La reciente detención del ambientalista Carlos Amador, por parte de la Dirección General de Investigaciones Criminales (DGIC), impulsada por la familia Raudales, Urrutia es una muestra más del supuesto "Estado de Ley" que tiene secuestrado a Honduras.
 
Carlos Amador encabezó la movilización de la comunidad del Valle de Siria para defender el bosque en el Cerro La Torrecita, cuando en abril del presente año, hombres armados pretendieron derribar el bosque.
 
Amador forma parte del Comité Ambientalista del Valle de Siria, organización que libró una verdadera batalla contra la multinacional Canadiense Goldcorp, y su filial Entremares. La contaminación con cianuro y otros metales pesados a afectado la salud de los habitantes del Valle de Siria.
 
El valle de Siria se convirtió en una clara señal de las graves consecuencias que representa la minería a cielo abierto, las graves consecuencias ambientales y la miserable ganancia que aporta al erario nacional.
 
Goldcorp tiene un deplorable historial de destrucción ambiental y violaciones a los derechos humanos. En Guatemala es propietaria de la Mina Marlin, donde a pesar de existir medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en relación al cierre de la mina, el Estado de Guatemala niega su cumplimiento.
 
El reciente arresto de Carlos Amador pone una vez más en tela de juicio el aparato judicial en Honduras, donde la mayoría de los operadores de justicia están al servicio de los intereses de la elite feudal que controla el país.
 
Es inaudito que la DICG hubiera procedido a detener el ambientalista, siendo la vocación de Amador la de defender la madre tierra; sin embargo esta es una muestra de la política de derechos humanos que existe en el país.
 
La OFRANEH postula a Carlos Amador como un verdadero defensor de la naturaleza y los bienes comunes, todo lo contrario de aquellos personajes al estilo del gran depredador de origen sirio que suelen recibir preseas y la atención de los medios, mientras se dedican a apoderarse de los valles más fértiles para su obsesiva siembra de palma aceitera.
 
Esperamos un futuro mejor para la sufrida comunidad del Valle de Siria y la pronta liberación de Amador.
 
Organización Fraternal Negra Hondureña, OFRANEH
 
La Ceiba 5 de Julio del 2011