Centro de Conferencias de Naciones Unidas, Bangkok, Tailandia

El Foro Internacional Indígena sobre Biodiversidad (FIIB) está seriamente preocupado porque la dirección que está tomando el propuesto régimen internacional de acceso a los recursos genéticos y distribución de beneficios va a conducir a graves violaciones de los derechos de los pueblos indígenas sobre nuestras tierras, recursos y conocimiento tradicional. El actual borrador sobre la naturaleza, el ámbito y los elementos de un régimen internacional de acceso y distribución de beneficios ignora las propuestas fundamentales presentadas por el FIIB. Creemos que un requisito previo para el régimen que se quiere desarrollar debe ser la coherencia con la legislación internacional de derechos humanos.

Los pueblos indígenas somos titulares de derechos, con derechos de propiedad, inherentes e inalienables sobre nuestro conocimiento indígena y recursos biológicos. Los recursos genéticos y el conocimiento tradicional están íntimamente unidos. Hemos declarado reiteradamente que no participamos en las discusiones sobre el futuro régimen para facilitar el acceso a nuestro conocimiento tradicional o a los recursos genéticos en nuestros territorios. Más bien participamos para garantizar que nuestros derechos son reconocidos y respetados por las Partes en el desarrollo del régimen internacional propuesto y para asegurarnos de que cualquier futuro régimen internacional será coherente con el derecho y normas internacionales de derechos humanos.

La soberanía nacional sobre los recursos naturales, biológicos y genéticos reconocida en el CDB no significa una autoridad política y legal absoluta. La soberanía de los estados está limitada por la Carta de las Naciones Unidas y por otros principios del derecho internacional, incluidos los tratados de derechos humanos. Los Estados Partes del CDB están obligados a conseguir la coherencia entre la legislación internacional de derechos humanos y cualquier legislación sobre acceso y distribución de beneficios, tanto en lo que se refiere a los elementos del régimen internacional que se propone como en las legislaciones nacionales.

El FIIB piensa que la insistencia de los gobiernos en la soberanía absoluta y control exclusivo de los recursos genéticos es contraria al derecho internacional. Es también una violación del derecho humano fundamental de los pueblos indígenas a la libre determinación y el derecho derivado de soberanía permanente sobre nuestros recursos naturales, que es la premisa fundamental sobre la que los pueblos indígenas afirmamos nuestros derechos de propiedad, inherentes e inalienables sobre nuestro conocimiento tradicional y recursos naturales, incluidos los recursos genéticos.

El FIIB no apoyará ningún desarrollo o discusión que no apoye, refleje y respete nuestros derechos. En este momento, el régimen internacional no cumple ninguno de esos tres requisitos.

El FIIB pide participación plena y efectiva

El FIIB piensa que cualquier régimen sobre acceso y distribución de beneficios debe reconocer el papel único de los pueblos indígenas como poseedores de conocimientos tradicionales y pedimos una participación plena y efectiva en los procesos de toma de decisiones sobre acceso y distribución de beneficios.

Con este fin, el FIIB ha presentado una propuesta al presidente del subgrupo de trabajo 2 que esperamos sea tomada en consideración por el plenario de esta reunión. Esta propuesta solicita al Grupo de Trabajo sobre ADB que adopte unos métodos de trabajo más progresistas e incluyentes durante el curso de sus deliberaciones. Estas prácticas son coherentes con los propios procesos del CDB y ya se usan en el Grupo de Trabajo abierto intersesional sobre el artículo 8(j) y disposiciones conexas. Las deliberaciones de los distintos organismos del CDB tienen un impacto grave y directo sobre las vidas de los pueblos indígenas. Los cambios solicitados pueden ser pasos pequeños pero constructivos hacia una participación plena y efectiva en estos foros.

El FIIB apoya también plenamente la participación de las mujeres indígenas en este tipo de reuniones. Las mujeres indígenas son esenciales en nuestros conceptos de conocimientos tradicionales y en nuestra relación con el medio ambiente. Son las custodias de nuestro conocimiento y fundamentales en la transmisión de nuestro conocimiento a las generaciones futuras. Las mujeres indígenas son esenciales en cualquier acción encaminada a conservar la diversidad biológica y sus derechos deben ser reconocidos, protegidos y garantizados en todas estas discusiones si el CDB quiere alcanzar sus objetivos.