A mis queridos amigos y colegas Jorge Coo Grajales y Antonio Garza Morales in memoriam.

La Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP, ha cumplido treinta años en el marco de un singular encuentro de organizaciones y colegas miembros, en México donde naciera en 1976, en momentos aciagos para la región y como respuesta a la amenaza de las oligarquías y al imperialismo que conculca libertades en sus objetivos de alineamiento regional. Es una historia de congruencia recogida en una magistral obra titulada: “FELAP, Treinta Años de Principios”, que nos editara por la labor cultural que conlleva la Universidad Autónoma de Colima, y por considerar, su rector, el maestro en ciencias, Miguel Ángel Aguayo López que es un libro de texto para los alumnos de las carreras de periodismo y ciencias de la comunicación.

Los autores de la obra son varios, primeramente mencionemos a los maestros del periodismo Ernesto Vera de Cuba y a Hernán Uribe de Chile. En el prólogo Vera, se refiere a la decisión del Comité Ejecutivo de la FELAP, reunido en Morón, Buenos Aires, Argentina, donde se le designó para hacer el libro como parte de las acciones vinculadas a las actividades del XXX Aniversario de nuestra organización.

Así mismo, se refiere a que el libro tuvo a su favor la existencia de la obra titulada: “FELAP, Periodismo Libre en Patrias Libres”, publicado en 1985, donde se relatan los orígenes que condujeron a su fundación y el contenido de los tres primeros congresos, obvio desde el primigenio, que se convirtió en constituyente de nuestra agrupación.

Fue una investigación de Osvaldo Zamorano Silva, mexicano, y Diana Valle López, chilena, dos jóvenes egresados de la carrera de periodismo que realizaron su trabajo de diploma con el magnífico contenido de la obra. Hernán Uribe, miembro de la Comisión Organizadora del Primer Congreso y profesor entonces de la Universidad Nacional Autónoma de México, fue el asesor o tutor insustituible del libro.

En 286 páginas los autores se refieren desde los prolegómenos, o sea el marco histórico, que propició la creación de la FELAP como una respuesta de los trabajadores de la prensa para rescatar las verdaderas libertades de acuerdo a los intereses populares y “que si la gran prensa, sectores de la radio y la televisión atacan las luchas liberadoras, es porque la mayoría de estos medios de comunicación masiva permanece en manos de oligarquías vinculadas a los intereses extranjeros que sojuzgan a América Latina”.

Es un libro histórico ideológico que ubica en toda su dimensión los principios que conducen los pasos firmes de la FELAP, que no son otros que el de ser una organización antiimperialista, anticolonialista, popular y democrática, que adopta sus métodos de lucha revolucionaria para el logro de sus objetivos. Y reconoce el carácter continental de esa lucha de los pueblos contra la opresión y sostiene que solo de ella surgirá la gran patria latinoamericana, que soñara Bolívar.

Así los autores nos llevan de la mano con su relato de los nueve congresos y la reciente reunión anual del Comité Ejecutivo de la Federación, llevado a cabo en julio pasado, en Morón Buenos Aires, Argentina, con la presidencia de Juan Carlos Camaño, donde se acordó el principio de que “no hay democracia informativa sin democracia económica y no hay democracia ni libertad, sin justicia social”.

Efectivamente, no podríamos concluir este artículo sin agradecer los esfuerzos para la elaboración de este libro del amigo Rubén Carrillo Ruiz, Asesor de Medios de Comunicación e Imagen de Rectoría, de la propia Universidad Autónoma de Colima.

Queremos finalizar, como esa especie de dedicatoria de la obra que se ubica al final del prólogo del maestro Ernesto Vera: “A ellos, a los centenares de periodistas caídos durante tantos años corresponde el homenaje de este libro. La mayoría formó parte de nuestras filas o pudo integrarlas. Ayer fue el ejemplo de Genaro Carnero Checa, peruano, y hoy el de Luis Suárez, mexicano, los dos con la bandera de la FELAP en alto hasta el final, guías eternos del periodismo de los hombres y mujeres leales al ideal de la integración latinoamericana, de la patria grande, principio más elevado del ejercicio profesional en nuestros países, el que nos unió hace tres décadas y lo hizo para siempre”.

– Teodoro Rentería Arróyave es periodista y escritor, vicepresidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP.