Hace una semana que me encuentro en Trinidad, no puedo salir ni por tierra ni por aire, entonces lo que me queda es comentarles lo que está pasando en esta ciudad.

Trinidad es una población distante del eje troncal de Bolivia, por eso mismo la información que sale hacia afuera a través de los medios de comunicación, sobre todo televisivos, es planificada y generada por los mismos medios de comunicación para demostrar una realidad que no existe.

La realidad en Trinidad es bastante normal, aquí al parecer estamos alejados de los conflictos, no se han suspendido las actividades escolares, tampoco las festivas e inclusive se dará un encuentro deportivo entre Oriente de Santa Cruz y el Real Mamore de Beni. Eso significa que el aeropuerto funciona siempre y cuando lo autorice el Prefecto o el Comité Cívico. Los otros pasajeros que nos encontramos en tránsito tendremos que esperar a que se solucione los conflictos ya que no gozamos del respaldo de los dueños de Trinidad.

Sin embargo para aparentar que Trinidad está convulsionada se montan shows desde los medios de comunicación, por ejemplo, el domingo por la noche mientras un grupo de feligreses católicos rezaban por la pacificación del país, en las puertas de la iglesia, camarógrafos y periodistas afines a los grupos de poder instruían a un grupo de jóvenes como deberían pasar frente a las cámaras para demostrar que existe movilización, entonces este grupo de jóvenes, en motos de último modelo, pasaban dispersamente acelerando sus motores, tocando bocinas y diciendo estribillos en contra del Presidente Evo Morales como: ¡muera el Presidente Evo Morales, muera el Presidente dictador, viva la autonomía¡. Luego los camarógrafos se instalaron en una esquina y los mismos jóvenes retornaron para hacer un mitin frente a las cámaras que no duró más de 5 minutos y luego cada uno se dispersó.

Las tomas de instituciones en esta población no son más que figurativas, ya las oficinas por resguardo habían dejado de funcionar y no había casi nada que robar o destruir, por eso, los cívicos hicieron una toma pacífica acompañada de una Notaria de Fe Publica quien dijo que realizaría un inventario de todo lo encontrado, inventario que hasta ahora no se da a conocer por ningún medio de comunicación, es más, existía una queja de los cívicos que ingresaron a las instituciones: "ya no existe nada en estas oficinas es como si ya hubieran sabido que veníamos a tomar", ¡qué pena!, los supuestos autonomistas no encontraron nada para llevarse así como ocurrió en Santa Cruz.

Con mucha sorpresa vi cómo las mismas personas, un grupo que no pasaba de 20, hacia el recorrido para tomar las diferentes instituciones, solo que en cada institución hablaba diferente persona y los medios de comunicación mostraban lo dramático de la situación, una mentira magnificado por este poderoso medio. Entonces las oficinas tomadas teóricamente, no están tomadas, si cerradas y con un pequeño resguardo policial.

Uno de los dirigentes de la Central de Pueblos Indígenas del Beni afirmaba: "no.., los pobladores de Trinidad, cuando existe conflicto se encierra en su casa y no sale para evitar enfrentarse". Al parecer eso es evidente, no existe manifestaciones concretas a no ser las promovidas por la Prefectura que últimamente han sido pequeños grupos, al parecer el Prefecto a un no ha decidido invertir más recursos económicos para financiar las movilizaciones.

La toma de aeropuerto duró unas dos horas, moto taxistas contratados llegaron y tomaron el aeropuerto para luego retirarse, se quedaron tan solo 10 unionistas, pero había que demostrar la convulsión en Trinidad, por eso el Rector de la Universidad estatal obligó a todos los estudiantes a reforzar esta toma, tampoco duro mucho. Actualmente el aeropuerto cuenta con unos cuantos unionistas resguardando la supuesta toma, lo que verdaderamente está paralizando el funcionamiento del aeropuerto de Trinidad es la decisión de la asociación de pilotos de Beni de apoyar la "lucha autonómica", por supuesto, el Prefecto que se aferra a que continúe esta toma ya que es el único lugar que puede mostrar como parte su lucha movilizada inexistente.

Lo que se agudiza en Beni es la escasez de combustible, recordemos que existe una gran población beniana de moto taxistas, estos compañeros trabajan día a día para llevar el sustento a sus hogares, muchos ganan en porcentajes, otros adeudan por sus motos, entonces, la desesperación se agudiza al no encontrar el elemento esencial para su trabajo como es la gasolina.

Los moto taxistas están exigiendo al Prefecto y al Comité Cívico que solucionen el problema, inclusive se ha escuchado amenazas de tomar las instalaciones de estas dos entidades, los dirigentes de este sector ha dicho que no se responsabilizan de las acciones que sus afiliados vayan a tomar. Inmediatamente cívicos y autoridades prefecturales han salido para desafiar a los moto taxistas movilizados para que vayan a desbloquear la carretera Santa Cruz Trinidad tomada por los campesinos de San Julián.

Ahora los bloqueos son satanizados, para el Presidente del Comité Cívico del Beni, los bloqueos de campesinos son insensibles, no piensan en la sociedad civil, en el daño que está ocasionando a la población beniana, que manera injusta de juzgar las mediadas de presión, hasta el día de hoy por la mañana martes 16 de septiembre, los bloqueos eran sinónimo de lucha autonómica, era una medida justa protagonizada por pobladores valientes, una vez que ellos deciden levantar sus bloqueos, los otros bloqueos que quedan de quienes apoyan el proceso de cambio son juzgados duramente.

El Prefecto beniano no se cansa de repetir que los cívicos, como una muestra de buena fe, han decidido levantar los bloqueos de caminos, cuando en realidad nunca existieron bloqueos al interior del territorio beniano, excepto uno esporádico en el camino de Trinidad a Riberalta. Prueba de ellos que todos los transportes interprovinciales funcionan normalmente.

Finalmente, como muestra clara de racismo, las autoridades prefecturales y cívicas de Beni se han convertido en los principales defensores de los Derechos Humanos de Leopoldo Fernández, cuando en días pasados frente a la masacre de compañeros campesinos de Pando no se consternaron como ahora lo están haciendo. ¿Será que los Derechos Humanos es solo para los miembros de los grupos de poder del oriente boliviano y no así para los compañeros campesinos?. Ojala la justicia boliviana sepa juzgar a todos los autores intelectuales y materiales de la Masacre en Pando, ojalá también incluya en este juicio a las autoridades cívicas y prefecturales de Santa Cruz, Beni y Tarija, basta con escuchar al Presidente del Comité Cívico beniano, quien afirmaba: "apoyamos todas las acciones de lucha impulsada por el Prefecto de Pando, es más estamos con él y en plena solidaridad".

Es necesario estar atentos a lo que puede ocurrir en Trinidad, las autoridades prefecturales y cívicas están intentando llevar la violencia hacia San Julián, para eso están desafiando a "los valientes benianos" a que se hagan respetar, la escasez de combustible, según estas autoridades, "es culpa de los campesinos de San Julián" por eso los moto taxistas debe ir enfrentarlos. Por un lado están apelando al sentimiento regionalista de los benianos, pero por el otro lado están diciendo que el gobierno esta instando a la violencia con posibles tomas de instalaciones prefecturales. Al parecer la disputa está quien convence a los moto taxistas, si estos actores toman las instalaciones de la Prefectura o se van a desbloquear a San Julián, este último es sinónimo de enfrentamiento y violencia.

Solo nos queda la esperanza en un posible diálogo, pero un diálogo justo con la venia de todos los que lucharan en este proceso boliviano.

– Delia Pinto, Programa NINA

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí