Con el taller de formación en el uso de herramientas de Internet para 30 colombianas de organizaciones que trabajan contra la violencia hacia las mujeres y niñas, realizado en esta capital del 18 al 21 de marzo, avanza el proyecto de Objetivos de Desarrollo del Milenio No 3 (ODM).
 
Ese programa, que busca impulsar el cumplimiento del ODM de "promover la igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer" en Argentina, Brasil, Colombia y México, está a cargo de la Asociación para el Progreso de las Comunicaciones (APC).
 
El énfasis está en el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas.
 
Entre las estrategias se encuentran los informes nacionales sobre la interrelación de TIC y violencia contra las mujeres y los talleres de Intercambio Tecnológico, de los cuales el tercero se realizó en Bogotá, y los dos primeros en Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y Cuernavaca (México), respectivamente.
 
El socio de APC en Colombia es Colnodo, pero dado que esta entidad no trabaja el tema de violencia contra la mujer, delegó la elaboración del informe sobre la situación en este país a la Corporación de Investigación y Acción Social y Económica (CIASE).
 
El acceso a Internet en Colombia, como en el resto de la región, ha crecido notoriamente en la última década. De hecho, su uso pasó de menos del cinco por ciento registrado en el año 2000 a 38 por ciento en 2008, según datos oficiales citados en el informe de CIASE.
 
En cuanto a la telefonía celular, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística indicó que en 2009 el 83,8 por ciento de los hogares colombianos tenía acceso a telefonía celular.
 
"Llama la atención que, entre la población joven y la adulta, el porcentaje de mujeres que usa Internet es mayor al de hombres", dice el estudio de CIASE.
 
"Esto se debe en parte a que las mujeres somos más que los hombres y a que las colombianas hemos hecho grandes avances en el acceso a la educación", afirmó a SEMlac Lida Núñez, coautora del informe. Sin embargo, habría que realizar un estudio a profundidad para establecer las causas por las cuales las mujeres registran mayores porcentajes de acceso a Internet.
 
Menos favorable es el balance sobre el uso de las TIC para combatir la violencia hacia las mujeres, ya que las herramientas virtuales se limitan prácticamente a la difusión de informes, videos o programas radiales, tanto en el sector público como el privado.
 
Dos excepciones destacadas en la investigación colombiana son el sitio Web de la Fundación Esperanza, ONG que lucha contra la trata de personas, el cual tiene un chat para responder a las inquietudes de la ciudadanía, y el de la Secretaría de Integración Social de la Alcaldía de Bogotá, que utiliza este medio para facilitar el acceso de las mujeres a las Comisarías de Familia y realizar consultas en línea.
 
Lucy Niño, la coautora del informe, subraya que las TIC también son utilizadas en Colombia para promover la violencia contra las mujeres. De hecho, las páginas de Internet son los medios predilectos para publicitar el turismo sexual y la pornografía por los tratantes de personas. También, los delincuentes que hacen pornografía con menores suelen captar a niños y niñas a través de los sitios Web que tienen chat.
 
Frente a este fenómeno, el Ministerio de Comunicaciones ha lanzado el programa Internet sano, que busca estimular la guía y el control por parte de padres y madres de familia del uso de los menores a esa red que limita el acceso a sitios con pornografía, pero que descuida los mecanismos en que los delincuentes se ganan la confianza de sus hijos e hijas.