Miles de muertos y heridos fue el saldo de los últimos meses de operaciones estadounidenses en el país que comenzó a ser arrasado en marzo de 2003.

Más de nueve mil personas murieron y unas 16 mil recibieron lesiones en Irak en los cinco primeros meses del año, por el incremento de la violencia desatada en este país en marzo de 2003.

Un informe de la organización humanitaria Irak sin violencia (ISV), divulgado este martes en Bagdad, apunta que cerca de la mitad de las víctimas son mujeres y niños.

Según el documento, en lo que va de año perecieron nueve mil 352 personas, de ellas cinco mil 494 eran varones, dos mil 194 mujeres y mil 665 menores de edad.

En tanto, la cifra de heridos asciende a 15 mil 809, indica el texto, el cual destaca que en el citado período se cometieron 13 mil 193 actos de violencia, como consecuencia de la invasión anglo-estadounidense.

También este martes se informó que por esas mismas razones, 11 mil 793 familias iraquíes abandonaron sus hogares en busca de refugios en áreas donde puedan sobrevivir.

Muchas de las personas que emigran de Irak atraviesan la frontera para establecerse en Siria o Jordania, adonde ya llegaron otros miles desde el inicio de la invasión en marzo de 2003, subrayó Prensa Latina.

Entre las características de los flujos migratorios destacan que la primera ola que llegó a esos dos Estados árabes eran grupos de una situación económica más o menos sólida y en la actualidad no es así.

Acerca del tema el periódico Al Zaman afirmó que unas “15 mil familias que confiesan el cristianismo se trasladaron desde varios rincones del país hacia las tres provincias kurdas autónomas del norte o abandonaron la nación ante el peligro de perecer”.

La ISV se presenta como organización no gubernamental que tiene observadores en las 18 provincias iraquíes.

En tanto, despachos de esa misma agencia fechados en Kabul informan que al menos siete soldados afganos murieron y otros cinco resultaron heridos este martes, durante un ataque terrestre y aéreo de las tropas de Estados Unidos en la provincia sureña de Nangarhar.

El portavoz del Ministerio de Interior, general de brigada Zamaria Bashary, explicó a la prensa en Kabul que el ataque de las fuerzas estadounidenses ocurrió esta madrugada contra el puesto de la policía afgana en el distrito de Joguiani.

Según fuentes, esos militares realizaban una operación por aire y tierra contra presuntos rebeldes en la zona y se aproximaron al punto de control de la policía y abrieron fuego a pesar de los llamados para que se contuvieran.

Un helicóptero artillado disparó cohetes contra la instalación y mató a siete policías e hirió a otros cinco.

Voceros de los mandos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y Estados Unidos señalaron que no disponían de informaciones sobre el suceso y sólo indicaron que se estudiaba el hecho.

En este contexto, el 16 de marzo último al menos cinco agentes afganos murieron por otro ataque equivocado de soldados estadounidenses en la provincia de Helmand, también confundidos por error con insurgentes.

Más de mil 700 personas, entre civiles, rebeldes y militares extranjeros y afganos, murieron desde enero último en combates, bombardeos y atentados.

Fuente: Agencia Periodística del MERCOSUR (APM), Mar del Plata / Argentina

http://www.prensamercosur.com.ar