Hoy culmina la VI Cumbre de las Américas, cuya sede ha sido Cartagena de Indias, Colombia, y que se desarrolló bajo el lema “Conectando las Américas: Socios para la Prosperidad”, que contempla el rol de la integración para alcanzar un mayor desarrollo y superar la pobreza, la desigualdad   e impulsar un cambio.
 
Nada nuevo ni distinto de otras Cumbres, lo diferente está en cómo surgieron estas Cumbre, que datan de 1994 y que originalmente tenían objetivos muy precisos en los planes de gobierno del ex presidente estadunidense George Bush padre.
 
El proyecto original era reducir las barreras arancelarias e invertir en la región, excepto en Cuba, y a partir de ahí proliferaron los tratados de libre comercio, el primero de ellos se firmó con México.
 
El desarrollo de los acontecimientos políticos y sociales determinó que este proyecto que buscaba la implantación del Área de Comercio de las Américas, ALCA, fracasara cuando, le gustara o no a Estados Unidos, las dictaduras que ellos mismos habían impuesto en la región fueron cayendo.
 
El ALCA fue denunciado como un proyecto de dominación a través del poder económico y sucumbió en la IV Cumbre de las Américas que se efectuó en noviembre del 2005 en Mar del Plata, Argentina, bajo el lema “Crear Trabajo para Enfrentar la Pobreza y Fortalecer la Gobernabilidad Democrática”.
 
Estados Unidos intentó allí re-impulsar el ALCA pero no lo logró. Paralelamente a esa Cumbre, se realizó en Mar del Plata la III Cumbre de los Pueblos y la reunión terminó con protestas populares en distintas ciudades y con manifestaciones de rechazo al entonces presidente George W.Bush.
 
El ALCA murió, pero la Cumbre de las Américas no. La anterior a la que hoy culmina fue en abril de 2009 en Puerto España, capital de Trinidad y Tobago y su largo lema fue “Asegurar el futuro de nuestros ciudadanos mediante la promoción de la prosperidad humana, la seguridad energética y la sostenibilidad ambiental”.
 
La presencia de Barack Obama, quien habló de un nuevo comienzo despertó nuevas expectativas y luego provocó nuevas decepciones porque el interés de Estados Unidos en América Latina y el Caribe sigue siendo el mismo,los recursos naturales de la región y alcanzar la seguridad energética.
 
Y la historia se repite en esta Sexta Cumbre de las Américas, convocada con el lema “Conectando las Américas: Socios para la Prosperidad”.
 
Mensaje de Santos
 
El presidente colombiano Juan Manuel Santos entregó un mensaje previo a esta Cumbre, en el que señaló:
“Esta es la década de América. Nos encontramos frente a una oportunidad de oro para que a través de la cooperación efectiva podamos llevar a nuestros pueblos la prosperidad social y económica que tanto anhelan. Como ya lo he mencionado en varias oportunidades, cada país por sí solo es una fortaleza, pero juntos somos un poderío.
 
“La VI Cumbre de las Américas se convertirá en un escenario ideal para proyectarnos como un todo ante el resto del mundo, enviando un mensaje de unidad y oportunidades a la comunidad internacional.
 
“Para los colombianos es un honor ser los anfitriones de la VI Cumbre de las Américas”.
 
Más allá de lo protocolar, hay muchas cosas pendientes. Una de ellas es la exclusión de Cuba y a raíz de ello la inasistencia del presidente ecuatoriano Rafael Correa. El tema se planteó en esta reunión.
 
El Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, justificó esa exclusión argumentando que Cuba no se ha reincorporado a la OEA. Pero lo que se discute en el ámbito internacional es que las cumbres regionales no pueden ser excluyentes.
 
La rama argentina de la Asociación Americana de Juristas, que es una Organización No Gubernamental que tiene estatuto consultivo de la Organización de las Naciones Unidas, rechazó la exclusión de Cuba, calificándola de “maniobra” del gobierno estadunidense y una “inaceptable violación del principio de igualdad soberana de todos los estados”.
 
Al mismo tiempo, este organismo estimó que se trataba de una “imposición” a los gobiernos latinoamericanos con el propósito de “frustrar la solidaridad y unidad regional debilitando a la UNASUR y a la naciente CELAC”.
 
El gobierno cubano no está interesado en reincorporarse a la OEA, sí le interesa participar en las cumbres regionales, según declaró la ministra de Relaciones Exteriores colombiana y el tema se vería en esta reunión. Cuba es miembro de la Cumbre Iberoamericana.
 
Pobreza y droga
 
Los temas que se estimaba concitarían gran atención en esta reunión son el combate a la pobreza y el tráfico de drogas. Respecto al primero, están los informes de Naciones Unidas, en particular el de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, CEPAL.
 
Este informe señala que “En el año 2010 la pobreza en la región se situó en un 31.41 por ciento, incluido un 12.3 por ciento de personas en condiciones de pobreza extrema o indigencia. En términos absolutos, estas cifras equivalen a 177 millones de personas pobres, de las cuales 70 millones eran indigentes.”
 
Los países con los mayores índices en estos aspectos son Honduras con un 67.4 por ciento de su población en situación de pobreza y el 30,7 por ciento en la indigencia. En Paraguay el 54.8 por ciento está en la pobreza y el 30.7 por ciento en la indigencia.
 
Este era uno de los temas a tratar en esta Cumbre, considerando que la región bajará este año su crecimiento al 3.7 por ciento, el 2001 éste fue del 4.3 por ciento. A esto hay que agregar, de acuerdo a los informes de otros organismos internacionales, que a la pobreza se suma la desigualdad.
 
Y el combate al tráfico de drogas también fue parte de esta Cumbre. La discusión sobre legalizar o no el consumo ya estaba plateada a nivel gubernamental en Centroamérica por el nuevo presidente guatemalteco, quien convocó a una reunión que fracaso por la inasistencia de otros mandatarios del área.
 
La canciller colombiana había adelantado que se crearía una comisión para que se replanteara la forma en que se haría, porque no había funcionado en los términos deseados.La designación de un grupo de trabajo sobre el tema se había plantado antes de la Cumbre.
 
Estados Unidos, a través de su embajador en Colombia había dicho que no le temían al debate y que como país consumidor de drogas reconocían una responsabilidad en relación a los problemas que el tráfico de estupefacientes provoca en otros países de la región.
 
La declaración final de esta Cumbre dirá si fue una reunión más o si habrá algo más allá de las palabras. El fracaso de la última Cumbre Iberoamericana indica que el ambiente no está para declaraciones sin futuro.
 
– Frida Modak, periodista, fue Secretaria de Prensa del Presidente Salvador Allende.