DECLARACIÓN DE JUBILEO-SUR AMÉRICAS
DEUDA – ALCA – MILITARIZACION:
LOS DESAFIOS PARA LA EMANCIPACIÓN HEMISFÉRICA

Quito, 25 de mayo del 2002

1. La campaña “Soberanía sí, ALCA no” entiende el ALCA como una
estrategia de resolución del problema de sobre-producción de Estados
Unidos. Ajuste, privatizaciones, liberalización comercial, apertura
incondicional a las inversiones extranjeras, patentes, etc. son
diferentes formas de :

A) Reorientar los productos excedentes de Estados Unidos a los países
periféricos

B) Subordinar todos los espacios geo-económicos del continente al
capital transnacional de base norte- americano y

C) Crear un bloque regional dominado por Estados Unidos, capaz de
enfrentar la competencia de la UE y del bloque asiático en la disputa
por la hegemonía económica, geopolítica y cultural del mundo.

Para los países periféricos de las Américas, el ALCA representa un plan
de apropiación, por la vía productiva y comercial, de los excedentes
generados por nuestros pueblos. Busca reducirnos definitivamente a
consumidores de los productos del Norte y proveedores de recursos
naturales, materias primas o bienes manufacturados de bajo valor
agregado.

El ALCA se origina en una filosofía de integración fundada en la
maximización de las desigualdades, la sobre-explotación y en la anexión
productiva y comercial de nuestros países al imperio.

2. La deuda cumple también un papel de apropiación de los excedentes de
nuestros países por la vía financiera. El sobreendeudamiento es un
mecanismo de explotación legado de la conquista colonial, que subordina
las naciones periféricas a una hemorragia permanente de sus capitales,
recursos naturales y productos. Reembolsada ampliamente a creces, la
deuda ha convertido el continente en exportador neto de capitales.
Fenómeno más grave aún si lo analizamos en relación con el intercambio
desigual y los flujos de repatriación de ganancias de las empresas
transnacionales. Los esquemas de capitalización de intereses, el pago
de intereses sobre intereses y el crónico déficit comercial de América
Latina y el Caribe generan el círculo vicioso del “cuanto más paga, más
debe” y reducen los gobiernos deudores a la sumisión frente a las
condicionalidades de los acreedores. Entre ellas la compresión de los
gastos públicos para hacer posible el pago de intereses provoca el
deterioro insostenible de nuestras economías, de las condiciones de
vida de nuestros pueblos y de los ecosistemas. El FMI hace pagar sus
préstamos a un precio muy alto, y se beneficia de un volumen importante
del flujo de transferencia de liquidez.

Es un factor de descapitalización y de privación de soberanía para
nuestros países. El carácter impagable de gran parte de la deuda de
América Latina y del Caribe debe ser analizado en relación a su
ilegitimidad y exige medidas urgentes para frenar la hemorragia y
reanimar nuestras economías. El rescate de la deuda histórica, social y
ecológica plantea el desafío moral de la reparación. Por último, la
deuda cumple una función esencialmente política de transferencia del
poder de decisión sobre las políticas económicas a los gobiernos de los
países acreedores y sus títeres multilaterales.

3. La militarización, a su vez, funciona como garantía armada de :

a)la hegemonía hemisférica y global de los Estados Unidos

b)la perpetuación del modelo estructuralmente concentrador y excluyente
dirigido por los Estados Unidos.

La ideología del terror y de la guerra están a la raíz de la expansión
de bases militares en América Latina y el Caribe, el aumento de los
gastos militares y policiales y la ampliación de los servicios de
espionaje y colecta de información sobre los movimientos populares y
los que se oponen al orden imperial. La intensificación de la represión
se hace en un ambiente de creciente criminalización de los movimientos
sociales.

4. El ALCA, el sobre endeudamiento y la militarización son tres ejes
estratégicos complementarios de un solo proyecto de expansión y de
consolidación del imperio norte- americano. Los tres están al servicio
de objetivos que se resumen en la subordinación monetaria del
continente bajo el dólar de Estados Unidos, el saqueo, el control y el
usufructo de nuestros recursos naturales y genéticos y de nuestras
riquezas por las empresas transnacionales, la anexión productiva y
comercial de nuestras economías y el dominio geopolítico del continente
que convierta los derechos a la soberanía nacional y popular y la
autodeterminación a cosas del pasado.

Nuestra campaña busca apoyarse en esta visión sistémica y estratégica
del desafío contemporáneo para plantear como paradigma la necesidad
urgente de una ruptura completa con el sistema de dominación actual,
una integración y una globalización basadas en los valores del respeto
a la diversidad cultural y nacional de los pueblos y la colaboración
solidaria entre ellos. Plantea no solamente la denuncia y la lucha
contra el proyecto imperial que se expresa en el ALCA, la deuda y la
creciente militarización sino también la construcción concreta de una
integración alternativa basada en el derecho de los pueblos al
desarrollo así como nuevos modelos de desarrollo respetuosos del medio
ambiente, basados en la equidad de género y en el respeto de los
derechos humanos y que sean capaces de garantizar una existencia humana
digna para todas y todos en un ambiente de justicia, hermandad y paz.

¡Sí a la Vida y la Soberanía Popular!
No al ALCA – No a la Deuda
No a la Militarización
¡Otra América es Posible!

Con la presencia de representantes de los movimientos y campañas
miembros de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Cuba, Ecuador, Haití,
República Dominicana y Venezuela