Salvar la vida y conseguir la libertad de Ingrid Betancourt y demás secuestrados es un imperativo humano y político, para avanzar hacia un acuerdo humanitario y la paz de Colombia.

En relación a las últimas noticias sobre el delicado estado de salud en que se encuentra la ex-candidata presidencial Ingrid Betancourt y otros secuestrados por las FARC, y tomando en cuenta las reacciones del gobierno colombiano y del gobierno francés, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) y la Federación Internacional de Comités “Ingrid Betancourt” (FICIB) :

1. Exigen a las FARC que liberen de manera inmediata e incondicional a Ingrid Betancourt y todos los rehenes civiles así como un tratamiento conforme al derecho internacional humanitario para los policías y los militares prisioneros;

2. Expresan su respaldo al ex-senador Luis Eladio Pérez por la iniciativa que ha impulsado ante la comunidad internacional y el gobierno colombiano para lograr una salida política negociada a este drama humanitario;

3. Expresan su respaldo al gobierno francés por su disponibilidad a contribuir a un acuerdo humanitario entre el gobierno colombiano y las FARC, por su voluntad de recibir en su territorio los guerrilleros que serían liberados y, demás medidas encaminadas a contribuir a una salida política negociada al conflicto armado en Colombia;

4. Expresan su respaldo al gobierno de Venezuela, de la Argentina y otros países que han reiterado su disponibilidad para contribuir a la solución de esta crisis;

5. Expresan su respaldo al gobierno colombiano por su disposición a dar un primer paso hacia un acuerdo humanitario con la expedición del Decreto 880 del 27 de marzo de 2008.

6. Recalcan sin embargo al Presidente Alvaro Uribe Vélez, que la orden que ha reiterado el 29 de marzo en San Vicente del Caguán de continuar y profundizar las operaciones militares para dar con los cautivos; no sólo es una contradicción frente a su anuncio de querer una salida política negociada a esta crisis sino que compromete gravemente su responsabilidad frente a cualquier desenlace fatal sobre la vida de Ingrid y demás personas cautivas.

7. Anuncian por tanto el lanzamiento de una campaña internacional para exigir del gobierno colombiano el cese inmediato de las operaciones militares señalando la responsabilidad directa e incuestionable de las FARC frente a la suerte de Ingrid Betancourt y demás secuestrados, y también la del propio presidente Alvaro Uribe Vélez quien debe ser coherente no sólo anunciando la liberación de guerrilleros, pero facilitando las condiciones de un acuerdo humanitario que abra las puertas a la paz de Colombia. Entre tanto el gobierno colombiano debe acordar con las FARC el establecimiento de un corredor humanitario que permita a la Cruz Roja Internacional brindar la atención urgente que los enfermos requieren.

Fuente: Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH)

http://www.fidh.org/spip.php?article5396