YPFB es una empresa nacional y pública que pretende cumplir un rol excepcional en el desarrollo integral y acelerado, porque concentra historia, riqueza nacional, energía y pertenece a todos los bolivianos. Antes y después de la guerra del Chaco la riqueza hidrocarburífera estaba llamada para unir y desarrollar Bolivia como nación moderna..

En este período especial desde 2006 hasta el presente 2008, sin embargo, este rol histórico de incentivar la economía nacional desde el sector energético se ha incrementado geométricamente, debido ante todo al Plan Nacional de Desarrollo puesto en práctica por el Gobierno popular de Evo Morales. Es decir se plantea la estrategia de que YPFB debe apoyar el desarrollo nacional postergado por las políticas neoliberales, tanto a nivel nacional como departamental, provincial, cantonal, municipal, cooperativo y comunal.

Las reservas en gas y petróleo en Bolivia podrían ser mayores a las actuales cifras y está pendiente una licitación para cuantificarlas exactamente, pero científicos y expertos bolivianos allegados a CODEPANAL, como el Ing. Enrique Mariaca, estiman que el gas podría estar en más de 100 TPC y el petróleo en más de mil millones de barriles, riqueza que ahora con la nacionalización de los hidrocarburos de 2006 pertenece a YPFB nuevamente y concretamente a todos y cada uno de los pobladores de esta nación.

Si se cuantifica a precios actuales con el barril de petróleo (BP) por encima de 150 USD y el millar de pies cúbicos ( MPC ) de gas a 8 USD, entonces la riqueza total conocida y cuantificada como reserva probada, sin contar la probable que sería cinco veces mayor, comprende la nada despreciable suma bruta de 950 mil millones de USD.

Si se considera costos totales el 40% de la cifra anterior se tendría una suma neta de aproximadamente 600 mil millones de USD para el país. Y con esta cifra ya se puede planificar el futuro de un país digno de quince millones de habitantes con los que cuenta actualmente Bolivia, cinco en el exterior y diez en territorio nacional.

Por eso se considera la gran importancia de YPFB como empresa estatal y pública pero al mismo tiempo con la nueva filosofía de incubar empresas mixtas con municipios, prefecturas, sub-prefecturas, comunidades campesinas, cooperativas y privados. Se trata de descentralizar y desconcentrar empresas de servicios como comercialización de líquidos y gases, envase y transporte de GLP y LNG para consumo doméstico e industrial a nivel nacional, plantas de separación y fraccionamiento, pequeñas petroquímicas, poliductos comunales y municipales para atender la demanda creciente popular.

Actualmente Bolivia a nivel interno consume más de seis millones de metros cúbicos por día ( 6 MMMCD ), que es una cifra tres veces mayor a la cantidad consumida hace ocho años, pero igualmente pequeña en comparación a los 30 MMMCD que se exporta a Brasil y los 27 MMMCD que se planea exportar a Argentina próximamente. Bolivia debe necesariamente apuntar hacia el objetivo mayor nacional que consiste en consumir una cifra diaria parecida a la exportada de al menos cuatro veces más, es decir 24 MMMCD.

Con esta cantidad es posible impulsar miles de nuevas industrias limpias o más limpias grandes y pequeñas de cemento, hierro esponja, fundiciones, alimentos, termoeléctricas, petroquímicas, GTL-LNG y otras. Es decir se trata de dar el salto histórico acelerado y dinámico hacia el desarrollo nacional integral, en un plazo no mayor a quince años.

YPFB debe impulsar pues la construcción de gasoductos hacia los Andes y Amazonía, Guarayos y Moxos, Chiquitos e Ixiamas. Es decir debe cubrir totalmente el extenso territorio nacional con gasoductos aptos para abastecer el mercado interno, mercado endógeno energético que nunca fue desarrollado en casi 200 años de vida republicana.

YPFB acaba de adquirir tres nuevos taladros en Asia para perforar las zonas hidrocarburíferas del país, que son muchas, en emprendimiento mixto con PDVSA de Venezuela Bolivariana, hecho que significa que se ha decidido retomar funciones de exploración, perforación y explotación, que por otra parte no le son desconocidas. La empresa contaba con más de 50 perforadoras en los años 50s, 60s, 70s y aún 80s, pero que lamentablemente fueron desmanteladas por la política neoliberal entreguista posterior al Gobierno popular UDP y el liderazgo nacionalista de Hernán Siles Zuazo hasta 1985.

Pero donde YPFB debe dar confianza histórica a bolivianos es en el plan de desarrollo nacional trabajado conjuntamente con municipios ( más de 300 ), provincias ( más de 100 ) y nueve prefecturas. Es decir YPFB debe ser considerada como empresa amiga, amigable y financiadora en forma mixta con estas instituciones del desarrollo nacional y local.

En temas de interés público sostenible y rentable como abastecimiento domiciliario, gas comprimido vehicular e industrial ( GNCV y GNCI ), pequeños talleres y emprendimientos, abastecimiento de GLP-LNG a nivel global y planificado para cada comunidad campesina, fábrica, mina, agro-industria, taller, hacienda, maderera, escuela, cuartel, tecnológico, hoteles, albergues turísticos, sindicatos, juntas vecinales, universidades y centros espirituales de encuentro entre bolivianos. Debe haber confort popular produciendo calor en zonas andinas y frío en zonas tropicales, chaqueñas y vallunas.

El desarrollo nacional acelerado pasa también por la generación termoeléctrica en este caso y se necesita implementar potencia instalada en al menos 10 millones de KW en los próximos cinco años. Financiamientos deben provenir de la banca soberana suramericana llámese CAF, Banco SUR o Banco ALBA, a largo plazo y concesionales.

Futuro sostenido se encuentra en exportación eléctrica a países vecinos ávidos de energía como Brasil, Argentina, Chile y Perú. Paraguay genera hidroelectricidad en cantidad apreciable y se podría intercambiar esta energía con Bolivia por gas y petróleo que no tiene.

Si la nación, con YPFB y ENDE, en acción coordinada llegan a exportar estos 10 millones de KW, en un año se podría recibir ingresos saneados por cinco mil millones USD. Una cifra que deberá servir para reinvertirla en empresas mixtas con los agentes productivos endógenos mencionados, en una suerte de reproducción ampliada de economía, industrialización y desarrollo nacional integral, en forma equilibrada y sostenible.




Ricardo Ángel (Ran) Cardona

 www.redbolivia.com