El luto y dolor se encarna en la familia del dirigente obrero Airomi Smith, asesinado por miembro(s) de la Policía Nacional en la ciudad de Colón. Familiares y amigos de los obreros mártires Osvaldo Lorenzo y Luigi Argüelles, también asesinados en recientes meses, arrastran igualmente en su memoria la imagen de sus muertes causadas por un miembro de la Policía Nacional y por un esquirol al servicio de la empresa Oderbrech. No casualmente los tres mártires son miembros, son en presente pues siempre están y serán parte del sindicato de la construcción SUNTRAC, organización de los trabajadores panameños que cuenta con las mejores condiciones laborales en términos salariales y beneficios sociales, no casualmente pertenecen al CONUSI, confederación de trabajadores con una constante defensa de los intereses de los obreros sin claudicar ante la patronal y sus aliados ministeriales, no casualmente son miembros de FRENADESO, frente social que aglutina diversas organizaciones , laborales, campesinas, estudiantiles, de profesores, profesionales e intelectuales, con una fundamental consigna: la defensa de los intereses populares, su organización y concienciar de su fuerza como agente para el cambio social y confrontar las medidas neoliberales o capitalismo salvaje como decía el fallecido Papa.

Enfaticé el término, "no casualmente" pues la clase dominante entronada en el poder del estado y el capital, si algo tiene claro, convergen y son ideológicamente homogéneos, es en el terror a ser develados en las mentiras que fabrican y difunden los medios de comunicación.

Son precisamente las organizaciones de los sectores populares quienes tienen la capacidad de desenmascarar sus mentiras, exponiendo las causas y señalando los reales intereses de la clase dominante.

Hoy y ayer les ha tocado a tres obreros de las organizaciones populares, mañana le tocará al resto.

Frenar el método del asesinato, la violencia y la represión por parte del poder del Estado es, en estos momentos, la principal tarea del movimiento popular.

Pero en el ámbito social otros participes abanderan y promueven los conceptos democráticos, de justicia, de principios morales, de libertad, me refiero a las llamadas organizaciones de la sociedad civil, a los partidos políticos al movimiento ecuménico en especial a los católicos y evangélicos.

Les pregunto: ¿mantendrán silencio?, ¿prevalecerán sus intereses sobre sus principios democráticos?, ¿la muerte de un obrero se supedita a la supuesta institucionalidad?, ¿cómo superar la contradicción de un poder represor autoritario y los principios de justicia y libertad?

Un sabio refrán popular dice, el que calla otorga. Más claro no puede ser en las actuales circunstancias.

Mi opinión personal frente a los hechos recientes y pasados es:

1- Que el señor Presidente destituya al Ministro de Gobierno y Justicia como al director de la Policía Nacional.

2- Que la Procuraduría de la Nación de forma inmediata procese a los asesinos de los obreros Osvaldo y Luigi como una acción de investigación amplia, transparente sin dilaciones o encubrimiento de la muerte de Airomi.

3- De parte de todas las organizaciones populares utilizar la contundencia de las ideas y la contundencia de la movilización en las calles. Usando el arma de la no violencia y de la ética.

Ignacio Iriberri
Jubilado

Fuente: http://www.panamaprofundo.org