coordinada campaña bien financiada para privatizar tantas escuelas como sea posible, particularmente en las grandes ciudades de EEUU (copiada en otros países de la región). Su propaganda aboga por la “excelencia” de los profesores de cada sala de clase, pero su retórica desmoraliza a los docentes, menoscaba la situación de la profesión de educador y defiende pruebas o exámenes (tests) estandarizados que perpetúan la desigualdad social. Esta reforma esta conducida por la lógica del lucro.
 
Una “noticia independiente validada” el 13 de abril 2012 por la Fundación Internacional por la Libertad de los Medios, que preside el sociólogo Peter Phillips, informó en enero de 2012, que FairTest, del Centro Nacional de Exámenes Justos y Abiertos, dictaminó que realmente hubo desaceleración en el ritmo del progreso educativo de una década con la aplicación de las políticas del programa llamado “Que Ningún Niño se Quede Atrás” (NCLB, en inglés)
 
El informe "NCLB, Década Perdida para el Progreso de la Educación" concluyó que la ley "había fallado en sus propios objetivos y en un sentido más amplio". Las conclusiones de FairTest se basan en datos de la Evaluación Nacional del Progreso Educativo (NAEP) y decenas de estudios independientes.
 
Diane Ravitch, uno de los críticos más abiertos del NCBL, considera los actuales esfuerzos corporativos para reformar la educación como un ataque a la enseñanza pública. "La educación pública es hoy el blanco de una bien coordinada y bien financiada campaña para privatizar tantas escuelas como sea posible, especialmente en las ciudades. Esta campaña afirma que quiere grandes maestros en cada aula, pero su retórica desmoraliza a los profesores y reduce el estatus de la profesión de educador", dijo Ravitch en una audiencia en Los Ángeles, en febrero de 2012. "No existe ninguna comparación histórica para el avance actual de la privatización y des-profesionalización".
 
Estos esfuerzos de reforma incluyen el programa Race To the Top del presidente Obama, que Ravitch llamó "Que Ningún Niño se Quede Atrás 2.0". Race to the Top implica apuestas más altas en los exámenes, más privatización de escuelas y cierre de establecimientos de bajo rendimiento pero con gran número de estudiantes. Ravitch lo describió así: "Un programa que tiene un ganador y muchos perdedores; eso no es lo que queremos para nuestros hijos”.
 
En cambio, la retórica de la reforma del núcleo de pruebas y rendición de cuentas, enarbola los mismos principios de gestión que mantuvieron congelado durante 20 años el statu quo en la educación estadounidense. La lógica impulsora de esta reforma son las ganancias. "Los gestores de fondos de riesgo de Wall Street están invirtiendo fuertemente en esto", sostuvo Ravitch. "Esto es realmente un problema del 1 por ciento frente al 99 por ciento (den la sociedad)… Con más privatización, menos gente trabaja junta con la comunidad".
 
Otra opinión crítica
 
"¿Quién crea y permite la pobreza jamás registrada en la historia del país más rico y poderoso?", preguntó Paul Thomas en otra noticia independiente validada el 7 de noviembre de 2011, Pruebas y Pobreza en la Educación. El siempre popular debate sobre de educación/pobreza es como el cuento del huevo y la gallina: nadie está muy seguro de qué fue primero y cómo resolver el problema, dijo Thomas.
 
Paul Thomas: “Al considerar una solución del problema hay que centrarse en la mejora del sistema educativo, que a su vez, solucionaría el problema de la pobreza. La clase-elite gobernante necesita la pobreza para mantenerse en la cima de la jerarquía de poder, y las personas con poder manejan las realidades de las personas que carecen de poder.
 
“Quienes están en la ‘clase dominante’ han creado una cultura en la que vemos las consecuencias de la pobreza, pero ocultan la realidad de privilegios. El sistema educativo es una manera de perpetuar la segregación de pobres ante ricos: las áreas pobres del país obtienen los puntajes más bajos, mientras las áreas más ricas tienen mayores puntuaciones en las pruebas.
 
“El sistema de evaluación actual debe ser revisado para ver quién se está beneficiando con los exámenes y por qué. La prueba termina por verse como un reflejo de la brecha y la desigualdad en la sociedad. En la forma en que ahora está configurado el sistema, la pobreza y las pruebas benefician a los ricos y crean dificultades a los pobres, por lo que el ‘sueño americano’ queda fuera del alcance de los más pobres”, concluyó Thomas.
 
El problema de la educación no lo tienen sólo los pobres de EEUU, sino los pobres de todo el mundo. Los mismos argumentos de Paul Thomas coinciden totalmente con los planteamientos del movimiento estudiantil chileno, tanto entre alumnos universitarios como de enseñanza media.
 
 
– Ernesto Carmona es periodista y escritor chileno
 
Notas y referencias:
Paul Rosenberg, “Education ‘Reform’ Vs. the 99%,” Random Lengths News, February 10–23, 2012, http://www.randomlengthsnews.com/images/IssuePDFs/2012-feb/rl_02-09-12.pdf.
Paul Thomas, “Testing and Poverty in Education,” The Daily Censored (blog), August 8, 2011, http://www.dailycensored.com/2011/08/08/poverty-and-testing-in-education-the-present-scientifico-legal-complex.
Student Researcher: Samantha George (Sonoma State University)
Faculty Evaluators: Crystal White and Peter Phillips (Sonoma State University)