Un panorama político se ha venido presentando en Venezuela, esto a propósito de las próximas elecciones presidenciales a efectuarse el 7 de octubre, el cual ha sido acompañado por  el estado de salud del presidente de la República, Hugo Chávez Frías, aunado a ello las acciones injerencistas desde el exterior que se han venido presentando por parte de los diversos personeros hacia la nación sudamericana, es por ello que se consultó al editor de Kaos en la Red de España, el catalán Aníbal Garzón Baeza, quien realizó un balance sobre los diversos escenarios del país andino.

– ¿Aníbal cómo ves el escenario que se está viviendo actualmente en Venezuela?

– En Venezuela se está viviendo una larga campaña preelectoral desde hace varios años. Este largo período marca una diferencia trascendental con los demás países de América Latina – por ejemplo México, un gobierno títere de los Estados Unidos con su Tratado de Libre Comercio de 1994, que tiene elecciones presidenciales el próximo 1 de Julio, no se habla de ello tanto en los medios internacionales ajustándose así la campaña electoral a un período corto- y es que Venezuela actualmente es el centro de la lucha contra el imperialismo norteamericano principalmente, y el gobierno de Chávez está en constantes amenazas de injerencia. Si cae el actual gobierno venezolano muchos proyectos de emancipación en América Latina podrían desvanecerse, e incluso el desarrollo de la Revolución Cubana, ya que Venezuela es una potencia económica regional por sus reservas de petróleo. Así, la oposición lleva planificando, con apoyo de actores derechoides externos, desde la anterior victoria de Hugo Chávez en diciembre de 2006 derribar el soporte popular del Presidente. Recordemos que, como subrayé en un escrito[1], justamente el 20 de febrero de 2011 el ex presidente español José María Aznar, el ex presidente norteamericano, George Bush, el ex presidente canadiense, Brian Mulroney, y el personaje más rico de Venezuela, Gustavo Cisneros, se reunieron en la República Dominica para organizar las elecciones de octubre de 2012 y derribar a Hugo Chávez.  Fíjense, una reunión previa con el margen de más de año y medio del evento electoral. 

-¿Están dadas las condiciones para que Chávez gane este 7 de octubre?     

– Sin duda. Las condiciones en Venezuela no se han creado a corto plazo, es decir, no es que se esté haciendo una buena campaña preelectoral y la figura de Chávez se haya fortalecido mediante mecanismos de marketing haciendo que el votante lo vea, sin razonar, como un líder. Recordemos que Chávez gobierna democráticamente desde su primera victoria electoral en diciembre de 1998 y en estos 13 años ha realizado grandes cambios en la conformación del estado venezolano con la nueva Constitución, y muchas políticas sociales que han roto con el modelo neoliberal que excluía a una gran parte de la población. Esa parte civil en los 13 años se ha integrado y ha podido degustar muchos de los servicios que el nuevo estado ha ofrecido, desde un servicio amplio y gratuito de salud hasta poder acudir a la universidad de calidad con subvenciones totales. Recordemos que actualmente Venezuela se ha convertido en el segundo país de América Latina con más estudiantes, sólo superada por Cuba con su Revolución de más de 50 años. El número de la población que ha pasado de ser un actor excluido a incluido no ha sido mínimo ya que el modelo neoliberal venezolano producía grandes desigualdades sociales con miles de personas viviendo en barrios marginales de Caracas. Así, estas miles de personas son las que dan actualmente gran fiabilidad a la Revolución Bolivariana, las que no sólo viven de ideología y mañana se pueden cambiar de chaqueta política, sino que reconocen y agradecen al Comandante sus mejoras sociales. Se podría decir que hay barrios populares donde la alcaldía la mantiene la oposición y no el chavismo, pero es muy diferente las gestiones locales donde muchos de los que se llaman chavistas son oportunistas y corruptos y perjudican al Partido Socialista Unido de Venezuela, y por eso la población no vota a esas figuras, mientras si votan a Chávez siendo barrios con alcaldías de oposición donde posiblemente salga el voto a favor del Comandante.

-¿Es factible la Revolución sin el presidente Hugo Chávez?

-Las revoluciones son del pueblo no de las personas. Si una persona cae y se derriba la revolución es un indicador que no había una revolución estabilizada sino un intento de proceso revolucionario. Actualmente en Venezuela hay un debate si la revolución está estabilizada en el pueblo, ya que si Chávez no está no se sabe dónde ir. Para llegar a un alto nivel revolucionario debe haber una conciencia colectiva no unipersonalista, siendo el Presidente un líder pero no un Dios. Cuba supo hacer eso y actualmente el octogenario Fidel Castro sigue siendo un líder, pero la Revolución Cubana está por encima de su imagen, y cuando Fidel muera esa imagen no morirá. Haciendo una crítica creo que en Venezuela todavía está por encima la imagen de Hugo Chávez a la de la Revolución Bolivariana y eso es un problema por que los humanos somos mortales. Yo creo que la revolución venezolana, como todas las revoluciones que avanzan de verdad, es más que factible sin Chávez, pero para generar esa conciencia en el pueblo venezolano se debe trabajar. Es decir, generar nuevos líderes, que Chávez no sea una imagen constante en los medios de comunicación, que esos líderes visiten los pueblos que históricamente han sido olvidados, que formen a las masas, y sobre todo romper con los estereotipos de la derecha como repetir el concepto de chavismo. Si se dice que la Revolución Bolivariana es chavismo rápidamente se identifica el proyecto con una persona Chávez, pero si se lucha por identificar que el proyecto es socialismo venezolano se asemeja con un pueblo unido y combativo. Por ello yo no soy chavista, ni fidelista, simplemente comunista, una fase superior del socialismo.  

– ¿No es un fenómeno que el mandatario venezolano sin  hacer campaña por su quebranto de salud esté ganando en las encuestas. Qué opina al respecto?

-En Venezuela hay una conciencia muy amplia sobre la tergiversación de los medios de comunicación, sobre todo a partir del golpe de Estado de abril de 2002 donde intervinieron los medios, poderes ideológicos de la oposición. Por ello existe una confrontación política en la campaña electoral entre las mentiras de la derecha sobre Chávez y su salud, y el estado del presidente. La derecha intenta deslegitimar a Chávez informando de mentiras, ya que no son comprobaciones periodísticas sobre la salud del Presidente, y el pueblo venezolano es consciente de ello, así algunos de los sectores críticos con Chávez al conocer esas mentiras contra el Presidente les motiva a votar por él para rebelarse con los mass media.  En Venezuela hace tiempo que se vive una dialéctica entre el gobierno de Chávez y los medios de comunicación, un indicador más de la lucha de clases ya que la mayoría de los medios son propiedad de las clases adineradas que intentan manipular la realidad política a favor de sus intereses particulares. 

– ¿A más de 13 años de Revolución Bolivariana existe un candidato del proceso que lo pueda reemplazar?

– Estuve en Venezuela en julio de 2007 y febrero de 2009, visitando organizaciones, consejos comunales, hablando con diferentes personalidades, y mi impresión fue que en Venezuela hay más de un Chávez, es decir, una persona con las posibilidades de convertirse en líder, con una buena oratoria y una buena ideología práctica a favor de la Revolución y contra la corrupción y el vendepatrias. El problema es que muchos de esos sujetos son líderes conocidos a nivel barrial, asociativo, es decir, a nivel micro, y no a nivel de todo el pueblo venezolano. Aquí, y como hemos resaltado anteriormente, destaca el papel de los medios de comunicación nacionales y populares, no los burgueses, ya que una persona para ser conocida por el pueblo no puede ser un mesías y hacerlo a corto plazo en persona, recorriendo todo el país, sino que necesita un espacio colectivo como los medios de comunicación. En otro aspecto, la izquierda muchas veces busca generar a un líder antes de llegar al poder, ser conocido por las masas previamente, algo que la derecha o el conservadurismo, siendo autocrítico, ha sabido manejar mejor, y muchas veces el líder ha sido creado estando en el mismo poder. Por ejemplo, nadie conocía a Putin antes de ganar sus primeras elecciones presidenciales rusas en 1999 y tras su victoria se ha convertido en un líder nacionalista en el país euroasiático, siendo reelegido en las últimas elecciones. Cuba aprendió de este ejemplo, al institucionalizarse la revolución por encima de un líder, como hemos dicho anteriormente, Raúl Castro ha sido encariñado con el pueblo cubano desde que llegó a la Presidencia. Anteriormente era visto como un histórico de la guerrilla, pero poca gente en la isla lo veía como presidente de la nación, una vez fue nombrado ha sabido hacer sus reformas de actualización del socialismo por demandas del pueblo y en poco tiempo se ha convertido en un líder apreciado por las masas para seguir como Presidente.  

Por ejemplo en Venezuela una persona con cierto prestigio es Nicolás Maduro, un reflejo de un obrero que llegó a la Canciller, y posiblemente podría ocupar ese lugar de Presidente. En un inicio generaría dudas en el pueblo venezolano, pero si en la práctica realiza buenas funciones a favor de la Revolución, su papel político dejaría de ser una funcionalidad ministerial para convertirse en un líder de la Revolución. La cuestión que me pregunto es, ¿por qué muchos de las personas que pueden llegar a ser líderes nacionales pasan a ocultarse o a realizar cargos secundarios? Recordemos que en el ejemplo de Maduro se presentará como gobernador de  Carabobo en los comicios del próximo  mes de diciembre.

¿Para culminar esta entrevista Aníbal qué reflexión nos puedes dejar al respecto?

-Como principales reflexiones hay que trabajar en Venezuela que la Revolución es Bolivariana y Socialista, y no chavista, es una revolución de un pueblo, de una nación, y no de una persona. Romper con ese modelo colonialista y de imperios indígenas como el Inca. Que sin Chávez o con Chávez, las clases populares pueden dirigir la Revolución. Es igual, grosso modo, que si asemejamos la gestión de una empresa y pensamos que sin un patrón o director la producción no saldrá a un nivel adecuado, cuando en verdad, quien vale para que la producción salga es el trabajador y la trabajadora, sin ellos no se consigue ningún producto. Y además estos mismos trabajadores pueden gestionar la empresa, como una cooperativa socialista, para que la producción siga al nivel deseado. Por ello, Chávez puede ser substituido a corto plazo por otro líder o lideresa, pero un pueblo formado y comprometido por la Revolución no se crea en 4 días. Por lo tanto ese pueblo si fue bien formado votará por el candidato del PSUV, Hugo Chávez, el próximo 7 de octubre para que gane las elecciones presidenciales, y para que sea el nuevo candidato en las elecciones del 2018.