Tenía programado escribir una carta al presidente de Bolivia reflexionándole sobre el ex abrupto de una afirmación suya relacionado con la universidad pública y la perversión que él atribuye a los educandos del sistema fiscal; pero el tema TIPNIS continúa en primera agenda imposible de soslayar. Sin embargo, el presidente podría adelantar averiguando sobre Camila Vallejo Dowling y el gran movimiento estudiantil que ha puesto en jaque al neoliberal presidente chileno justamente por el delicado tema que el presidente de Bolivia ha tratado con tanta displicencia.
 
Mientras en Durban la comunidad internacional debate el futuro ecológico del planeta, en un parque nacional boliviano, los asesinos de la naturaleza talan la foresta y destrozan el corazón del “Bosque más hermoso del mundo” según Alcides D´Orbigni.
 
Con qué moral podemos los bolivianos proclamar la defensa de la Pacha Mama, de Gaia, la Madre Tierra, Gea, Isis, Kali, Coatlicue, la misma divinidad panteísta de la milagrosa creación de especies animales y vegetales, de recursos naturales, renovables o no según la perversidad del animal humano decidido a terminar cuanto nos dio el Creador con amor y sublime generosidad.
 
La Ley 180 de protección al TIPNIS promulgada recientemente, con una reglamentación postergada, ya es motivo de franca violación de parte de tres brigadas de colonizadores cocaleros que abren senda en pleno corazón del parque violentando derechos, ignorando la norma y avasallando territorio, según denuncia una ciudadana valiente y respetable como es la profesional Sarela Paz en un último escrito titulado “Entre la indignación y el desconcierto”.
 
Nos dice indignada que tres brigadas compuestas por 50 y/o 60 personas, abrieron la senda del ecocidio proyectada por OAS y ABC en el tramo II para la carretera que beneficiará uno de los corredores biocéanicos de Brasil y de Chile y el rédito multiplicado de la siembra de coca para fines contrarios a la dignidad de la especie humana, universalmente penados en todo el planeta.
 
Destaco la expresión de la denunciante: “El día de mañana se dirá que esa senda ya estaba hecha. Los que conocemos la zona sabemos que es una mentira, una falsedad. Las comunidades mojeño trinitarias del alto Ichoa: San José de Angosta, El Carmen y Tres de mayo, Buen Pastor y Puerto Pancho son testigos de cómo las brigadas de cocaleros atravesaron el Ichoa con herramientas de trabajo (motosierras) y abrieron una senda en el lapso de las últimas tres semanas, de una acción que viola la Ley Corta 180 promulgada por la Asamblea Legislativa Plurinacional”. Así, indignada, sopando la pluma en vitriolo, nuestra dama, heroína, otra Camila Vallejo boliviana, eleva la palabra en defensa del Parque Isiboro Sécure y sus habitantes, los más humildes y respetables bolivianos contra quienes se lanzan los neo-colonizadores bandeirantes como sucedió exactamente hacen 300 años al decir de don José María Bakovic.
 
Es decir, existe avasallamiento de la propiedad ajena y delito de lesa patria, lesa humanidad y lesa vida.
 
La denunciante solicita que Derechos Humanos, la Defensoría del Pueblo, verifiquen la flagrante violación a la ley. El tema tiene connotación penal y es reprochable justamente cuando el presidente de Bolivia pretende “salvar a la humanidad”, cuando agrupaciones de ecologistas, intelectuales, filósofos, antropólogos del mundo entero claman a las autoridades de la COP-17 en Durban por ¡Justicia Climática!, renovación y avance en el Tratado de Kyoto y bondad para respetar la obra de Dios.
 
En todo caso, existe un elemento de ceguera política total en quien o quienes dirigen la lectura de los eventos socio-políticos destacables en Bolivia y a suceder en el futuro inmediato: corrupción descontrolada, descrédito político, franco apoyo a la colonización que avasalla parques naturales, avance de la siembra cocalera para fines inconfesables, desconfianza de la palabra oficial, grave riesgo de caos ante una democracia boliviana aún débil y sensiblemente lábil, lesionada por culpa de irresponsables que la historia criticará y evaluará prontamente.
 
Si sucede un retorno neoliberal o vuelven los consabidos golpes cívico-militares del pasado; si se recicla otro pinochetazo de intervención imperialista con participación de la CIA, OTAN, DEA, la derecha momia neoliberal resucitada y conforman otro golpe nefasto como el de Chile, con sociedades criminales multinacionales, como se logró conformar el PLAN CÓNDOR continental, toda la responsabilidad histórica caerá patéticamente sobre los actores actuales.
 
Cochabamba, 1 diciembre 2011
 
Gastón Cornejo Bascopé
Ex Senador de Bolivia
 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí