Con la presencia del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y de
diversos líderes sociales, el 15 de julio se realizó en el Congreso Nacional
en Quito el acto de lanzamiento público de las “Jornadas de Resistencia
Continental contra el ALCA”, programadas para el mes de octubre en esta misma
ciudad.

Las jornadas tendrán lugar del 27 de octubre al 1 de noviembre, coincidiendo
con la reunión en Ecuador de los Ministros de Comercio de 34 países de
América para continuar avanzando las negociaciones de la llamada Área de
Libre Comercio de las Américas (ALCA). Estas jornadas “de lucha y
resistencia” serán también “jornadas de educación popular, de reflexión, de
análisis, de manifestaciones culturales y artísticas que representan la
riqueza multicultural y multisectorial de nuestras luchas”, sostiene la
convocatoria. A continuación, las palabras de Pérez Esquivel.

———–

El ALCA va a afectar a toda la América Latina. Es un plan hegemónico
colonialista que va a destruir la capacidad productiva de nuestros pueblos.
No va a haber capacidad de competencia porque el libre mercado únicamente
existe para los Estados Unidos. Y creo que hoy la única posibilidad de
superar este grave problema es a través de la unidad continental, así como
aquí se lanza en el mes de octubre hasta noviembre la Jornada de Resistencia
Continental, se está organizando en el resto de los países de América Latina.

Quisiera así muy brevemente señalar, por lo menos, cuáles son las
consecuencias más graves de todo esto. Una es la remilitarización de América
Latina que tiene que ver con el Plan Colombia y con el Plan Puebla Panamá
para Centroamérica. Esta remilitarización en la instalación de bases
militares norteamericanas en muchos países.

Hay un saqueo sin piedad de los recursos del pueblo. Lo que pasó en Ecuador,
el saqueo sin piedad en los bancos, lo estamos sufriendo en este momento en
Argentina y se está extendiendo a Uruguay y Brasil.

El otro eje que tenemos que tener muy en cuenta, que la aplicación del ALCA
en este programa de remilitarización de América Latina, es la represión
social.

Las hipótesis del conflicto de los ejércitos latinoamericanos bajo el mando
del ejército de los Estados Unidos es el control social. Hay documentos
sobre esto que son muy claros. En esta hipótesis de conflicto los enemigos
son organizaciones sociales, organismos no gubernamentales y enemigos
potenciales, es decir, el eje del conflicto se considera a los propios
pueblos, enemigos. Esto es necesario que lo analicen, que lo profundicen,
para saber cuáles son las consecuencias.

A mi me llama la atención, que en esta reunión no estén los empresarios,
porque van a ser las primeras víctimas, porque va a destruir la capacidad de
la industria nacional, tanto agropecuaria como industrial. Y esto tiene que
ver con la tremenda deuda externa que hoy afecta a los países y es la
transferencia de capitales a los centros de poder.

Y la única forma que tenemos de superar estos interrogantes, qué podemos
hacer, es la unidad y la organización social. Para tratar de revertir la
grave situación que ponen a nuestro continente.

Tenemos que luchar por nuestra soberanía, por nuestras identidades culturales
y tenemos que fortalecer a nivel latinoamericano los acuerdos regionales.
Esta política lleva a la destrucción de los acuerdos regionales como el
Mercosur, el Pacto Andino, el Centroamericano y el caribeño, y la única
posibilidad que tenemos de revertir esto es a través de nuestras propias
organizaciones. Los gobiernos hacen acuerdos a espaldas del pueblo.

Lamentablemente es la realidad. La única forma de cambiar esto es que los
pueblos desconozcan total y absolutamente los acuerdos que haga cualquier
gobierno a espaldas del pueblo. Y eso depende de nosotros, esto depende de
la fuerza de los pueblos para comenzar a revertir, y hay que anunciarlo esto
de que los pueblos desconocerán cualquier tratado que se hace a espaldas del
mismo.

Yo estoy aquí para traerles la solidaridad y el apoyo, cuenten con todo lo
que podamos hacer, siempre hemos estado aquí en Ecuador desde hace muchos
años. No puedo dejar de recordar a ese hermano querido que siempre estuvo
muy claro en lo que es la liberación de los pueblos que fue Leonidas Proaño.
Así que a cada uno de ustedes, a las comunidades a todo lo que ustedes
representan y que nos dignifican en América Latina, porque estamos muy
atentos de todo el caminar de los pueblos originarios del Ecuador, les
agradecemos de corazón el testimonio que dan de vida, de lucha y de dignidad.