Desde el inicio del largo recorrido que ha transitado y transita el pueblo de México para asegurar su todavía incipiente democracia, ha creado instituciones públicas en las que quiere depositar su confianza; sin embargo los funcionarios que han u ocupan responsabilidades directrices en las mismas lo han traicionado una y otra vez.

Ante el manejo profesional demostrado en las elecciones de medio sexenio, ocurridas el pasado 5 de julio, podemos decir sin ambages que el Instituto Federal Electoral, el IFE como lo conocemos, ha recuperado la confianza que desde su creación había ganado y que dilapidó su anterior presidente, Luis Carlos Ugalde y demás consejeros de triste memoria en las elecciones presidenciales del 2006.

Sin embargo no todo es felicidad, uno de los organismos más importantes creados por los regímenes revolucionarios es el Instituto Mexicano del Seguro Social y hoy asistimos prácticamente a su funeral, en lo que se refiere a la confianza perdida al ponerse a descubierto deshonestidades y trastupijes a consecuencia del incendio de la guardería ABC de Hermosillo, Sonora que ha cobrado la vida de 48 inocentes criaturas.

Deben sentirse satisfechos los consejeros, los representantes de los partidos políticos y en particular el presidente del IFE, Leonardo Valdez Zurita después del trabajo realizado en el actual proceso electoral, donde con esfuerzo derrotaron principalmente a los agoreros del mal definidos en cuatro grupos: Los que aseguraban que la jornada comicial iba a ser un fracaso, los que aseguraban que iba a haber violencia y la paz social se colapsaría, los que pensaban que iba a haber poca asistencia de los votantes y los publicistas del voto en blanco, que ahora se quieren trepar en los índices de los votos nulos adjudicándoselos.

Han pasado treinta y cuatro días desde el drama de la Guardería de Hermosillo y los resultados son verdaderamente lamentables en cuanto las investigaciones, otra institución que debería ser ejemplo y contar con la confianza del pueblo de México, es la que cuenta con los menores índices de credibilidad, nos referimos a la Procuraduría General de la República, la cual después de muchas semanas se digna atraer el caso, cuando los presuntos responsables ya huyeron al extranjero y ahora recurre a la Interpol para su detención y extradición ¿para qué? para que de regreso al país y después del costo enorme que esto significa por ser acusados de homicidio doloso, que es un delito no grave, salgan bajo caución con el pago de una barata fianza, así la administración de justicia federal se burla del pueblo de México.

Y sobre las listas de los beneficiarios con las guarderías subrogadas, aunque las entrega el desacreditado director del IMSS, ya no son creíbles, se tomó 34 días, si es que la entregó, para rasurarlas, manipularlas o alterarlas.

También está en entredicho la institución de la Presidencia de la República, el Partido Acción Nacional siempre criticó que el Jefe del Ejecutivo fuera al mismo tiempo el jefe de su partido político para convertirse en un Presidente omnímodo, ahora hecho gobierno haya caído en los mismos excesos que criticó y ponga y quite al líder nacional, a los presidentes estatales y municipales, a los coordinadores parlamentarios y demás funcionarios blanquiazules sin el menor pudor.

Por lo pronto, en cuanto al Instituto Federal Electoral, no obstante sus enemigos de siempre, entre ellos el propio Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que encabeza la señora María del Carmen Alanís Figueroa impuesta por la esposa del presidente de la República, Margarita Zavala Gómez del Campo, ha recuperado la confianza perdida, un capital que no deberá perder, porque de volverse a repetir tal situación, el pueblo de México, ahíto de contar con instituciones serias, responsables, profesionales, dignas de toda su confianza, se los demandaría como ahora repudió en las elecciones al gobierno panista y todo los que significa.

– Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor mexicano.  www.felap.info, www.ciap-felap.org, www.fapermex.com, www.clubprimeraplana.com.mx