Desde principios del siglo XIX, América Latina y el Caribe se han
visto permanentemente vinculada al interés hegemónico de EE.UU.,
cuestión lograda con mayor o menor profundidad y expresada en el grado
de subordinación de la mayoría de los países de la región en todos los
ordenes, pero de manera particular, en el ámbito económico, con sus
nefastas consecuencias políticas y sociales.

Hoy cuando el gobierno de los EE.UU. ha venido engendrando la llamada
Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA), pretende dar un paso
más largo, profundo y prácticamente definitivo en su afán de convertir
a Nuestra América en un dócil subordinado que le favorezca en medio de
este mundo globalizado.

Tomando en cuenta que el tema ALCA, en primer lugar ha de convertirse
necesariamente en un asunto de interés nacional en cada uno de los
países de Nuestra América, dada la carencia de la problemática social
en su contenido, el mismo ha estado siendo manejado y manipulado sólo
desde la perspectiva económica y marcadamente en los ámbitos
académicos y especializados, por lo tanto estamos urgidos de que dicho
tema sea incorporado en las prioridades estratégicas de las
organizaciones sociales y de manera particular en el movimiento
sindical desde el nivel de base.

No responder a estas exigencias traería como consecuencias que se
continuará profundizando y ampliando las diferencias hoy existentes
entre quienes ostentan el poder económico y quienes constituyen las
víctimas directas de ese poder globalizado: los pueblos
latinoamericanos. Seríamos más pobres, más dependientes, estaríamos
renunciando a nuestras identidades, a nuestras costumbres y
comprometiendo el futuro de nuestras naciones multiétnicas y
pluriculturales; por lo que se convierte en un legítimo acto de
responsabilidad histórica enfrentar esta pretensión hegemónica de
anexión por parte del gobierno de los EE.UU.

Es precisamente en tal sentido que este encuentro de Caracas,
Venezuela, pretender sumarse a los debates y reflexiones que en torno
al tema se vienen dando, con la intención de potenciar las posiciones
de enfrentamiento y dotar de un mayor contenido social el ámbito de
las discusiones al respecto, volcando nuestra voluntad y acción en el
fortalecimiento de la Alianza Social Continental en aras de la
construcción de los procesos de integración que conduzcan hacia la
conformación de la Patria Grande y que en consecuencia contribuya a la
preparación de nuestros trabajadores y pueblos en general para
enfrentar ese reclamo generalizado de convocatoria a un PLEBISCITO Y/O
REFERÉNDUM continental antes del año 2005, fecha en que se pretende
implantar el ALCA.

Para ello reclamamos, desde posiciones que garanticen la unidad en la
acción: La decidida participación de nuestras organizaciones
sindicales, junto a todos aquellos otros sectores sociales y políticos
dispuestos a dar la batalla necesaria contra el ALCA, aperturas
indiscriminadas, privatizaciones, Plan Colombia, Deuda Externa y la
flexibilización y desregulación laboral, en los espacios y momentos
que se propicien en los ámbitos nacionales e internacionales.

Desplegar los mayores esfuerzos en aras de la difusión de las
verdaderas pretensiones que marca la implantación del ALCA hacia el
interior de nuestras organizaciones en los respectivos países,
constituyendo los Comité Nacionales de Lucha contra el ALCA,
contribuyendo a generar un estado de concientización política en
nuestros pueblos en razón del necesario enfrentamiento, a través de
la organización del plebiscito y o referéndum.

Utilizar todo medio de comunicación masivo y alternativo a nuestro
alcance, en aras de dotar a nuestros trabajadores y pueblos en general
de los elementos necesarios que permitan la total comprensión de la
necesidad del enfrentamiento.

Utilizar cuanto espacio sea posible en los respectivos ámbitos
nacionales, subregionales, regionales y mundial para denunciar y
enfrentar las pretensiones hegemónicas de la política del gobierno de
los EE.UU., con el argumento de las nefastas consecuencias directas
que en todos los ordenes recaerían sobre las clases desprotegidas.

Declaremos resueltamente y con marcada determinación política, nuestra
oposición al ALCA y coloquemos el tema en manos de los trabajadores y
los pueblos en general, bajo el principio de:

¡ANEXION NO, PLEBISCITO Y/O REFERÉNDUM SÍ!

Caracas, Venezuela, 23 de Julio de 2001.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí