La Federación Latinoamericana de Periodistas-México presenta el siguiente informe sobre la situación de los periodistas en los seis años de gobierno de Vicente Fox Quesada,  que convirtió a nuestro país en el número uno en atentados a periodistas en América Latina y el segundo en el mundo después de Irak, país en guerra, con 30 periodistas asesinados y 5 desaparecidos.

Nunca antes en la historia del país tuvimos que soportar un sexenio gubernamental federal tan brutalmente enemigo de la prensa, como el que terminó el pasado jueves 30  de noviembre del 2006, esto a pesar de las acostumbradas declaraciones en contrario del presidente Vicente Fox Quesada, quien afirmaba que durante su gobierno se puso fin a la censura.

Baste recordar que en este supuesto gobierno del cambio, nos asesinaron a 30 periodistas,  cinco por año, nos desparecieron a 5 colegas, se cometieron cientos de toda clase de atentados, se crearon leyes privativas mordaza como la del gobernador de Chiapas, Pablo Salazar Mendiguchía y, lo peor de todo en materia normativa, el foxismo puso en vigor la supuesta Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental y las clonadas en diferentes entidades de la República.

Sólo en el mes de noviembre de pasado, último del gobierno foxista,  nos mataron con saña a cuatro respetados periodistas: Misael Tamayo Hernández, en la carretera Zihuatanejo-Ixtapa, Guerrero; José Manuel Nava Sánchez, en la capital de la República, a Roberto Marcos García en la comunidad La Matosa, perteneciente al municipio Antón Lizardo, estado de Veracruz  y a Alfonso Sánchez Guzmán,  en Río Blanco, del municipio de Orizaba, estado de Veracruz. 

Misael Tamayo Hernández, director del diario El Despertar de la Costa, se le encontró muerto por varios impactos de bala y con huellas de tortura dentro de la habitación de un hotel ubicado en la salida de Ixtapa-Zihuatanejo, Gro. El reportero del diario Noé Domínguez Mariano informó que Tamayo Hernández había recibido amenazas de muerte, vía telefónica, de quienes presuntamente lo asesinaron.

José Manuel Nava Sánchez, último director general del diario Excélsior, cuando era el patrimonio fundamental de la Cooperativa de esa casa editorial, fue muerto de 31 puñaladas en el cuello y cara, hechos ocurridos en su céntrico domicilio de la capital de la República. Nueve días antes se había llevado al cabo la presentación de su libro denuncia “Excélsior,  el asalto final”, en el cual relata los subterfugios para que el Periódico de la Vida Nacional se quedara en manos privadas. Otro de sus libros valientes fue el “Vortex del Mal”, en el que denuncia a la pandilla que se apoderó de La Casa Blanca; por ello el Gobierno de Washington le había cancelado la visa.

Roberto Marcos García, director de la revista “Testimonios”, especializada en temas policíacos, fue muerto de varios impactos de bala nueve milímetros, dos de ellas en la cabeza., instantes después de que el automóvil de los sicarios lo atropellara cuando viajaba en una motocicleta. La ejecución ocurrió justo cuando regresaba de una entrevista en la comandancia del Agrupamiento Marítimo Fluvial y Lacustre, perteneciente a la Secretaría de Seguridad Pública.

Alfonso Sánchez Guzmán, ex corresponsal de Televisa y reportero de las páginas de noticias www.enlaceveracruz212.com.mx y Orizaba en Vivo. Después de haber sido secuestrado fue acribillado a tiros y su cadáver fue lanzado a las aguas del Río Blanco, del municipio de Orizaba, estado de Veracruz. Su cadáver que presentaba 4 impactos de bala, uno de ellos en la cabeza, conocido como tiro de gracia, fue localizado dos días después. 

Ante esta realidad lacerante que vive el gremio periodístico nacional y que ha tenido repercusiones vergonzosas allende las fronteras al convertirse México, país sin conflicto bélico, en el primero en el mundo en asesinatos, secuestros y demás atentados a comunicadores, pero sobre todo por la cobarde impunidad imperante, ya que ningún caso ha sido aclarado. Por lo que es de rechazarse la farsa de las declaraciones de Vicente Fox de que puso fin a la censura. ¿Cómo entonces debemos llamarle a toda esta realidad lacerante, fatal y trágica con la que se actuó en su gobierno en contra de los comunicadores y sus medios para socavar las libertades de prensa y expresión, así como contra el derecho a la información?.

¿Cómo es posible que Vicente Fox, en su acto de despedida de los comunicadores se haya atrevido a invitar a los medios de comunicación, no sólo a fortalecer el proceso democrático en México, sino también a difundir con "objetividad y profesionalismo" la información con la que se forma la opinión pública en la ciudadanía, y luego afirmara que a lo largo de su sexenio se puso fin a la censura, a la represión y al autoritarismo, y que ahora a este espacio de libertades debe sumarse la responsabilidad de los medios en el marco de la ética y de la verdad?

En primer lugar, en la invitación al gremio está implícita la calidad de Torquemada del  ex Jefe del Ejecutivo; mintió Vicente Fox al decir que acabó con la censura en su Gobierno. Al contrario, la situación fue brutal y asesina, y por último es totalmente inaceptable que haya afirmado que durante su gobierno México fue “un espacio de libertades”.

A CONTINUACION SE ENUMERAN LOS NOMBRES Y FECHAS DE LOS PERIODISTAS ASESINADOS Y SECUESTRADOS EN EL PERIODO SEXENAL DE VICENTE FOX QUESADA  (2000-2006)


1 de febrero de 2000, Luis Roberto Cruz Martínez, reportero de la revista Multicosas, de Reynosa, Tamaulipas

28 de abril de 2000, José Ramírez Puente, periodista de Radio Net, de Ciudad Juárez, Chihuahua, asesinado de 36 puñaladas

19 de julio de 2000, Hugo Sánchez Eustaquio, editor del diario La Verdad, Atizapán de Zaragoza, Estado de México, se encontró su cadáver después de  haber sido secuestrado.

9 de febrero de 2001, Humberto Méndez Rendón, reportero y conductor del Canal 9 de Durango. Fue asesinado de 6 puñaladas en su domicilio en Gómez Palacio, Durango.

19 de febrero de 2001, José Luis Ortega Mata, director del semanario Ojinata, de Ojinaga, Chihuahua

9 de marzo de 2001, José Barbosa Bejarano, corresponsal de la revista Alarma, de Ciudad Juárez, Chihuahua

24 de marzo de 2001, Saúl Antonio Martínez Gutiérrez, subdirector editorial del diario El Imparcial, de Matamoros, Tamaulipas, fue encontrado muerto con cuatro balazos en la cabeza en las inmediaciones de Río Bravo y Matamoros.

17 de enero de 2002, Félix Alonso Fernández García, director de la revista Nueva Opción, de Miguel Alemán, Tamaulipas, asesinado con disparos de metralletas AK-47.

9 de abril de 2002, Pablo Pineda Gaucín, reportero del diario La Opinión, de Matamoros, Tamaulipas. Su cuerpo fue encontrado con un balazo en la cabeza cerca de Halington, Texas, Estados Unidos, en la zona limítrofe con México

16 de octubre de 2002, José Miranda Virgen, columnista del diario El Sur de Veracruz, murió por una explosión de gas en su domicilio. Se mantiene la sospecha de que fue intencionada debido a su actividad crítica contra las autoridades locales.

13 de diciembre de 2003, Rafael Villafuerte Aguilar, director del periódico La Razón de Ciudad Altamirano, Guerrero, fue asesinado a balazos en Tierra Caliente, del mismo estado de Guerrero

19 de marzo de 2004, Roberto Javier Mora García, editor del diario El Mañana y de la revista North Mexico Business, de Nuevo Laredo, Tamaulipas, fue apuñalado cuando llegaba a su domicilio.

22 de mayo 2004, Leodegario Aguilar Lucas, editor de la revista Mundo Político de Acapulco, Guerrero, fue secuestrado el 22 de mayo, su cadáver incinerado fue encontrado el 8 de septiembre. Los restos presentaban impactos de disparos.

22 de junio de 2004, Francisco Javier Ortiz Franco, coeditor del Semanario Zeta, de Tijuana, Baja California, fue ultimado a disparos frente a sus dos hijos menores.

31 de agosto de 2004, Francisco Arratia Saldierna, articulista de los periódicos El Imparcial y El Regional, de Matamoros, Tamaulipas. Fue baleado en una céntrica calle de esa ciudad.

28 de noviembre 2004, Gregorio Rodríguez Hernández, reportero gráfico y corresponsal de El Debate de Mazatlán en Escuinapa, Sinaloa, fue acribillado cuando cenaba con sus dos hijos.

5 de abril de 2005, Dolores Guadalupe García Escamilla, reportera y conductora de noticiarios de Stereo 91 de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Fue baleada el 5 de abril y falleció el día 16 del mismo mes, 11 días después en la Clínica Hospital de Especialidades de esa ciudad fronteriza.

6 de abril de 2005,  Raúl Gibb Guerrero, director del diario La Opinión de Poza Rica, fue asesinado a balazos en Papantla, Veracruz.

17 de septiembre de 2005, José Reyes Brambila, reportero del periódico de Vallarta Milenio, de Guadalajara, Jalisco. Se le encontró apuñalado dentro de la cajuela del automóvil propiedad de la empresa.

30 de octubre de 2005, Hugo Barragán Ortiz, radioreportero y conductor de noticiarios de la estación Radio MAX, de Tierra Blanca, Veracruz, golpeado y apuñalado en su propio domicilio.

6 de enero de 2006, José Valdés, periodista radiofónico, asesinado en Sabinas, Coahuila. Su amiga y colega Pilar Cortázar, acusó a narcotraficantes ligados con militares, investigados por José Valdés.

Marzo de 2006, Rosendo Pardo Ozuna, periodista de La Voz del Sureste, de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Durante su rutina de ejercicios matinales en bicicleta fue atropellado y luego rematado por sus asesinos con el mismo vehículo que lo embistió…

9 de marzo de 2006, Jaime Arturo Olvera Bravo, en La Piedad, Michoacán. Fungía como periodista independiente y había sido corresponsal del diario La Voz de Michoacán. Llevaba a su hijo de cinco años a la escuela cuando fue ultimado a mansalva.

10 de marzo de 2006, Ramiro Téllez Contreras, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, asesinado frente a su domicilio. Periodista radiofónico de EXA 95.7 FM.

9 de agosto de 2006, Enrique Pérez Quintanilla, asesinado en Chihuahua. Fundador de la revista Dos Caras, una Verdad, de contenido policíaco, denunciaba con frecuencia casos de corrupción dentro del gobierno. Se encontró su cadáver con signos de tortura y balazos.

26 de octubre 2006, Bradley Roland Will, periodista norteamericano, originario de Nueva York, corresponsal acreditado por la agencia Indymedia e integrante de la ONG humanitaria Asociación de Asesores de Derechos Humanos. Tenía alrededor de dos meses trabajando sobre la situación en Oaxaca. De acuerdo a informaciones periodísticas se dice que murió en un ataque perpetrado por un grupo de paramilitares contra miembros de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, APPO, durante los disturbios en esa entidad.

10 de noviembre de 2006,  Misael Tamayo Hernández, director del periódico “El Despertar de la Costa”, se le encontró muerto por varios impactos de bala y huellas de tortura, en un hotel ubicado a la salida de la carretera Zihuatanejo-Ixtapa, Guerrero.

15 de noviembre de 2006, José Manuel Nava, destacado periodista, ex director de la cooperativa Excélsior, fue encontrado muerto en su domicilio, ultimado a puñaladas. Este asesinato se dio en circunstancias sumamente sospechosas. No se descarta que esté relacionado con la publicación de su último libro “Excélsior, el asalto final” en el que Nava denuncia la conjura entre el gobierno de Fox, cooperativistas traidores e intereses privados. A la fecha las investigaciones no dan pistas de los asesinos. Seguramente será otro crimen que quedará en la impunidad.

21 de  noviembre de 2006, Roberto Marcos García, reportero de la Revista Testimonio, ejecutado en la carretera Veracruz-Alvarado.

30 de noviembre de 2006, Alfonso Sánchez Guzmán, ex correponsal de Televisa y reportero de las páginas de noticias   www.enlaceveracruz212.com.mx y Orizaba en Vivo. Su cadáver fue encontrado en las aguas del Río Blanco, del municipio de Orizaba, estado de Veracruz. Presentaba 4 impactos de bala, uno de ellos en la cabeza conocido como tiro de gracia. Al colega Sánchez Guzmán se le dio por desaparecido dos días antes de su asesinato.


CINCO PERIODISTAS DESAPARECIDOS

10 de julio de 2003, se denunció la desaparición del periodista radiofónico Jesús Mejía Lechuga, reportero de MS Noticias, en Martínez de la Torre, estado de Veracruz, cuando iba a entrevistar al líder del Comité Directivo Municipal del PRI, Alonso Alegretti. El reportero acababa de revelar en  un noticiario radiofónico los posibles vínculos del diputado priísta, Guillermo Zorrilla Pérez, con grupos criminales.

20 de abril de 2005 desaparición del reportero del periódico El Imparcial de Hermosillo, estado de  Sonora, Alfredo Jiménez Mota cuando se dirigía a una entrevista.

8 de julio de 2006 desapareció Rafael Ortiz Martínez, reportero de Zócalo, de Monclova, Coahuila, al terminar su jornada de trabajo.

7 de octubre de 2006 Guevara Guevara Domínguez, editor de la versión digital del semanario Siglo 21, dirigida a  la comunidad hispánica de Estados Unidos y con sede en Oxnar, California  www.siglo21web.com   salió ese día en motocicleta de Guadalajara, Jalisco, donde residía, para ir a Creel, Estado de Chihuahua, a cumplir con un trabajo periodístico

30 de noviembre de 2006. José Antonio García Apac, director del periódico semanal Ecos de la Costa, de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Fue secuestrado al realizar un viaje de la ciudad capital, Morelia, al municipio de Tepalcatepec. Según testigos fue interceptado en la carretera y bajado de su automóvil por los tripulantes de una camioneta Ram de color guinda, en la cual se lo llevaron con rumbo desconocido.

México, D.F. 4 de diciembre de 2006

TEODORO RENTERIA ARROYAVE
VICEPRESIDENTE FELAP-MEXICO

ROSA MARIA HOLGUIN QUIÑONES
SECRETARIA EJECUTIVA DE LA FELAP