UNDÉCIMA PARTE
 
Es tal el cúmulo de las ofensas entre los aliancistas de las izquierdas y las derechas, que hemos dejado el pasado para concretarnos a los acontecimientos en ese sentido del presente. En ese tenor, vayan los agravios de los últimos días que llegan a tal grado que el Gobierno federal panista esperó paciente que un candidato de las izquierdas fuera nominado, registrado y cuando estaba plena campaña lo apresó y lo confinó en un penal federal de alta seguridad acusado de narcotráfico.
 
Por presunto narco el candidato de la alianza “Todos por Quintana Roo”, que integran los partidos de la Revolución Democrática, PRD; del Trabajo, PT y Convergencia a la gubernatura de Quintana Roo, Gregorio Greg Sánchez Martínez, fue detenido la noche de este martes en el Aeropuerto Internacional de Cancún por la Policía Federal Ministerial y de inmediato trasladado al Centro Federal de Readaptación Social, Cefereso, de Nayarit, donde quedó confinado.
 
Ricardo Nájera Herrera, vocero de la Procuraduría General de la República, PGR, confirmó la detención que se llevó a cabo después de que un juez federal radicado en Nayarit obsequiara la orden de aprehensión correspondiente en contra del político por su presunta participación en delitos contra la salud, en su modalidad de fomento, delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.
 
Los Partidos de la Revolución Democrática, del Trabajo y Convergencia, obvio, en sendas declaraciones afirman que la detención de su abanderado obedece a motivaciones políticas.
 
Mientras continúan la peligrosa huelga de hambre en pleno Zócalo capitalino de ex trabajadores de extinta Compañía de Luz y Fuerza del Centro, la Suprema Corte de Justicia de la Nación le dio un nuevo palo a los partidos de la Revolución Democrática y del Trabajo, al desechar la controversia constitucional que habían presentado contra el decreto de extinción del presidente panista, Felipe Calderón Hinojosa.
 
A doce meses del michoacanazo, 12 funcionarios perredistas continúan presos, no obstante que las autoridades panistas no les han probado ningún delito.
 
Mientras el Gobierno panista le niega a los de izquierda que haya desocupación, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Inegi, les da la razón a los primeros al informar que repunto el desempleo a 5.42 por ciento, es decir ascendió a 2 millones 498 mil personas desocupadas.
 
Así van en ofensas tras ofensas y los líderes tan campantes, han entregada el alma al diablo, perdón a Manuel Camacho Solís.
 
Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor mexicano. www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.com, www.clubprimeraplana.com.mx