La muestra reúne en 67 pinturas lo que se vivió en Colombia de 1999 a 2004. En muchas telas sus famosos “gordos” aparecen enfrentando situaciones de extremada violencia: amordazados, muertos, llorando a los hijos asesinados.

Los brasileños podrán conocer "El dolor de los colombianos" a través de 67 impactantes obras del maestro Fernando Botero que estarán expuestas en San Pablo, la mayor ciudad de Brasil.

La exposición incluye todas las dramáticas obras sobre la violencia que el pintor colombiano le cedió al Museo Nacional de Bogotá en las simbólicas donaciones que le hizo a su país en 2004 y 2006.

"Son obras producidas por Botero entre 1999 y 2004 que comprenden una etapa dolorosa para el pintor por la cruda realidad que vivió Colombia en ese período", dijo la colombiana Luz Edilma Ruiz, coordinadora de la exposición en el Museo Nacional de Colombia y corresponsable por la muestra en Sao Paulo.

"Se trata de un gran acto reflexivo. Su intención no era resaltar la parte terrorífica del dolor de los colombianos sino generar una reflexión sobre algo que debe ser evitado", agregó Ruiz.

Botero, hasta ahora conocido en Brasil por sus famosos gorditos y gorditas, en adelante podrá ser visto como un testigo excepcional, ya que el medellinense abandonó Colombia hace unas cuatro décadas, de las consecuencias de la violencia en su país.

Las obras figurativas, con las típicas figuras regordetas de Botero pero amordazadas y vendadas, muestran a las víctimas de la violencia en varias instancias. Son los "testigos de la barbarie", como resume el catálogo de la exposición.

Son víctimas de la violencia que lloran sus hijos asesinados, cuerpos devorados por buitres y rehenes torturados, entre otras víctimas de una Colombia en que el ejército regular enfrenta guerrillas de izquierda, grupos paramilitares de derecha y organizaciones de narcotraficantes poderosamente armadas.

La exposición será inaugurada en una ceremonia especial y estará a disposición del público brasileño hasta el 26 de marzo en la Fundación Memorial de América Latina, la entidad del gobierno paulista destinada a promover la integración cultural regional.

La exposición incluye 42 dibujos y 25 óleos, entre ellos cuatro de gran formato (2,15 x 1,40 metros).

"Entre los dibujos hay algunos en pastel que son muy especiales porque exaltan el manejo técnico del maestro", aseguró Ruiz.

La exposición completa de las obras que Botero donó a Colombia ya fue vista en Lima, entre noviembre de 2006 y enero de 2007, y en mayo iniciará una larga gira por España.

De acuerdo con Ruiz, la muestra podrá tener un gran impacto en Brasil debido a que invita al espectador a hacer un acto reflexivo y a buscar una alternativa diferente a la solución de los conflictos apenas a través de las armas.

"Una reflexión permitirá ver que el aumento del narcotráfico (en Brasil) puede terminar en esa violencia ahí plasmada", aseguró.

La inauguración de la exposición coincide con el viaje que diferentes autoridades regionales brasileñas, entre ellas el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, realiza a Colombia esta semana para conocer las exitosas fórmulas con que ciudades como Bogotá y Medellín redujeron la violencia.

La exposición de Botero fue la escogida por el Memorial de América Latina para iniciar este año las conmemoraciones por sus 18 años de existencia, que se cumplieron el pasado 18 de marzo.

Fuente: Agencia Periodística del MERCOSUR (APM), Mar del Plata / Argentina

http://www.prensamercosur.com.ar