Tegucigalpa

Más de 50 mil trabajadores y trabajadoras conmemoraron hoy el Día Internacional del Trabajo para manifestar su apoyo solidario a la huelga de hambre que 8 fiscales y una veintena de voluntarios iniciaron el pasado 7 de abril y que busca la suspensión del Fiscal General Leónidas Rosa Bautista que ha engavetado más de 16 casos de corrupción que involucran a personajes de la clase política y empresarial.

Las organizaciones Central General de Trabajadores (CGT), Confederación Unitaria de Trabajadores (CUTH) y la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH) marcharon unidas por las calles de Tegucigalpa para exigir justicia en el asesinato de la Secretaria General de la CTH, Altagracia Fuentes, quien murió violentamente a manos de sicarios el pasado 23 de abril.

Así mismo los obreros y obreras manifestaron su rechazo a las privatizaciones de los servicios públicos, el alza a los precios de los productos de la canasta básica, la paralización de los programas de reforma agraria, entre otras exigencias.

El Coordinador del Bloque Popular, Juan Barahona expresó el apoyo solidario de la clase trabajadora a la lucha contra la corrupción emprendida por los fiscales.

Al referirse a la intransigencia de la Comisión Legislativa en separar al Fiscal General, Leónidas Rosa Bautista para permitir que una comisión interventora revise los casos de corrupción, el dirigente dijo que “hay una posición intransigente porque ellos saben que los dos fiscales que tienen ahí (el fiscal general y adjunto) son los peones en la defensa de los corruptos a través del engavetamiento de los expedientes que tienen que ver con actos de corrupción”.

“La lucha de los fiscales es la lucha del pueblo hondureño y esta lucha tiene que llegar a un final, de acuerdo como se ha planteado y el gobierno tiene que entender que el pueblo está rechazando la corrupción”, sostuvo el dirigente popular.

Por su parte el Secretario General de la CGT, Daniel Durón manifestó que estamos haciendo un emplazamiento para que este problema se resuelva este martes, por lo que las entidades de gobierno serán responsables de lo que pueda ocurrirle a las personas que están en huelga de hambre”.

El presidente del Congreso Roberto Micheletti que encabeza la comisión negociadora del Poder Legislativo, sostuvo que no hay inconveniente en revisar los casos de corrupción y todo lo que sea necesario para practicar la auditoría.

Al referirse a la propuesta de los fiscales en huelga de hambre de separar a las autoridades del Ministerio Público, Micheletti añadió que “si el Fiscal General y el Fiscal Adjunto tomaran la decisión de renunciar no habría ningún inconveniente”.

Este punto es el controversial en la negociación desde el principio. El Congreso Nacional se ha resistido a incorporar el mismo al proyecto de decreto, aduciendo diferentes excusas que no están fundamentadas y amparados en una supuesta legalidad que contrasta con lo moral y lo ético.

La huelga de hambre cumplió hoy 25 días y fue emprendida por 8 fiscales, una diputada del partido Demócrata Cristiano y una veintena de representantes de organizaciones religiosas, de derechos humanos, magisteriales, campesinas y obreras.