Aunque para la mayoría de ticos esta es una fiesta patriótica, sin ninguna relación con la religión, la Iglesia católica, y mucho menos con los CURAS, este punto de vista es errado y manifiesta no sólo un terrible desconocimiento histórico, sino una posición política muy jodida que hoy ha llevado a no pocos a declarar la "neutralidad" de la Iglesia en algo en lo que no se puede ser neutral, pues al igual que ayer, o con el imperio español o sin España, hoy sólo hay dos opciones: Sí o NO al TLC con otro imperio. Las aclaraciones históricas siguientes nos ayudarán a comprender:

1. Mucho se habla de que estas son unas fiestas de TODO EL PUEBLO centroamericano que conquistó la independencia con sangre y muchos sudores… ese mito deben desaparecer.
· No fue el pueblo (las mayorías) el que logró la Independencia.
· No hubo levantamientos, guerras ni derramamientos de sangre en ningún país centroamericano para independizarse.
· El pueblo nunca fue a la batalla ni fue el artífice intelectual de esta gran conquista.
· Fueron unos pocos estudiosos de la época y unos cuantos Curas los verdaderos padres de la independencia centroamericana.
· La noticia de la Independencia llegó a Costa Rica con mucho atraso y no causó gran revuelco pues esta era una zona tan pobre, tan insignificante y olvidada que a nadie le apetecía. El que quería estudiar tenía que ir a Nicaragua… aquí no había pero ni un Obispo: éramos casi un lugar de destierro.

2. La actuación del Clero (sacerdotes y religiosos) fue fundamental para lograr la independencia:
· Fue en la Iglesia Católica donde se comenzó a gestar el movimiento independentista.
· Los conventos religiosos fueron los principales lugares de reuniones secretas para planear esta gran gesta histórica.
· Fueron sacerdotes y religiosos los principales baluartes para meter en el pueblo, durante las homilías, las ideas independentistas.
· De hecho casi el 50% de las firmas del "Acta de la Independencia" corresponden a famosos sacerdotes de la época.

3. La Iglesia Católica asumió su compromiso con el pueblo en el momento de la Independencia, no le dio la espalda al pueblo y supo luchar a su lado. Así queremos que sea HOY también nuestra Iglesia Católica:
· Una Iglesia que no sirva a los intereses de las autoridades políticas o politiqueras (que viene siendo lo mismo) sino al pueblo pobre, a las mayorías despojadas y no a las minorías privilegiadas con PAEs y TLCs.
· Una Iglesia que en la persona de sus sacerdotes siempre manifieste el carisma profético de la denuncia, que nunca cierre su boca ante las grandes injusticias y barbaridades que comete a diario la corrupción institucionalizada, que siempre vaya adelante de cualquier movimiento y lucha por el bienestar popular.
· Una Iglesia que predique con su ejemplo, que viva en pobreza, que no se deje comprar por los poderosos de turno, por el grupo SAMA, por privilegios y favoritismos… Esa será siempre la Iglesia de Cristo, la misma que nos alcanzó la independencia en 1821 y que nos invita HOY a vivir una auténtica independencia:
· De las presiones de las potencias extranjeras que nos quieren seguir tratando como "países especiales" (entiéndase, con retardo mental y discapacitados).
· De los partidos políticos que nos quitan la autodeterminación y creen que con falsas promesas, bonos de papel y una millonaria publicidad de corazones, pueden seguir engañándonos como siempre lo han hecho.
· De una educación oficial que en vez de liberar nos DOMESTICA, convirtiéndonos en personas con muchos conocimientos pero sin criterio propio.
· De nuestros complejos, debilidades, miedos y traumas, que nos impiden luchar por una sociedad mejor, defender nuestras tierras, abrazar nuestra patria grande, CENTROAMERICA.

Aquellos sacerdotes, por cierto nada neutrales, firmaron un comunicado, un juicio ético del momento, que hoy llamamos "Acta de la independencia", y aunque les dolió a los liberales de ayer y le siga doliendo a sus nietos, los neoliberales de hoy (hijos a su vez de los fallecidos o encarcelados social cristianos y demócrata cristianos), la Iglesia nunca podrá ser neutral, cuando se trate de promover la paz, esa que es fruto de la justicia y consecuencia del respeto y promoción de la dignidad de toda persona humana.

A propósito, tampoco fueron neutrales los Obispos de aquel entonces, pues optaron claramente por el Rey de España y por el poder imperial de entonces, pues no creían que unos cuantos criollos rebeldes (hoy les dicen comunistas) podrían cambiar el estado de las cosas. Al poder y a la Jerarquía episcopal, aliados en aquel entonces… no les quedó más remedio que regresarse a la Madre Patria después de aquel Referéndum patriótico del 15 de setiembre de 1821. Creo que después del 7 de octubre de 2007 no veremos a los ticos tirarse desesperados desde el puente de los Anonos (como profetisa Oscar Arias) o del Tempisque, pero sí veremos a muchos que creíamos ciudadanos ticos regresar a su Madre Patria (Estados Unidos), desde donde se ha orquestado, financiado y monitoreado con lujo de detalles todo el proceso de negociación, publicidad e imposición del TLC sobre esta patria, "do you belief it or not". La creían tan facilita como el resto de Centroamérica. Sólo que olvidaron un pequeño detalle: quedamos vivos los herederos de aquellos valientes Curas y ciudadanos firmantes del Acta, los nietos de Juanito Mora, las hijas de Pancha Carrasco, los hermanos de Gil Tablada y Pablo Presbere, los alumnos de Carmen Lira y los compañeros del Padre Volio… Y aunque también hay descendientes de William Walker, de Morazán y de la Malinche, el espíritu de la independencia no permitirá su anhelada total dependencia del imperio del norte.

No, No, No nos seducirá su prostituido y vende patria corazón del Sí.

Viva hoy también el 15 de Setiembre: "Sepamos ser libres, no siervos meguados, derechos sagrados la Patria nos da"

Pbro. Lcdo. Ronald Vargas Araya