Manifiesto político fundacional del Frente Guasu
 
El frente político de partidos y movimientos democráticos, progresistas y socialistas
 
El Paraguay vive tiempos de cambio. El pueblo se ha manifestado contra el autoritarismo, el saqueo, la corrupción, la injusticia, la pobreza, la marginación económica y social en la que nos había sumido un sistema político excluyente que a su vez favoreció a una minoría que obtuvo mucha de sus riquezas ilegal e ilegítimamente. Hoy, este mismo pueblo, se muestra decidido a no volver al pasado y seguir adelante hacia las conquistas históricas que nos conducirán a la segunda y definitiva Independencia del Paraguay.
 
A propósito, se trata de una tarea que requiere de todas las energías políticas, sociales y culturales, en vísperas -justamente- al bicentenario de la gesta de 1811. En nuestro tiempo y a las actuales generaciones nos toca la responsabilidad de reasumir las tareas independentistas.
 
 En este largo camino que ha transitado nuestro pueblo, buscando la utopía maravillosa de la tierra sin mal, miles y miles de compatriotas fueron víctimas de saqueos, de persecuciones; fueron arrojados al exilio, a las cárceles y a las cobardes torturas. Otros murieron asesinados,  otros siguen como desaparecidos. Fue la tragedia y el duro precio que pagaron por enfrentar la injusticia, la explotación y la humillación. 
 
 En nombre de ellos, ¡no debemos olvidar la dictadura stronista, ni los 60 años de atraso y corrupción desenfrenada!
 
 ¡No debemos olvidar!, para que nuestra memoria histórica se transmita con dignidad a las siguientes generaciones.
 
 Afirmados en ese pasado de luchas, asistimos a estos momentos con el afán de seguir avanzando hacia un mayor bienestar para todos los paraguayos y paraguayas. Son las razones de aquellas luchas, las mismas por las que hoy, diversos sectores políticos y sociales, nos hemos convocado para concretar esta unidad: la unidad de las fuerzas que están dispuestas a condensar la voluntad de todo un pueblo y transformarla en propuestas políticas de un cambio incluyente para las grandes mayorías postergadas.
 
Un verdadero Frente Guasu, cuyo horizonte histórico es la formulación de un nuevo Estado que entierre definitivamente el actual Estado, que históricamente ha funcionado como una Sociedad Anónima (S.A.) al servicio de las camarillas de delincuentes que usurparon las direcciones de los Partidos Tradicionales, con clara hegemonía militar-colorada, y se confabularon para llenarse sus bolsillos a costa de la falta de trabajo, vivienda, salud y educación de todo un pueblo que quedó postergado y marginado.
 
 El horizonte histórico de esta unidad tiene ese sentido y tiene el objetivo de la construcción del nuevo Estado con contenido democrático, incluyente, soberano, independiente y solidario.
 
Este Frente Guasu, es la expresión organizada de nuestro momento presente, en el que los paraguayos y paraguayas estamos en un nuevo camino a la luz de nuestros abuelos y abuelas, que han plantado profundas raíces de patriotismo, honestidad y combatividad en la historia del Paraguay que queremos. Es por esto mismo, que nos consideramos parte de la tradición de lucha heroica del pueblo paraguayo. Este pueblo que desde la conquista hasta la Guerra Imperial de la Triple Alianza, resistió al sometimiento cultural, económico y militar; que desde la ocupación extranjera de 1870 hasta la dictadura stronista luchó por romper las cadenas de la opresión; y que hoy como ayer se mantiene firme en sus aspiraciones libertarias e independentistas.
 
La India Juliana, Oberá, Paytará y Arecayá, los mensúes de los yerbales, los campesinos rebeldes de la gesta de los Comuneros, los jóvenes próceres de la independencia, el Doctor Francia y los López, la lucha estudiantil, obrera y campesina contra la dictadura, las alianzas democráticas, la lucha organizada contra el Neoliberalismo: cada persona, cada organización, cada movimiento democratizador y emancipatorio, son partes constitutivas de nuestro proyecto, como memoria y como utopía para la acción.
 
El Frente Guasu, que hoy constituímos con la presencia masiva de ciudadanos y ciudadanas de todos los departamentos del país, cuenta con una amplia y diversa base social compuesta por trabajadores, pequeños y medianos productores, pequeños y medianos empresarios, industriales de capital nacional, campesinos, indígenas, intelectuales, estudiantes, profesionales, amas de casa, gente sin vivienda, desempleados, en todos los casos mencionados, compuesta por hombres y mujeres jóvenes, adultos y ancianos.
 
 Esta diversidad de fuerzas que antes estaban dispersas y separadas por divisiones superficiales, ahora se integran en una plataforma unitaria con objetivos comunes claros plasmados en un documento programático, forjando así el gran frente político, cuyo propósito es mantener y profundizar la tendencia marcada en la gesta democrática y popular del 20 de abril de 2008.
 
Dicha tendencia se orienta hacia un país donde las groseras e inmorales diferencias entre ricos y pobres desaparezcan, un país que se integre al mundo en base a principios de soberanía, justicia social, independencia, autodeterminación y solidaridad. Un país que pueda desarrollar sus fuerzas productivas en armonía con el medio ambiente, que tenga la libertad de intercambiar con otras economías en condiciones de justicia e igualdad. Un país cuyas riquezas producidas por el trabajo de los hombres y las mujeres se distribuyan en forma equitativa y justa: en síntesis, una verdadera potencia Latinoamericana como lo fue antes de la guerra criminal del ‘70.
 
 Así como rechazamos el totalitarismo y la dictadura, es totalmente ajena a nuestros fines la pseudodemocracia de unos pocos privilegiados, que es la forma hipócrita de la dominación oligárquica terrateniente. En cambio proponemos una democracia real, participativa y protagónica que liberará a los ciudadanos y ciudadanas de este sistema de injusticia que nos han legado décadas de sometimiento.
 
Este gran frente es, por todo esto, una plataforma para construir una nueva política que sea, hija de la organización popular y por lo tanto, del pueblo, por el pueblo y para el pueblo. Este nivel de sinceridad y extensión no solo es patriótico y solidario, sino necesario para dejar al desnudo a esa minoría que se ha emborrachado con el robo durante tanto tiempo y que sigue tramando planes antipatriotas, que van desde la desestabilización y paralización del proceso de cambio hasta el juicio político o el golpe de Estado. El Frente Guasu se constituye en oposición a esa suciedad que ha contaminado de muerte a la política.
 
 Asimismo, entendemos necesaria la mancomunión de esfuerzos del pueblo con los jefes, y oficiales honrados y patriotas, que constituyen la inmensa mayoría de las Fuerzas Armadas de nuestro país, para garantizar la estabilidad e institucionalidad de la republica, dentro del proceso de cambio y luchar juntos contra los conspiradores, autoritarios y corruptos que pretenden el regreso al pasado.
 
El Frente Guasu es, en sí mismo, una invitación a sumarse. La amplitud y la apertura son elementos innegociables de la filosofía democrática y progresista que lo orienta. Por eso mismo, sus puertas están abiertas a todas aquellas organizaciones de base, individualidades, grupos, movimientos sociales y partidos políticos que compartan las convicciones plasmadas en este manifiesto.
 
El Paraguay vive tiempos de cambio. Nos encontramos en un momento histórico crucial, en el que las formas económicas, sociales y políticas que nos han impuesto desde afuera, están mostrando su incapacidad para garantizar el progreso de la vida humana y del planeta en su conjunto. En todo el continente Latinoamericano se dan experiencias políticas que buscan una forma distinta de desarrollo económico, de organización política y de relacionamiento entre seres humanos y con la naturaleza. En el Paraguay también transitamos esta senda.
 
El Paraguay vive tiempos de cambio. Así lo ha confirmado el pueblo el 20 de abril de 2008, y así lo confirma de nuevo hoy con su presencia aquí, en la antigua Plaza Mayor, que Carlos Antonio López llamó plaza 14 de Mayo evocando la fecha de la Independencia Patria. Así lo confirma la constitución de este Frente Guasu que hoy inauguramos, con la convicción de que seremos, junto con otros, pilares fundamentales para la consolidación patria soñada que ya ha empezado a nacer.
 
 
BASES PROGRAMÁTICAS
 
 “EL FRENTE GUASU” –
 
SUS PROPUESTAS Y SU COMPROMISO DE CAMBIO: PRINCIPIOS FUNDAMENTALES
 
En el FRENTE GUASU nos comprometemos a trabajar para la instauración y vigencia de un Estado soberano social y democrático de derecho; el desarrollo económico, social y cultural de la población paraguaya en su conjunto, desde una perspectiva de género; la implementación y vigencia de una verdadera justicia social que garantice el bienestar de sus habitantes; la promoción y defensa de los derechos humanos, del medio ambiente, y el protagonismo de la juventud; y la participación organizada y democrática de la ciudadanía en la formación de su voluntad política bajo los mas nobles principios de la democracia, la solidaridad, la libertad, la justicia, la igualdad y la participación
 
 Modelo económico
 
Cambiar el modelo económico que impera en nuestro país, porque estamos convencidos de la necesidad de fomentar industrias, emprender la reforma agraria con una producción diversificada, que nos permita alcanzar una justa distribución de las riquezas y el bienestar para todos. No permitiremos que continúe imperando en nuestro país el sistema hegemónico capitalista neoliberal, caracterizado por la explotación del hombre por el hombre, la pobreza creciente, la devastación y destrucción de la naturaleza, el aumento de la desocupación y el incremento de la imaginación social.
 
Profundización de la democracia
 
Profundizaremos la democracia participativa, fortaleciendo y ampliando los espacios de participación popular, que nos permitan debatir sobre temas trascendentales como el presupuesto participativo; la reforma del Poder Judicial; la reforma constitucional; la necesidad de modificar el Código Electoral sobre todo en lo referente a las famosas listas sábanas y la formulación de un nuevo modelo de seguridad. El Estado debe garantizar las libertades políticas y asegurar -al mismo tiempo- la igualdad y la justicia social.
 
Soberanía nacional
 
 Defenderemos la soberanía nacional, entendida en su amplio sentido, territorial, energética, alimentaria, cultural, politica y económica, basados en principios de igualdad y respeto a nuestra independencia. Por ello rechazamos cualquier tipo o modalidad de penetración o de ingerencia extranjera que atente contra nuestra soberanía. Asimismo ratificamos nuestro apoyo a la gestión que viene desarrollando el Gobierno de Fernando Lugo, tendiente a lograr la recuperación de nuestra soberanía energética en Itaipu y Yacyreta. 
 
 Reforma agraria
 
 Con el protagonismo campesino e indígena impulsaremos una Reforma Agraria planificada desde una perspectiva nacional e integral, como principal reactivador económico, partiendo de la definición de un modelo productivo y de una política agraria.
 
Trabajo
 
 Con la activa participación de la clase trabajadora impulsaremos la recuperación de las conquistas laborales, el respeto a la libertad sindical, la formulación de una nueva política salarial que equipare el valor del salario al costo de vida real de la ciudadanía, y la promulgación de una ley de primer empleo consensuada con organizaciones sindicales y sociales. Con el protagonismo de la clase trabajadora y de los industriales honestos, impulsaremos la reactivación productiva y el desarrollo económico nacional, de modo a superar el atraso y la miseria, generando empleo decente con sujeción a leyes laborales y respeto a disposiciones de la seguridad social.
 
Lucha contra la corrupción
 
 Lucha frontal contra las actividades mafiosas del sector privado y contra los actos de corrupción que se cometan en dependencias públicas y gubernamentales. Nuestra consigna al respecto será siempre clara y terminante: Castigo ejemplar para los delincuentes.
 
Igualdad de oportunidades
 
 Propugnamos la defensa de la igualdad de oportunidades como principio fundamental, lo cual implica para nosotros la promoción de medidas tendientes a superar las históricas desigualdades imperantes, como las de género, raza, nacionalidad, y clases sociales.
 
 Nuestra lucha solidaria y consecuente en favor de los indígenas, marginados y despojados de sus tierras por gobiernos oligárquicos auto denominados “agraristas”. Pondremos lo mejor de nuestro empeño para que en el futuro no existan comunidades indígenas sin tierra propia.
 
Respeto a la voluntad popular
 
 Estamos en contra de todo quiebre institucional que atente contra la voluntad popular, por ello manifestamos nuestra enérgica oposición a cualquier intento de golpe de estado -bajo el ropaje que fuere- contra el gobierno democrático y constitucional del compañero Fernando Lugo. Un prefabricado juicio político o “golpe parlamentario” tendrá sin duda derivaciones graves e imprevisibles, cuya responsabilidad directa recaerá sobre aquellos que pretendan burlar la voluntad soberana de casi un millón de paraguayos que consagraron a Fernando Lugo -hasta el 2013- como Presidente de la Republica del Paraguay.
 
 Recuperación de tierras mal habidas
 
 A los organismos competentes del estado exhortamos acelerar las gestiones tendientes a concretar la recuperación de tierras mal habidas, para que a la brevedad sean entregadas a los sujetos de la reforma agraria; a los trabajadores del campo, a los indígenas, a los campesinos sin tierra.
 
 Justicia tributaria
 
 Entendemos Justicia Tributaria, como la distribución equitativa de los impuestos y tributos, para lo cual planteamos la discusión sobre los mecanismos a ser utilizados para lograr una plena justicia tributaria como ser por ejemplo la implementación del Impuesto a la Renta Personal, impuestos a la soja, a la producción extractiva, y al latifundio.
 
 Consideramos como primera medida hacia este objetivo la implementación del Impuesto a la Renta Personal (IRP), como herramienta necesaria para una mejor distribución de las riquezas y el sinceramiento del sistema económico y financiero, que permita detectar los ingresos ilegales o mal habidos de Los mafiosos, contrabandistas, y evasores. Respaldando la vigencia del Impuesto a la Renta Personal apoyamos los reclamos formulados por la ciudadanía, por los industriales, por los comerciantes honestos, por los trabajadores que exigen la vigencia de dicho impuesto, en la búsqueda de un país mas serio, mas justo, transparente y solidario.
 
Defensa del ambiente
 
 Repudiamos los atentados contra la naturaleza y la tala indiscriminada de bosques perpetrados en su mayor parte por empresarios inescrupulosos protegidos durante más de sesenta años por gobernantes “agraristas”.
 
 Nuestro compromiso de lucha y nuestra indignación por la utilización irresponsable de agrotóxicos que contaminan nuestros ríos y arroyos, dañando la salud de la población campesina y urbana.
 
Emprenderemos medidas enérgicas y urgentes para la protección del medio ambiente, la flora y la fauna de nuestro país.
 
 Políticas culturales
 
 Entendemos que la cultura atraviesa a todo el quehacer nacional en sus ámbitos político, económico y social, por lo que la lucha por una cultura que nos represente y eleve como pueblo, será (como de hecho lo fue y lo es) uno de los ejes centrales de nuestra acción política. Desde esta perspectiva, reivindicamos como primera medida, la efectiva difusión y aplicación de la Ley Nacional de Cultura, así como el fomento de expresiones con arraigo histórico, desde una perspectiva de inclusión en el conjunto cultural de la humanidad
 
Políticas de bienestar para las mayorías
 
 Promoveremos políticas públicas sociales de fuerte impacto, que incidan materialmente en el combate a la pobreza y a favor de la redistribución de riquezas, desde una perspectiva de derechos que deje atrás el asistencialismo. En este sentido, una de las políticas urgentes radica en asegurar el acceso a la vivienda digna.
 
Resulta propicio este momento histórico para recalcar que tanto el manifiesto político como las bases programáticas del Frente Guasu, surgen como resultado de las reivindicaciones históricas del pueblo paraguayo y del aporte de los militantes de cada una de las organizaciones que conformamos esta nueva alianza política. Por lo tanto, conforme avancen los tiempos, las posiciones políticas y el programa se irán ajustando, obedeciendo el mandato de todo un pueblo que en su experiencia de lucha seguirá creando y re-creando el proyecto histórico que permita la liberación integral de todo el pueblo paraguayo.
 
¡El cambio esta en marcha y no se detiene!
 
¡Solo juntos construiremos el Paraguay diferente que todos queremos!
 
20 de marzo de 2010
 
 

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí