Se trata de compañías eléctricas y de los campos petrolíferos de la Faja del Orinoco. El 1º de mayo los yacimientos deben estar en manos del Estado.

Tras la aprobación de la Ley Habilitante por parte de la Asamblea Legislativa el miércoles, y su promulgación ayer por el Poder Ejecutivo, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que su administración va a estatizar nuevas empresas generadoras y distribuidoras de electricidad, y la toma de posesión de los campos petrolíferos de la Faja del Orinoco.

El anuncio fue realizado por el propio Chávez en conferencia de prensa en el Palacio Miraflores, donde también se refirió a los dichos del presidente de Estados Unidos, George Bush, sobre los “peligros” que acechan a la democracia venezolana. El mandatario sudamericano definió nuevamente a su par de Norteamérica como “el diablo” y afirmó que debería renunciar por “crímenes de guerra”.

Estos anuncios complementan las noticias anteriores que culminaron en la estatización de la compañía eléctrica de Caracas y la compañía de teléfonos CANTV.

Chávez le restó dramatismo ante la segura queja por parte de los accionistas de las empresas en cuestión. "Nosotros lo que queremos es negociar (…) pero he dado instrucciones para que el 1° de mayo amanezcan bajo control nuestro todos esos campos" petroleros, declaró el mandatario, tras lo cual agregó que "cuando se haga la ley y tomemos el control de esos campos, los trabajadores de esas empresas van a estar en la nómina de PDVSA, con todos los derechos y deberes de un trabajador (de la principal industria venezolana)”.

Los campos citados por Chávez son operados desde la década del 90 mediante "asociaciones estratégicas" entre las trasnacionales Exxon Mobil, Chevron y Conoco-Phillips (Estados Unidos), la francesa Total, la noruega Statoil, la británica British Petroleum y Petróleos de Venezuela (PDVSA), con una minoría accionarial.

Los campos se encuentran en la Faja del Orinoco, en el oriente venezolano, una región rica en crudos pesados y extrapesados, que produce unos 600.000 barriles diarios de petróleo, según datos oficiales.

Chávez ya había anunciado el regreso a la gestión estatal de las asociaciones estratégicas para adecuar las operaciones de "mejoramiento de crudo pesado" a la Ley de Hidrocarburos, que obliga a que PDVSA tenga mayoría accionaria en todas las actividades de exploración, extracción y distribución del crudo y sus derivados.

En abril de 2006 casi una veintena de trasnacionales aceptó migrar de los convenios operativos suscritos en la década del 90 a las "empresas mixtas", en las que PDVSA cuenta con mayoría, como dicta la ley vigente.

Chávez insistió en que su gobierno quiere "negociar" con las trasnacionales que operan bajo el esquema de "asociaciones estratégicas" y dijo que ya existe un "plan clarito" en ese sentido.

"El que no está de acuerdo tiene derecho a irse (…) pero nosotros vamos a respetar sus derechos", sostuvo el presidente venezolano.

Venezuela, miembro fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), es el quinto exportador mundial y cuarto abastecedor de Estados Unidos.

Actualmente el país lleva cabo un proceso de certificación internacional de sus reservas petroleras, calculadas en 316.000 millones de barriles, que serían las mayores del mundo.

Fuente: Agencia Periodística del MERCOSUR (APM), Mar del Plata / Argentina
http://www.prensamercosur.com.ar