La ONU difundió el informe “Situación de los bosques del mundo 2007”, que indicó a Latinoamérica y el Caribe como las zonas más afectadas por la deforestación.

El cuidado del medio ambiente es un tema ignorado, a pocos les interesa los efectos del calentamiento global o la deforestación. El tiempo transcurre y la madre naturaleza se agota; un informe presentado en la apertura de la 18 sesión del Comité Forestal de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), indicó que casi 64 millones de hectáreas de bosques fueron arrasadas entre 1990 y 2005 en Latinoamérica y el Caribe.

Este documento, titulado “Situación de los Bosques del Mundo 2007` (SOFA 2007) muestra un panorama alarmante, sin embargo también arroja los resultados positivos de la lucha por la ordenación forestal sostenible, destacando que en más de 100 países se han establecido programas de protección del medio ambiente.

La cubierta forestal a nivel mundial alcanza casi 4.000 millones de hectáreas, y cubre cerca del 30 por ciento de la superficie terrestre. Según los datos de la FAO entre 1990 y 2005, el mundo perdió el 3 por ciento de su superficie forestal, con una reducción media del 0,2 por ciento anual. Mientras que entre 2000 y 2005 fueron 57 los países que incrementaron los espacios verdes, al tiempo que 83 registraron una reducción.

Estas cifras representan un progreso, aunque la pérdida de bosques representa el 7,3 millones de hectáreas anuales, lo que equivale a unas 20.000 diarias.

El director general adjunto de la FOA, David Harcharik afirmó que “muchos países han demostrado voluntad política para mejorar la gestión de los bosques y revisar sus políticas y legislaciones, así como para reforzar las instituciones forestales”, y agregó que “cada vez se presta más atención a la conservación del suelo y los recursos hídricos, la biodiversidad y a otros valores medioambientales”.

En Asía y el Pacífico la superficie forestal neta se incrementó entre 2000 y 2005, principalmente en Asia oriental, donde las significativas inversiones en plantaciones forestales en China compensaron las elevadas tasas de deforestación y generaron un crecimiento económico. El informe de la FAO argumentó que esto puede ayudar a crear las condiciones necesarias para el desarrollo forestal.

Sin embargo los países más golpeados son aquellos que presentan altos índices de pobreza y sufren conflictos civiles. El documento de la FAO determinó que dentro de los de diez países que reúnen el 80 por ciento de los bosques primarios del mundo, Indonesia, México, Papua Nueva Guinea y Brasil experimentaron las mayores pérdidas entre 2000 y 2005.

El territorio africano también es uno de los más afectados, con el 16 por ciento de la superficie forestal mundial, perdió el 9 por ciento de sus bosques entre 1990 y 2005 como consecuencia de la acción de empresas vinculadas a la compra y venta de la madera. Por el contrario, Europa y Norteamérica mostraron durante el mismo período notables incrementos en su superficie forestal.

Hay que tener en cuenta el aumento de la tala ilegal de árboles y los incendios, que pueden agravarse si continúa el proceso del calentamiento global. Según la FAO, entre el 80 y el 99 por ciento de todos los incendios forestales están causados por el hombre de forma intencionada, en su mayoría para obtener tierras para la agricultura.

Situación de los Bosques del Mundo 2007` demuestra que la lucha por la deforestación sigue un curso desigual, se presentan logros y retrocesos. Si bien es positivo que algunos países gestionen políticas en pos de proteger el medio ambiente, lo lamentable es que las condiciones de pobreza y desigualdad social ganan la partida.

Fuente: Agencia Periodística del MERCOSUR (APM), Mar del Plata / Argentina
http://www.prensamercosur.com.ar