Adolfo Pérez Esquivel:

Al Hermano Pueblo Boliviano.

Con mucha preocupación y dolor vemos la grave situación que atraviesa
el pueblo boliviano. Muertes, represión y persecuciones por el
reclamo justo del pueblo por el derecho a su patrimonio y la no
entrega de sus recursos a manos de empresas extranjeras.

No se puede acusar al pueblo de narcoterrorista cada vez que reclaman
sus derechos legítimos de decirle ¡No! a las privatizaciones y a la
venta indiscriminada de los recursos naturales que, como en el caso
concreto del gas boliviano, son y deben ser patrimonio del pueblo y
no someterse a un saqueo sistemático.

Es necesario tener memoria y no olvidar el pasado para poder iluminar
el presente. Antidemocráticos son aquellos que reprimen al pueblo.
Antidemocráticos son aquellos gobiernos e intereses privados
interesados en adueñarse de los recursos de otros pueblos, como los
EE.UU. que ejerce toda clase de presiones sobre los gobiernos para
lograr políticas de sometimiento y entrega y no vacila en acusar a
los movimientos populares de terroristas cuando, en realidad, son
ellos quienes ejercen el terrorismo contra otros pueblos.

Como hermano latinoamericano, reclamo al gobierno de Bolivia que cese
la represión. No es con la violencia, los asesinatos y la represión
como van a resolver los problemas que afectan al pueblo boliviano,
sumido en la miseria, la exclusión social y el desempleo.

El gobierno boliviano debe escuchar el clamor del pueblo. Es
responsabilidad del gobierno proteger y velar por el bienestar del
pueblo y no hacer uso de la represión violando los derechos humanos y
poner en serio riesgo la democracia. Democracia significa que no
falte comida ni dignidad en ninguna familia, que no haya Impunidad y
que los responsables de crímenes contra el pueblo sean juzgados.

Quiero expresarles la solidaridad y apoyo en su resistencia y en la
búsqueda de alternativas que fortalezcan una verdadera democracia en
Bolivia y la defensa de los derechos humanos de todo el pueblo.

Junto con muchos hermanos y hermanas en el mundo, seguiremos atentos
a los acontecimientos. Reciban el fraterno abrazo solidario y los
deseos de Paz y Bien para todo el pueblo boliviano.

Buenos Aires, 17 de Octubre de 2003.

* Adolfo Pérez Esquivel es Premio Nobel de la Paz

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí