Domingo 10 de agosto en una escuela de la localidad campesina de Villa 14 de Septiembre, situada en el Trópico de Cochabamba, una de las regiones más cálidas y húmedas del continente. El presidente Evo Morales, deposita su voto.

Mientras en Santa Cruz, en la escuela Gabriel Rene Moreno, en un barrio residencial del primer anillo, el prefecto Rubén Costas, prefecto de ese departamento, deposita su voto.

Evo Morales y Rubén Costas, son dos políticos enfrentados, en la misma partida, y donde ambos ganan con una amplia mayoría, donde no hay vencidos aparentemente, pero donde ambos hablan de triunfo rotundo.

Seguramente uno podría pensar que a partir de este referéndum se podría ver algún cambio o transformación pero por lo visto no será así, puesto que ambos estarían en la perspectiva de algún dialogo, como para proyectar este triunfo, en hechos concretos, pero ninguno de los dos hablan de derrota y están convencidos de su triunfo, y por ello no van a retroceder en sus creencias.

Pero lamentablemente el que no gano es el pueblo de Bolivia, puesto que de nuevo puso la esperanza en el voto, y son los resultados que demuestran que nada cambia que las palabras se la llevan el viento y la esperanza solo quedan en eso esperanza.

Los resultados nacionales, oficiales, hablan de un 63 % de votos a favor de la continuación de Evo Morales, y de un 37 % de votos en contra de su continuación, mientras que en Santa Cruz (números del departamento de Santa Cruz) Evo Morales pierde con el 41 % a favor que continué en el gobierno y un 59% que dice que no, pero no es el único lugar donde pierde el presidente, puesto que en Chuquisaca pierde también, con un 49 %.porcentaje que no le alcanza para ser ratificado.

Lo mas notorio, es que el prefecto de Santa Cruz gana con un rotundo 71%, y esto le da mas fuerza, a su discurso que tienen con respecto a la aceptación de su proyecto autonómico, en definitiva la intención del presidente de sacarse de encima a sus opositores, solo produjo que sus opositores aparezcan con mas fuerza mediáticamente, salvo Manfred Reyes Villa y José Luís Paredes(prefectos opositores), que ya tenían una mala imagen. Y a la sumatoria de derrotas hacia el presidente se le suma a la pérdida de la prefectura de Oruro, con la conducción de Alberto Aguilar, un masista que dentro de poco será un desempleado.

Dos prefectos opositores que no eran muy fuertes, y la perdida de un hombre en la prefectura de Oruro y el fortalecimiento de la oposición en la media luna no parece un buen negocio para el señor Evo Morales, si bien el gano con un 63 % y en el mundo entero, gana ampliamente en los llamados referéndum simbólicos, que se realizaron en varias ciudades del mundo, donde inmigrantes bolivianos votan apoyando al gobierno de Evo Morales.

Pero a pesar de todo, el escenario político boliviano sigue igual, tal vez tenga algunos nombres diferentes en algunas prefecturas, pero las estrategias para boicotear al gobierno nacional, serán las mismas y la llamada ausencia del mismo estado para gobernar continuaran, puesto que en Santa Cruz, se pudo observar esto.

Un ejemplo fue que en algunas provincias (regiones del interior de Santa Cruz) se registro una serie de hechos de amenazas y aprietes, donde la unión juvenil (grupo de choque de la llamada derecha, financiada por la prefectura y comité cívico de Santa Cruz) tuvo principal participación y lo mas relevantes, es que se estaba hablando, de que este grupo mafioso seria posiblemente los encargados de la seguridad ciudadana oficial de la prefectura, y esto llevaría a la legalidad los abusos ilegales producidos por estos jóvenes sicarios.

Un ejemplo de la impunidad es que estos grupos de choques pueden acampar, bloquear caminos con armas, palos y escudos y pasearse con banderas y brazaletes con insignias nazis y pancartas racistas y ni las autoridades ni las organizaciones de derechos humanos pueden hacer nada.

Solo habrá que esperar que pronto el gobierno nacional pueda cumplir con la confianza que la gente le dio este 10 de agosto y pueda realmente gobernar, y que personas como el alcalde de Santa Cruz no impidan esto, y esto lo digo refiriéndome, a sus declaraciones puesto que El alcalde de Santa Cruz, Percy Fernández, expresó este jueves pasado, la posición de los sectores más reaccionarios de la oposición y convocó a las Fuerzas Armadas a interrumpir el proceso democrático y tumbar al gobierno del presidente Evo Morrales. El alcalde cruceño también declaró su desprecio por la vida y su latente racismo al señalar que"habrá que aguantar con algunos muertos mas, Bolivia tendrá que aguantar contra estos dictadores feos hasta que se vayan".