Existen
básicamente ocho razones por la que los Estados Unidos buscan
avanzar en la firma de Tratados de Libre Comercio (TLC) con los
países de América Latina, estos son:




Incrementar las exportaciones norteamericanas pues el creciente
déficit en la balanza comercial, es decir, los estadounidenses
están importando más de lo que exportan. La brecha
negativa entre ventas y compras se empinó a 617 mil millones
de dólares durante el 2004,:




“Este convenio reforzaría la desregulación de los
movimientos internacionales de capital que necesitan los bancos
norteamericanos para lucrar en el exterior con operaciones
financieras de alta rentabilidad” (Claudio Katz);




Tercero Estados Unidos ya no compite con dispersos rivales del viejo
continente, sino con un bloque de países la Unión
Europea que disputa la hegemonía comercial y monetaria de la
primera potencia. Entre los dos bloques controlan alrededor del 60 %
del comercio mundial y cerca del 85 % del comercio mundial se lo
realiza en Euros o en dólares.




El tratado de Libre Comercio es mucho más que un simple
acuerdo comercial, pues su aplicación contempla casi todos los
sectores de la economía, e incluye temas tales como: propiedad
intelectual, inversiones, compras del sector público, normas
de origen, telecomunicaciones, entre otros, Si se llegará
aplicar este Tratado tendríamos que hablar de un Ecuador antes
y después de su aplicación, pues reconfiguraría
toda la sociedad ecuatoriana en función de los intereses de
los Estados Unidos, y pasaríamos sin duda en constituirnos en
poco menos que una colonia como lo es Puerto Rico.




En quinto lugar la ubicación geográfica del Ecuador les
es extremadamente importante para la nueva doctrina militar
imperialista, en su conflicto con China de allí la existencia
de la Base de Manta y la probable apropiación de las Islas
Galápagos.




Sexto el objetivo de los Estados Unidos al firmar Tratados
Bilaterales con los países latinoamericanos tiene por objetivo
de ir cercando paulatinamente a Brasil, este es el país que
más le interesa al imperialismo, por su desarrollo económico
y los grandes recursos de la Amazonía, con la firma de
tratados bilaterales con los países sudamericanos forzaría
en el mediano plazo la una firma de un TLC con MERCOSUR.




Siete apropiarse de los recursos estratégicos de nuestros
países entre otros. petróleo, telecomunicaciones,
electricidad, agua y biodiversidad, facilitando la apropiación
de estos recursos a través una legislación
supranacional sobre inversión, propiedad intelectual,
subordinando inclusive la Constitución de la República
del Ecuador a este Tratado.


Finalmente
el TLC es un complemento al Plan Colombia tal como lo señala
Robert B. Zoellick en carta a J. Dennis Hastert Presidente Cámara
de Representantes de los Estados Unidos el 18 de noviembre del 2003
“Un ALC con los países Andinos ayudaría a
promover la integración económica entre los cuatro
países Andinos. Al mismo tiempo brindaría oportunidades
de exportación para los proveedores de productos agrícolas,
industriales y de servicios de EE.UU. Serviría como un
complemento natural al Plan Colombia, al que el Congreso ha dado un
apoyo significativo a lo largo de los años”.


El
TLC consta de 18 mesas de negociación, constituyendo las más
importantes, agricultura, industria, servicios, propiedad
intelectual, inversiones, normas de origen etc.


La
gran asimetría entre Estados Unidos y Ecuador


La
economía norteamericana es sin duda alguna la mayor economía
del mundo, pues representa el 28 % del producto interno bruto
mundial, con más 11 trillones de dólares, maneja entre
el 25 a 28 % del comercio mundial de bienes y servicios, el 59 % del
comercio mundial se lo realiza en dólares americanos, lidera
el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la carrera
espacial, ocupa el segundo lugar en los indicadores de competitividad
en el año 2004 según el Growth Competitiveness Index
constiuye la potencia unipolar del momento, Mientras que el Ecuador
tiene un producto interno Bruto de apenas 30 mil millones de dólares
es decir la economía de E.U es nada menos que 367 veces más
grande que la economía ecuatoriana, el Ecuador representa
apenas el 0,21 % de las importaciones totales de los Estados Unidos,
es decir que por cada 100 dólares que importa los E.U 21
centavos corresponden al Ecuador, si le excluimos petróleo,
serían 6 centavos, la brecha en tecnología es mayor
todavía, pues según el Foro Económico Mundial
los E.U gastan alrededor del 2,8 % de su PIB en Investigación
y Desarrollo, es decir unos 300 mil millones de dólares, unas
10 veces el PIB del Ecuador, mientras que el Ecuador gasta apenas el
0,90 % de su PIB es decir 27 millones de dólares en
Investigación y Desarrollo, se podría realizar un gran
cantidad de comparaciones en indicadores no solo económicos,
sino de salud, educación, tecnología e inversiones y
sacaríamos la conclusión que las relaciones son
totalmente asimétricas y que poco o nada obtendría el
Ecuador con la firma de un TLC con Estados Unidos.


Agricultura


Existe
una gran diferencia de rendimientos promedio por hectárea
entre Ecuador y Estados Unidos, en productos considerados como
estratégicos como el arroz, cebada, maíz, patatas, y
trigo los Estados Unidos tienen un rendimiento promedio de 421,4 %
mayor que el Ecuador, es decir 4 a 1. “El radio de
productividad entre el más avanzado segmento capitalista de la
agricultura mundial con el más pobre, que estaba en torno de
10 a 1 antes de 1940, está ahora cerca de 2000 a uno, esto
significa que la productividad progresó mucho más
desigualmente en el área de la agricultura y de la producción
alimenticia que en cualquiera de las otras áreas” (Samir
Amin)..


En
cuanto a la producción agrícola entre Ecuador y Estados
Unidos es abismal, tenemos por ejemplo que la producción de
maíz es de 256 millones de toneladas frente a 677 mil
toneladas del Ecuador es decir nada menos que 37.713 % mayor que la
del Ecuador, lo mismo acontece con trigo, soya, papa; un pequeño
ejercicio numérico a través del cual consideramos lo
que pasaría si los Estados Unidos incrementarían en tan
solo un 1 % su producción agrícola; entonces tenemos
que los estadounidenses cubrirían toda la demanda interna de
productos agrícolas del Ecuador, con lo que se destruiría
la producción agrícola del país destinada al
mercado interno y prácticamente tres millones de campesinos
quedarían en la desocupación. El mismo ejercicio hemos
realizado con la producción pecuaria y agroindustrial y hemos
concluido que con tan solo un incremento del 1.3 % en la producción
pecuaria (carne de cerdo, vacuno, leche, pollo, huevos) los Estados
Unidos estarían en condiciones de abastecer toda la demanda
interna del Ecuador. Para la agroindustria es más grave
todavía pues tan solo con un incremento del 0,5 % los Estados
Unidos cubrirían de sobra la demanda del Ecuador. Cabe señalar
que dentro de los cálculos se excluyen aquellas ramas
agroindustriales que se orientan a la exportación tales como
elaborados de productos del mar, café, cacao productos que se
beneficiarían con la firma de este Tratado, aunque no serían
los productores quienes se beneficiarían sino las empresas
comercializadoras, en el anexo puede observarse las principales
empresas que exportan a los Estados Unidos y su importancia para el
año 2004. La relación costo beneficio hace que la firma
de un tratado con los Estados Unidos sea totalmente asimétrica
y desigual y los prejuicios para el Ecuador serían
incalculables en empleo, producción, salarios entre otros.


En
lo que respecta a los derechos arancelarios, los E.U tienen un
arancel promedio para sus principales productos agrícolas del
1,8 %, frente al promedio ecuatoriano que es del 17,09 %, en el marco
de las negociaciones los E.U piden que el Ecuador reduzca su arancel
a 0 en los próximos 5 o 10 años, exigiendo una mayor
apertura para 396 productos agrícolas.


Finalmente
los Estados Unidos subsidia a su agricultura y a sus exportaciones
agrícolas en alrededor de 95.000 millones de dólares
anuales equivalentes a 3 veces el Producto Interno Bruto del Ecuador,
eso implica que cada agricultor norteamericano recibe como promedio
entre 20 y 22 mil dólares anuales de subsidio. En el caso del
algodón los EEUU gastan hasta 4.000 millones de dólares
al año en subvencionar a sus 25.000 agricultores, animándolos
a que produzcan más y más algodón (los subsidios
llegan a ser superiores al valor de lo que producen); esto da como
promedio nada menos que 160000 dólares por agricultor. En el
caso del sector pecuario el subsidio alcanza a dos dólares
diarios por vaca.



Finalmente para corroborar lo
anteriormente señalado el estudio realizado por la CEPAL en
enero del presente año “Los Impactos diferenciados
del Tratado de Libre Comercio Ecuador – Estados Unidos de Norte
América sobre la agricultura del Ecuador.
” Con
respecto al valor de la producción y el empleo agrícola
dice “El sector agropecuario del Ecuador pierde en todos los
escenarios. Incluso en el caso poco probable de que los Estados
Unidos eliminen subsidios y apoyos y mantengan en cero sus aranceles.
El efecto neto es marginalmente negativo, pero incide especialmente
en las UPAs de subsistencia e intermedias, en arroz, maíz
(blando y duro), carnes y algunos productos lácteos. Estos
impactos negativos son sobre el VBP y sobre el empleo. En el anexo 1
puede verse las principales empresas exportadoras del Ecuador al
mercado norteamericano.


Inversiones


En
el marco del Tratado de Libre Comercio, los Estados Unidos consideran
vital para sus intereses la apertura completa de nuestros países
a la inversión norteamericana, así tenemos que el
concepto de inversión que manejó los Estados Unidos en
el Tratado TLC EU- Centroamérica es tan amplio, que cubre
todos los tipos de propiedad y dice así : “Inversión
significa todo activo de propiedad de un inversionista o controlado
por el mismo, directa o indirectamente, que tenga las características
de una inversión (sic), incluyendo características
tales como el compromiso de capitales u otros recursos, la
expectativa de obtener ganancias o utilidades, o la presunción
de riesgo. Las formas que puede adoptar una inversión
incluyen:


Una
empresa;



Acciones, capital y otras formas de participación en el
patrimonio de una empresa;



Bonos, obligaciones, otros instrumentos de deuda y préstamos;



Futuros, opciones y otros derivados;



Contratos de llave en mano, de construcción, de gestión,
de producción, de concesión,


de
participación en los ingresos y otros contratos similares;



Derechos de propiedad intelectual;



Licencias, autorizaciones, permisos y derechos similares otorgados de
conformidad


con
la legislación interna aplicable y



Otros derechos de propiedad tangibles o intangibles, muebles o
inmuebles y los derechos de propiedad relacionados, tales como
arrendamientos, hipotecas, gravámenes y garantías en
prenda.


A
través de este TLC, las empresas transnacionales
norteamericanas prácticamente se apropiarían de
nuestros países, concediendo a las ET norteamericanas el trato
nacional.. El ámbito de aplicación sobre inversión
es extremadamente importante pues su aplicación
imposibilitaría al país la posibilidad de orientar la
inversión en función de los intereses nacionales, ya
que esta estaría condicionada a los intereses norteamericanos
como cualquier país colonial, tal como lo señala Collin
Powell jefe de la diplomacia estadounidense. ““Nuestro
objetivo con el ALCA es garantizar a las empresas norteamericanas el
control de un territorio que va del polo ártico hasta la
Antártica, libre acceso, sin ningún obstáculo o
dificultad, para nuestros productos, servicios, tecnología y
capital en todo el hemisferio”


Acceso
a mercados – bienes industriales


La
firma de los TLC con los países Andinos es de vital
importancia para los norteamericanos, la industria de E.U atraviesa
graves dificultades desde hace algunos años principalmente por
la competencia de los productos chinos y de la Comunidad Europea,
tenemos que en el período 1994-1995, la manufactura de E.U
operaba con un 84,8 % de su capacidad instalada al mes de septiembre
del 2005 estaba operando al 78.6 %, es decir de 6,2 % menos que en
los años 94-95, en algunos sectores manufactureros, la
situación es más dramática, por ejemplo la
industria textil que operaba en el año 94-95 al 91,4 %, en
septiembre del 2005 operaba al 77,1 % es decir 14,3 % menos que en el
año 94-95, de allí que les sea vitales la firma de TLC,
para que las industrias norteamericanas puedan colocar sus productos
en el mercado Andino. Veamos lo que ellos mismo dicen:”La
expansión del comercio internacional es vital para la
seguridad nacional de los Estados Unidos … Los acuerdos comerciales
tienen el mismo propósito que el que tuvieron los pactos de
seguridad durante la Guerra fría …. Los acuerdos comerciales
maximizan las oportunidades para los sectores críticos y

estructurales de la economía de los estados Unidos, tales como
tecnología de información, telecomunicaciones y otras
tecnologías de punta. … El comercio creará nuevas
oportunidades para estados Unidos y preservará la fortaleza
sin paralelo de EEUU en asuntos económicos, políticos y
militares”
(Ley TPA sección 2110 (1) y (2), citado
en: Patricia Rodríguez Holkemeyer, Cómo optimizar
las negociaciones del CAFTA
, pp.


Por
otro lado la situación de la industria manufacturera
ecuatoriana es similar a la del sector agrícola y de servicios
según cálculos publicados en la revista Gestión
abril – mayo del 2000 (1) se llega a la siguiente conclusión:
“ Suponiendo dos metas alternativas de crecimiento de la
productividad Laboral: 4 % de crecimiento constante para Colombia y
Estados Unidos y un 5 % para Ecuador. Entonces el Ecuador igualaría
la productividad laboral de Colombia en 55 años, es decir en
el año 2050; y a Estados Unidos igualaría dentro de 169
años es decir en el año 2.163.No se toma en cuenta el
gran esfuerzo de acumulación, inversión, tecnología
entre otros aspectos, que tendría que hacer el Ecuador para
alcanzar los niveles de productividad de Colombia y E.U. esta
investigación es confirmada por los estudios realizados por
Growth Competitiveness Index para el año 2004, los mismos que
le asignan a Estados Unidos el puesto # 2, en el ranking de
competitividad mundial, a Colombia el puesto 64 y al Ecuador el
puesto 90 de 104 países.


En
lo que respecta a los derechos arancelarios el Ecuador tiene un
promedio de aranceles para el sector industrial del 14,4 %, frente a
los Estados Unidos que tiene un promedio de 4,7 %, los Estados
Unidos.


Propiedad
Intelectual


Otro
de los temas que preocupa a los Estados Unidos es la llamada
propiedad intelectual, esto tiene que ver con: derechos de autor y
derechos conexos, marcas de fábrica o de comercio,
indicaciones geográficas, dibujos y modelos industriales,
patentes, etc Los E.U a través de los derechos de propiedad
intelectual quiere patentar animales y plantas andinos, una patente
es como un título de propiedad sobre algo. Es decir yo invente
esto, soy el dueño de estoy por tanto, solo yo puedo
desarrollarlo o beneficiarme de su industrialización o
comercialización, todos los demás tienen prohibido su
uso, y si quieren utilizarlo tienen que pagar por ello al dueño
de la patente. La aplicación de esta legislación los
E.U podrían apropiarse inclusive de nuestras plantas
medicinales, por ejemplo, todos sabemos que la manzanilla se utiliza
para combatir determinadas infecciones, los E.U podrían venir,
realizar una variación genética de la manzanilla y
luego vendernos la semilla patentada, sobre la cual los ecuatorianos
tendríamos que pagar por su utilización, igual pueden
hacer son un sin número de variedades de plantas y animales.
Otro ejemplo sería la utilización de medicinas
genéricas, e insumos para la agricultura, si se aplica esta
ley de propiedad intelectual, solo se podría comprar productos
de marca, con lo que los medicinas al igual que los fertilizantes,
fitosanitarios, herbicidas imprescindibles para la producción
agrícola se encarecerían en más del 100%.


Finalmente
en 12 rondas de negociación se ha agotado la parte técnica
y bienes las definiciones políticas, así tenemos que en
el caso de la mesa agrícola en 12 rondas se avanzado en apenas
un 10 % y el 90 % restante se definiría políticamente,
en tan solo un mes, lo que es un absurdo a todas luces.


De
firmarse el TLC con los Estados Unidos algunos de los resultados
previsibles serian:


1.El
Ecuador pasaría a constituirse en una colonia de los Estados
Unidos, con un estatus muy inferior a Puerto Rico, puesto que en el
TLC, no se establece libre movilidad de la mano de obra, lo que si
tiene Puerto Rico;


2.
Se incrementaría el déficit comercial de Ecuador con
E.U y consiguiente impacto negativo en el. El TLC con E.U hará
a la economía ecuatoriana más vulnerable a las crisis
internacionales, la dejará más dependiente de la
evolución de la economía norteamericana y de las
decisiones de sus gobernantes.


3.
La mayor presencia de empresas, productos, servicios, capitales,
tecnología y recurso humano norteamericano;


4.
Tendencia al aumento del déficit fiscal, o bien, mayores
impuestos a la población o recorte de servicios sociales. Se
imponen fuertes limitaciones a la capacidad del estado para ejercer
soberanía en el ámbito económico y social.


5.
Entre los sectores directamente perjudicados estarían las
pequeñas y medianas empresas industriales, comerciantes,
transportistas, servicios profesionales independientes, pequeños
y medianos agricultores, comunidades indígenas, creadores y
difusores de la cultura, Nuevas limitaciones se imponen a los
servicios públicos de salud, educación, lo que presiona
a una mayor privatización. El empleo precario tenderá a
aumentar.

– Patricio Ruiz es economista ecuatoriano, pertenece al Grupo técnico
de CONFEUSASSC